(Cynthia Monteagudo)
(Cynthia Monteagudo)

Inteligencia artificial (IA), soluciones en la nube, internet de las cosas (IoT), blockchain y computación cuántica fueron algunos de los temas más destacados durante Think, el evento anual de IBM Argentina realizado esta semana en Puerto Madero. Con más de 1.200 visitantes, el encuentro contó con charlas y demos de soluciones que ya están siendo implementadas en el país y América Latina.  

La transformación digital de organizaciones, empresas y gobiernos atravesó el evento. "Es una realidad en Argentina. Estamos acompañando a los clientes para liderar la disrupción de sus industrias", dijo Roberto Alexander, presidente de IBM Argentina en la apertura del evento. Luego, destacó la importancia de los datos.  

"Nos encontramos en una era de crecimiento y aprendizaje exponencial para las organizaciones. La diferencia fundamental es el gran potencial de los datos. ¿Alguien sabe cuántos de los datos del mundo se pueden buscar? Sólo el 20%. ¿Y dónde está el otro 80%? Lo tienen ustedes", señaló.  

El presidente de IBM Argentina durante la apertura de Think Argentina (Cynthia Monteagudo)
El presidente de IBM Argentina durante la apertura de Think Argentina (Cynthia Monteagudo)

Alexander también se refirió a cómo cambiará la fuerza laboral en el futuro, alegando que el 100% de los empleos cambiará. Pero se mostró optimista: "Ésta será una era del humano más la máquina, no del humano versus la máquina. Humano y máquina siempre obtienen una mejor respuesta trabajando juntos", aseguró. 

Watson, protagonista 

Todas las soluciones presentadas tuvieron un denominador común: Watson. Es la plataforma de IA de IBM, creada en 2011.

Permite que los humanos interactúen con las computadoras a través de un sistema cognitivo con 3 grandes capacidades: entender, razonar y aprender. Se aplica en el ámbito de la salud, servicios financieros, educación, entretenimiento o turismo, entre otros.

En la era de los datos, la capacidad de procesamiento que tiene una plataforma como Watson es clave para los negocios. Entre varios casos de éxito, Infobae destaca 5 demos inspiradoras que aplican esta tecnología.

1. Emma, asistente cognitivo impreso en 3D 

Es el primer proyecto del laboratorio de IoT de IBM, ubicado en Martínez. Se llama Emma y es un robot producto de la impresión 3D, que sirve de asistente cognitivo para exponer todas las capacidades de Watson.  

"Puede hablar con nosotros, reconoce el lenguaje natural, y se comunica con las personas también en lenguaje natural. Está entrenada para el español rioplatense y también reconoce caras, va aprendiendo con el tiempo", indica a Infobae Nicolás Nappe, especialista técnico del laboratorio de IoT de IBM Argentina. 

Emma será la recepcionista del site de IBM en Martínez. "Toda la gente que nos visite se podrá comunicar con Emma. Los guiará por el edificio y guiará a los IBMers que trabajan allí", señala Nappe.

Emma fue impresa en 3D por una impresora construida en su totalidad por el equipo de IBM. La máquina para crear al robot fue construida con componentes nuevos (70%) y componentes recuperados de hardware (30%). Es la impresora 3D más grande de la empresa de tecnología y mide 1 metro x 1 metro.

El robot cognitivo Emma es un prototipo funcional y en desarrollo constante. Su construcción (desarrollo, prototipo, impresión de piezas y armado) tomó 9 meses.

Cuenta con 2 cámaras, micrófono, 6 sensores de proximidad, acelerómetro, giroscopio, motores, conexión wifi y bluetooth, baterías con autonomía de 8 horas, encoders, placas Raspberry Pi, Arduinos y "muchos cables", según indican desde el laboratorio de IoT.

2. Una flor, "termómetro" de las redes sociales 

(Cynthia Monteagudo)
(Cynthia Monteagudo)

Social media as a service es un servicio que ofrece IBM a sus clientes que permite medir y monitorear la imagen de éstos en las redes sociales. "De alguna manera, escuchamos a las redes sociales, una vez que obtenemos un post, tweet, le otorgamos clasificadores de IA", explica a Infobae Germán Santini, arquitecto del laboratorio de IoT, especialista en sustentabilidad. 

Hay dos clasificadores. Uno analiza el sentimiento, positivo, negativo o neutral de un post. El segundo lo relaciona con las áreas de negocio del cliente. Por ejemplo, en el caso de un banco, estas áreas o categorías podrían ser el cajero, las sucursales y el home banking.

Con esta solución, entonces, la empresa podría saber, en cada área de su negocio, cuál es la percepción que está teniendo en las redes sociales en tiempo real. Cada categoría está asociada a un negocio, señalada con un color y un hashtag.

Para el evento Think Argentina, el equipo del laboratorio de IoT imprimió en 3D una flor, que cuando se abría con un determinado color, estaba indicando el estado de las redes sociales de acuerdo a un tema (hashtag) específico. 

La herramienta impresa (que puede ser una flor, el logo de una marca u otra figura) es conectada a la solución Watson IoT, que es una API de IBM.  

3. Arba, accesible para no videntes 

La Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) presentó un proyecto de disrupción en el sector público: un asistente virtual para no videntes. La iniciativa nace desde el área de Investigación e Innovación de la gerencia general de Tecnología e Innovación de ARBA.  

"Surgió este proyecto que plantea cómo mejorar los servicios de los contribuyentes pero con una herramienta inclusiva", señala a Infobae Mauricio Décima, gerente de Gestión de Proyectos y Servicios de Tecnología de ARBA. 

La agencia de recaudación tiene dos sitios, el oficial y un micrositio llamado Arba Accesible, dirigido a personas con discapacidad. En este sentido, se preguntaron cómo sumar inclusión digital y accesibilidad al servicio. 

"Armamos el piloto con la herramienta Watson, a través de un asistente virtual con el que se puede interactuar. Por ejemplo, es posible consultar deuda o vencimiento de un servicio pero hablando, a través de un chatbot. De esta forma, logramos omnicanalidad. Desde cualquier interfaz que lo consultes, la persona siempre recibe las mismas respuestas", explica Décima. 

La demo fue trabajada con Maximiliano Vázquez, referente en temas de accesibilidad, no vidente. Vázquez es estudiante en la facultad de Informática de Universidad de La Plata (UNLP) y dicta cursos de accesibilidad allí. En esta primera instancia, aportó su experiencia de usuario como contribuyente con discapacidad visual  

El equipo de ARBA e IBM junto a Maximiliano Vázquez
El equipo de ARBA e IBM junto a Maximiliano Vázquez

"Pude agilizar mucho los trámites. Entrando con un lector de pantalla convencional, lo que sucede es que son más pasos, hay que buscar el link hasta el recurso que queremos utilizar, después completar un formulario que tiene varios campos. En este caso, todo se soluciona con el chatbot, porque a medida que consultas los datos que necesitas, va generando las respuestas", explica Vázquez a Infobae.   

"No importa la capacidad de las personas, sí que puedan interactuar", asegura Sandra D´Agostino gerente general  de Tecnología e Innovación de ARBA. 

Vázquez finaliza: "Muchas veces se necesita capacitación para saber navegar bien un sitio web, yo no tengo problema pero hay muchas personas que necesitan la ayuda de un lector convencional de pantalla, y se navega muy diferente". 

Desde ARBA están evaluando la puesta en marcha de esta solución en el corto plazo. 

4. Turismo Ad Hoc, gracias a las redes 

¿Cómo crear viajes a medida? Es una de las preguntas que se hicieron desde IBM. Crearon así una solución que busca enriquecer la experiencia del viajero con destinos y visitas pensadas para su perfil, basándose en datos públicos de las redes sociales. 

Desarrollaron un customer journey, que básicamente plantea entender cómo es la experiencia turística del cliente. En la demo, el usuario interactúa con una plataforma y ésta le hace sugerencias, por ejemplo, para ir a un centro de esquí.  

"Todo el centro de esquí tiene métricas en vivo para mejorar la experiencia de usuario. El usuario hablará con un chatbot que le pregunta por su perfil: sus gustos personales", señala Francisco Pepe, líder técnico de Watson y plataforma en la nube de IBM.  

La plataforma hace un estudio del perfil del usuario en Instagram. "Verá diferentes fotos y va a detectar que a esa persona le gusta la nieve y no la playa. Este es el primer servicio de vision recognition (reconocimiento visual), que detecta lo que subió el usuario a Instagram. También va a hacer un análisis de su actividad en Twitter. Se combinan dos redes sociales para reconocer sus gustos", señala Pepe. 

Esta solución no está presente en el mercado en su totalidad, aunque, según indican desde la compañía, algunas partes de las demos se aplican en algunas industrias.  

5. Drone predictivo 

(Cynthia Monteagudo)
(Cynthia Monteagudo)

Sirve para monitorear trabajos en altura, aplicado, por ejemplo, por  aseguradoras de riesgos del trabajo (ART). "Suben los drones, analizan el estado de las instalaciones y el impacto de que suba un operario", dice Pepe.

Esto se logra con un software que, a través de Watson, permite procesar y analizar información en tiempo real. Según el tipo de servicio, se trabajará con diferentes flotas de drones.

"Algunos son más potentes. Inclusive, parte de la infraestructura puede tener mantenimiento predictivo de los drones. Si un drone ya estuvo operando una hora y media y se va a quedar sin batería, envía de la flota 2, por ejemplo, otro drone que esté cerca", explica el técnico.  

Lo que viene: del sistema binario a los qubits 

IBM quantum computer
IBM quantum computer

Una de las grandes apuestas de IBM a futuro (pero no a largo plazo) es la computación cuántica. A través de IBM Q, proyecto de la compañía en donde hoy trabajan científicos, desarrolladores y estudiantes.  

La computación tradicional trabaja sobre un sistema binario (0,1) con bits. La cuántica utiliza qubits (0,1,2) y lleva a dimensiones desconocidas la capacidad de procesamiento y cálculo de las computadoras.  

Según IBM, en 5 años, la computación cuántica ya no será exclusiva de la comunidad científica (como lo es hoy, en una etapa experimental). Así, la compañía pretende aportar conocimiento y experiencia en superconducción cuántica, en integración de sistemas complejos de alto rendimiento y en procesos de nanofabricación.

Después de Watson y blockchain, lBM cree que la computación cuántica será clave para brindar nuevos servicios distribuidos en su nube. Promete ser la próxima gran tecnología para impulsar la nueva era de innovación industrial. 

SEGUÍ LEYENDO: