Wanda Nara tuvo un gran gesto con su suegro en medio de los nuevos rumores de crisis con Mauro Icardi

La empresaria demostró que, pase lo que pase, el vínculo con el padre del jugador seguirá intacto

Wanda Nara saludó a su suegro por su cumpleaños (@wanda_icardi)
Wanda Nara saludó a su suegro por su cumpleaños (@wanda_icardi)

Desde que hizo público el affaire de Mauro Icardi con la China Suárez, Wanda Nara y la pareja de amantes son noticia a diario. Y cuando todo parecía encaminarse tras la nota con Susana Giménez en la que desde París Wanda y Mauro aseguraba que la crisis había quedado atrás, los escándalos no cesan y ya son muchos los que aseguran que en realidad, solo es cuestión de tiempo para que la separación sea definitiva.

De hecho, en unos días la empresaria viajará a Argentina sola con sus hijos y luego, lo hará Icardi cuando tenga días libres en el PSG. Tiempo en el cual, seguramente, ambos podrán evaluar sentimientos y si aún hay ganas de recomponer la pareja. “El tiempo pondrá las cosas en su lugar”, le dijo el jugador a la China en los últimos chats que transcendieron.

Mientas que ese tiempo transcurre, en el presente la pareja se esfuerza por mostrarse en público muy enamorados. Ambos suben postales besándose en su casa y en todos los escenarios posibles mientras recorren la ciudad francesa. Y en ese mismo sentido, Wanda no quiso dejar de saludar a su suegro, Juan, por su cumpleaños.

El abuelo Juan Icardi cariñoso con Isabella (@wanda_icardi)
El abuelo Juan Icardi cariñoso con Isabella (@wanda_icardi)

Gracias por regalarnos los momentos más valiosos y hermosos en familia.Tus charlas mientras esperamos a que leuden tus pizzas , panes etc y darnos el amor que solo un abuelo como vos puede dar y es lo más hermoso de la infancia. Feliz cumpleaños abuelo @juanicardi te queremos y extrañamos mucho”, escribió en un posteo colmado de fotos familiares en las que el padre de Mauro hace todo tipo de actividades compartidas.

El hombre suele repartir su tiempo entre Rosario, donde se encuentra todo el resto de su familia, y París, donde suele viajar cada tanto e instalarse durante varios meses para poder compartir tiempo con su hijo, Wanda y los chicos. Aún así, alguien le preguntó en un comentario a la empresaria por qué no estaba en su casa con ellos para festejar su cumpleaños y lejos de ofenderse, su respuesta fue contundente: “Estuvo un año viviendo con nosotros y ahora regresó. Tiene muchos nietos y es justo así”.

El abuelo haciendo pulseritas y collares con Francesca (@wanda_icardi)
El abuelo haciendo pulseritas y collares con Francesca (@wanda_icardi)

La familia Nara- Icardi se prepara para reencontrarse con su familia. Como cada diciembre -y cada vez que puede- la mediática se sube a un avión y viene a visitar a su familia y a sus amigas. Esta vez, durante su estadía se instalarán en la vivienda que tienen en el barrio privado Santa Bárbara.

La casa en cuestión es la que compartían Maxi y Wanda cuando eran matrimonio y formó parte del acuerdo que realizaron hace unos meses a través del cual dejaron atrás sus diferencias en el pasado y las causas judiciales cruzadas que tenían. De esta forma, la madre de ValentinoConstantino y Benedicto se quedó con el hogar a cambio de dar por saldada la deuda de la cuota alimentaria que López había contraído.

En sus días en Buenos Aires, la incógnita está puesta en qué hará Wanda. Si querrá reunirse con la China para resolver todo frente a frente, si harán una juntada con su hermana Zaira y sus amigas -que son las mismas que le dieron la espalda a la actriz haciendo causa común con la empresaria-, y por otro lado también, si se reunirá con su padre, Andres, quien asegura que por su buena relación con Maxi López aún no pudo conocer a sus nietas menores.

Mientas tanto, los chicos van preparando la cartita para esta Noche Buena: “Querido Papá Noel, me gustaría una malla de caballos y para mi hermana, una malla de cualquier cosa”, comenzó leyendo Wanda el listado que Francesca Icardi había escrito y donde también incluía los regalos que esperaba recibir su hermana menor quien no puede encargarse de su carta porque recién está empezando a leer y escribir.

Desorientada por no haber especificado de qué motivo quería su malla, Isabella le explicó a su familia que ya había tomado la decisión: “¡De unicornios!”. “Quiero una computadora, un slyme y uñas de mentirita. ¿Eso puede ser Papá Noel?”, siguió leyendo la madre. “Ah y unas ojotas, ¿no tenés ojotas vos?”, le preguntó. “Sí pero en Argentina hace mucho calor”, le respondió la pequeña planeando ya la visita a su familia de este lado del continente.

SEGUIR LEYENDO: