El recuerdo de Rolando Rivas, Taxista en boca de Claudio García Satur: “Haciendo la novela me enamoré de Solita Silveyra”

A casi 50 años del estreno de la inolvidable telenovela, el protagonista recordó el feeling con su compañera y destacó: “Ella me pasaba por todos lados”

El recuerdo de "Rolando Rivas, Taxista" con Claudio García Satur

A la hora de hablar de telenovelas argentinas, sin dudas Rolando Rivas, Taxista está en el tope. Creada por Alberto Migré, uno de los más célebres libretistas locales, estuvo protagonizada por Claudio García Satur y Soledad Silveyra en su primera temporada, emitida en 1972. Cada capítulo -los martes a las 22 horas- paralizaba al país y superaba los 40 puntos de rating, todo un récord para la época. Debido al éxito, se decidió realizar una segunda temporada en la cual Nora Cárpena reemplazó a Solita.

A mí me conmueven las historias cuando me pegan en un lugar donde me conecto conmigo mismo. Cuando un ser humano se conecta con tantas cosas a través de una historia, pega de manera fantástica”, dijo García Satur sobre este éxito. “Después de ver el primer capítulo de Rolando Rivas Taxista, Migré me dijo: ‘Esto recién empieza, Claudio. Si esto sigue así, esto va a ser una maravilla y a usted lo van a amar’”, agregó sobre la predicción de suceso que tuvo el autor.

Respecto al impacto que la historia generó en el público, García Satur consideró: “Durante mucho tiempo confundieron realidad y ficción, no porque la gente creyera que yo era taxista, sino por la personalidad del personaje”. Y acerca de cómo se creó el inolvidable protagonista, el actor admitió que había mucho de él en ese personaje: “Yo había hablado mucho con Alberto Migré, antes de que él lograra ubicarme junto con la historia. Hablábamos de mis cosas, de mi vida, de mis padres, de mis hermanos, de mis sueños, mi infancia, mis expectativas. De las cosas que un hombre tiene en la vida y quiere lograr. Él me conoció mucho sobre mi vida por eso el personaje vivía en el barrio de Boedo”, dijo.

Una escena de "Rolando Rivas, Taxista"

Y agregó una caracterización que pinta una época: “Yo soy muy Boedo, muy barrio, muy pelota en la calle, muy chica contra la pared, bailar boleros, carnaval, disfraces, papel picado, amor en cada esquina si es posible o si no en ninguna. Botella de ginebra, amigos, baile”, dijo en entrevista con Marcela Coronel para Mientras tanto (Mucha Radio, FM 89.5).

García Satur también recordó cómo se dio el cambio entre las protagonistas femeninas de una temporada a la otra: “Me enteré el último día de la historia, no con anticipación, de que Soledad Silveyra estaba dudando. En enero del 73 decidió que se iba, ya habíamos pasado el último capítulo de la historia”. Y admitió cual fue su reacción: “Me pasó que se me iba el amor. Si bien me refiero a la ficción, teníamos un feeling infernal. Por más ficción que sea, uno no puede besar con la misma pasión y verdad a quien a uno no le gusta, ni le interesa, ni le pasa por ningún lado, que a quien le pasa por algún lado y por muchos, ¿no? Ella me pasaba por todos lados”, enfatizó.

“Yo me enamoré de Solita", dijo Claudio García Satur sobre su compañera Soledad Silveyra
“Yo me enamoré de Solita", dijo Claudio García Satur sobre su compañera Soledad Silveyra

Yo me enamoré de Solita, claro que sí. Yo me enamoro siempre. De Nora no, el problema con Nora es que era amigo de ella y de Guillermo, era amigo de la pareja”, agregó y comparó a las protagonistas”.

Sin embargo, admitió que el cambio no estuvo mal: “No me pareció difícil remontar la historia con otra mujer. Lo difícil hubiera sido que se fuera Migré, él es el gran sustento de la telenovela argentina”, dijo.

En la segunda temporada de "Rolando Rivas, Taxista", los protagonistas fueron Nora Cárpena y Claudio García Satur

“Siempre cuenta la anécdota Solita de cuando llegamos a Córdoba, nos esperaban 100 automóviles y taxis. Nos pusieron en la fila, parecíamos Perón y Evita. Y ella me dijo: ‘Si no nos volvemos locos ahora, no nos volvemos más’. Yo me salvé. Ella ya era loca de antes”, dijo García Satur entre risas, para graficar el gran éxito de la novela. Sin embargo, destacó cual fue su mayor recompensa al haber interpretado a Rolando Rivas: “Haber sido un protagonista ratifica que soy hombre de mi pueblo, que pertenezco a mi pueblo. Eso me enorgullece enormemente. Me encanta, me da felicidad”, definió.

"Cuando llegamos a Córdoba, nos esperaban 100 automóviles y taxis. Nos pusieron en la fila, parecíamos Perón y Evita. Y ella me dijo: ‘Si no nos volvemos locos ahora, no nos volvemos más’", recordó Claudio García Satur sobre el éxito de Rolando Rivas, Taxista
"Cuando llegamos a Córdoba, nos esperaban 100 automóviles y taxis. Nos pusieron en la fila, parecíamos Perón y Evita. Y ella me dijo: ‘Si no nos volvemos locos ahora, no nos volvemos más’", recordó Claudio García Satur sobre el éxito de Rolando Rivas, Taxista

El actor, quien también fue protagonista de éxitos como Son de Diez y Dos a quererse, contó que está “vacunado con la primera dosis” contra el coronavirus. “La segunda viene un poco más lenteja. Me dio tranquilidad, pero nunca entré en un estado de desesperación o angustia”, dijo. También hizo un análisis sobre cómo la pandemia afecta al mundo del espectáculo: “Todo lo que se refiere al espectáculo está sufriendo mucho. Sin duda es más prescindible que la comida o que la salud. Estamos todos dolidos, preocupados y aguantando”, cerró.

SEGUIR LEYENDO: