Toda la previa del casamiento de Abel Pintos y Mora Calabrese: cómo amanecieron y cuáles son los preparativos

El cantante se encuentra en la estancia Villa María, dónde esta noche celebrará su unión religiosa con la madre de su hijo Agustín con un festejo íntimo

Abel Pintos y Mora Calabrese (Camila Cammarata)
Abel Pintos y Mora Calabrese (Camila Cammarata)

Los festejos tendrán su momento cúlmine esta tarde, cuando Abel Pintos y Mora Calabrese reúnan a sus seres queridos en la estancia Villa María de Cañuelas para celebrar su unión religiosa. Allí amanecieron esta mañana, ansiosos por disfrutar del momento que tanto habían soñado. El sábado pasado, el cantante y la madre de su hijo, Agustín, se casaron en una ceremonia íntima que tuvo lugar en el registro civil de la ciudad de Resistencia, de donde es oriunda la joven. Y brindaron en la casa de los padres de la novia, ubicada en un barrio privado de la capital chaqueña, junto a unas veinte personas.

Entonces y pese a su perfil bajo, fue el mismo Abel quien feliz de la vida compartió las imágenes de ese momento íntimo en su cuenta de Instagram. “Sábado para siempre. Te amo Mora Calabrese”, escribió el bahiense, que le había hecho la romántica propuesta de casamiento en el Día de San Valentín. Pero todavía faltaba la bendición de la pareja, que tuvo lugar en la mañana del jueves en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen de Cañuelas. Para esa ocasión especial, la novia lució un vestido blanco con un tapado celeste, mientras que el novio optó por un look casual de jeans, camisa celeste y saco azul. Y los asistentes fueron sólo unos pocos invitados, ya que tal como estaba previsto el festejo tendrá lugar recién en el día de hoy a partir de las 17 hs.

Abel Pintos amaneció en la Estancia Villa María
Abel Pintos amaneció en la Estancia Villa María

El wedding planner elegido por Abel y Mora fue Javier Pita, a quien los los novios le pidieron una celebración pensada desde un inicio en “un ambiente íntimo y familiar”, pero que se detuviera en cada uno de los detalles. Para empezar, teniendo en cuenta el contexto de la pandemia del coronavirus, le indicaron que tomara todos los recaudos necesarios como para cuidar a cada uno de los huéspedes. Y, por ese motivo, la lista de invitados no superó las 90 personas, que era lo permitido al momento de comenzar con la organización del evento.

La elección de la estancia tuvo que ver con la intención de la pareja de darle un estilo romántico, con aires toscanos, a la ceremonia. Y la decoración fue acorde a esta consigna. “El punto de partida fue inspirado en las bodas italianas. Y tuvimos que encontrar el lugar mágico que nos aportara la frescura de una atmósfera ideal y que nos brinde todas las condiciones necesarias para poder realizar dicho evento, cumpliendo con todas las normas de cuidado necesario por el momento que estamos viviendo”, explicó Pita.

En la mañana Abel y Mora disfrutaron del parque
En la mañana Abel y Mora disfrutaron del parque

El encargado de la organización explicó que la ceremonia se realizará dentro del bosque que está por atrás de las caballerizas y junto a la casona de etilo francés. E indicó que, para ingresar a la misma, se realizó un camino cercado por coronas de novia y orquídeas. “Sobre el mismo vuelan seis arañas de caireles, las cuales van a estar protegidas por sutiles cortinas blancas que van a acompañar la espalda del vestido de novia”, explicó. También adelantó que, en los laterales del mismo, se ubicarán bancos de campo para que se sienten los familiares y amigo. Y que, en el momento en que Mora ingrese del brazo de su padre, Jairo cantará el clásico Ave María.

“Construimos 600 metros lineales de pasarela alfombrada en negro. El mismo va a estar custodiado de fanales a la altura de la rodilla. Estos senderos van a conectar las tres instancias del evento: ceremonia, recepción y carpa principal. La luz juega un rol central en el diseño pensado en la recepción, ya que está pensada en la fusión temporal de la bajada del sol con el despertar de las más de 500 velas y 800 metros lineales de lamparitas que fueron seleccionadas especialmente y ubicadas en el espacio, buscando generar lo que llamo ´charcos de luz´, creando climas únicos en los ambientes y que para mí son una forma de generar la unión perfecta de sensaciones que nos da el comienzo de una velada inolvidable”, contó Pita.

Abrazados, Abel y Mora comenzaron a prepararse para la boda temprano
Abrazados, Abel y Mora comenzaron a prepararse para la boda temprano

Por tora parte, para la recepción se armó una estructura de hierro blanco de 10 x 18 metros. “En el centro de dicho rectángulo se encuentra la barra de tragos con forma octogonal, forrada en espejos. A cada lado de ésta hay 4 juegos de living en colores verde esmeralda, nude, y arena. Sobre la alfombra negra se van a utilizar alfombras persas, que nos permiten jugar con la paleta de color. Y, en puntos centrales de dicha estructura, se van a ubicar estratégicamente ocho floreros gigantes dorados de chapa, de los cuales van a salir árboles de eucaliptus. Entre la carpa de lucecitas y la carpa principal se encuentra un vagón de tren restaurado, donde se ubican los baños de invitados”, destacó el wedding planner.

Finalmente, se encuentra la carpa central es de 18 x 16 metros, en el centro de la cual se ubica la pista de baile dorada, sobre la que se ubicó el logo familiar diseñado por la pareja, que es una ramita. “Con este mismo logo, diseñamos de forma sorpresa las servilletas y los porta vasos. Las mesas están ubicadas en forma de U. La mesa principal es la central, que les permite a los novios tener la vista de la vieja casona, la laguna y la estructura de lucecitas donde transcurre la recepción”, completó Pita.

Para esta ceremonia, Mora eligió un vestido largo fourreau al bies en seda natural color Ivory, de corte sirena y de inspiración años ‘30 del diseñador Fabián Zitta. Abel, en tanto, usará un smoking inspirado en los años ‘70, con líneas suaves y elegantes, totalmente artesanal y hecho a medida, con hombros suaves y combinando tela italiana con un suave ratier lineal en seda natural, creación del sastre José Valosen y el estilista Martín Ceballos.

SEGUIR LEYENDO: