El film “La venganza de los nerds”, estrenado en 1984, cuenta la historia de un grupo de estudiantes que busca rebelarse contra las burlas a las que eran sometidos por una cofradía estudiantil muy popular
El film “La venganza de los nerds”, estrenado en 1984, cuenta la historia de un grupo de estudiantes que busca rebelarse contra las burlas a las que eran sometidos por una cofradía estudiantil muy popular

En algún momento los nerds fueron vistos como raros, poco sociables y obsesivos. Tuvieron que pagar la condena social que implica ser considerado "distinto". Hoy, sin embargo, en plena época tecnológica, el mundo les pertenece. O eso parece.

Su pasión por el conocimiento y la innovación los ubica a la vanguardia de lo que exige esta era: actualización constante. Steve Jobs, Bill Gates o Mark Zuckerberg son algunos de los tantos nerds –hoy también llamados geeks– que lograron construir un imperio a partir del saber.

"Para la gente de mi generación era impensable presentarse como nerd", destacó el científico Diego Golombek durante el cierre de Nerdear.la, un evento para fanáticos de la tecnología que se llevó adelante entre el jueves y el domingo en Palermo.

Hoy, sin embargo, "los nerds salieron del closet", reflexionó, entre risas. "Ser nerd es decir que me interesa el mundo, que me interesa innovar y hacer preguntas", dijo Golombek.

Diego Golombek con Ariel Jolo, uno de los organizadores de Nerdear.la
Diego Golombek con Ariel Jolo, uno de los organizadores de Nerdear.la

Con este nuevo reinado del saber llega la venganza de los nerds. Una venganza que los convierte en los nuevos reyes de la época. Son los niños mimados y admirados de la cuarta revolución industrial donde hablar de sensores, nanotecnología y robótica es cool. Y necesario.

El término nerd surgió por primera vez en el libro Si yo dirigiera el zoológico, del Dr. Seuss, publicado en 1950. Y fue a partir de 1951, tras una publicación de Newsweek donde el vocablo se comenzó a popularizar para describir a personas estudiosas y abocadas al saber.

La palabra geek, en cambio, se empleaba en el siglo pasado para denominar a los bufones del rey o a los fenómenos circenses. En el último tiempo se comenzó a utilizar como sinónimo de nerd y pasó a convertirse en una palabra de moda.

Anteojos de marcos grandes, remeras de comics o camisas cuadriculadas y algún accesorio llamativo. Ese es el estereotipo con el cual se identifica a estos gurúes del conocimiento y la tecnología, y que muchos buscan imitar. Hasta hay series protagonizadas por nerds como ocurre con The Big Bang Theory o Silicon Valley.

“The Big Bang Theory” es una comedia protagonizada por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de California (Caltech)
“The Big Bang Theory” es una comedia protagonizada por un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de California (Caltech)

Decir que uno pasó horas en una hackatón o en una conferencia donde se habló de algoritmos y se dictaron talleres de programación ya no es vergonzoso. Es más, hasta es digno de orgullo. Un claro indicio de ello es el crecimiento de este tipo de encuentros y el interés que despiertan en el público.

Pero no sólo se trata de una moda, sino también de una impronta de esta época Millennial donde el mundo digital avanza a paso firme y cada vez se requieren más expertos en sistemas y especialistas 2.0. Se trata de un universo donde todo cambia tan rápidamente que estar obsesionado por saber cada vez más se convirtió en un requisito indispensable.

De hecho, la tecnología es el ámbito donde más creció la demanda de recursos. Se estima que en la Argentina el año pasado quedaron 3.000 puestos sin cubrir en sectores vinculados con la informática y la programación.

Los geeks son demandados, imitados y requeridos. El mundo digital los necesita y el universo de la moda los adoptó como sus nuevos gurúes. Llegó, al fin, su momento de gloria, tal como fue deseado por los protagonistas del film La venganza de los nerds. Como dijo Golombek al cerrar su charla: "Nerds del mundo, uníos y sed felices".

LEA MÁS: