Guillermo Andino
Guillermo Andino

Guillermo Andino contó en una entrevista radial que arregló con el obstetra, y a escondidas de su mujer, el parto de su primera hija para que naciera el mismo día del gol histórico del Chango Cárdenas en Montevideo, que le dio la copa a Racing y el primer título mundial a la Argentina.

"Mi hija tenía que nacer el 6, pero yo arreglé con el obstetra para ver si podíamos adelantar el parto, para que naciera el 4. Él no entendía nada de fútbol, pero como tenía un torneo de golf el lunes 6 me dice ‘por mí no hay problema, mejor’, y lo adelantamos para el 4″, relató en diálogo con Sebastián Wainraich en Metro y Medio.

“Lo que pasa es que Caro –su mujer– tuvo un trabajo de parto como de 10 horas y yo dije ‘Uy, mamita, si metí la pata me mato’, pero bueno… finalmente Sofi nació el 4 de noviembre, el día del gol del Chango al Celtic de Montevideo", reveló. “Recién le conté a Caro del arreglo 8 años después… ella había quedado un poquito mal por esta cosita mía de arreglar con el obstetra así que le dije ‘bueno, amor, ahora te voy a contar algo, ya que estamos felices de que salió todo bien…’, y cuando se lo dije casi me mata’”, siguió entre risas.

Audio de Guillermo Andino contando que adelantó el nacimiento de su hija para ir a ver un partido de fútbol

La confesión del periodista de América a su mujer llegó luego del nacimiento de su segunda hija, Victoria. “¡No! Estás al límite”, fue la reacción de Sebastián Wainraich, conductor del ciclo radial que lo estaba entrevistando. Sobre el final de la charla, Andino manifestó que el final de esta historia se produjo “años después, con la foto del Chango y Sofi juntos”.

Andino está casado con la conductora Carolina Prat, con quien tiene tres hijos: Sofía, de 18 años, Victoria, de 11, y Ramón, de 3. Nació en Parque Patricios hace 51 años. Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad del Salvador, en 1987 –con apenas 19 años– le encomendaron una delicada misión: reemplazar a su padre en el noticiero de Canal 9, a solo un mes de su muerte. Y este domingo será uno de los moderadores del debate presidencial.

“Me llamaron de la Cámara Nacional Electoral para decirme que iba a ser uno de los moderadores, y lo primero que debo decir es que esto uno no lo toma como un trabajo, sino como una distinción y un verdadero honor –aseguró Andino–. También era un anhelo que tenía desde hace algún tiempo. Estos debates podrían marcar un antes y un después para los candidatos que participan: lo que allí se diga, tanto el 13 en Santa Fe como el 20 en Buenos Aires, puede mejorar o empeorar las posibilidades de cada uno de ellos. Muchas veces el criterio del voto de la gente tiene que ver con lo que queda de los últimos dichos y reflexiones respecto a estos temas que son tan importantes, y que se tratarán precisamente en sendos debates”, dijo hace unos días en diálogo con Teleshow.

SEGUÍ LEYENDO