Fiebre de entraderas y “escruches” en La Plata: cuáles son las bandas que asaltan en la zona

La DDI y las comisarías de la zona acumulan arrestos a ladrones que desvalijan a vecinos. Los sorprenden cuando entran a sus casas o ingresan por la fuerza rompiendo ventanas. Los últimos casos y las estadísticas

Compartir
Compartir articulo
Madrugada del jueves: las vainas de los disparos tras el asalto en la calle 63.
Madrugada del jueves: las vainas de los disparos tras el asalto en la calle 63.

Las entraderas son el delito de moda en el hampa platense. “Hay cinco casos por semana”, estima a Infobae una alta fuente policial de la jurisdicción. Las bandas atacan con una ferocidad singular para maniatar vecinos y llevarse dólares, pesos, joyas, televisores, lo que sea. La DDI local y las comisarías de la zona acumulan arrestos y allanamientos, con procedimientos exitosos en las últimas semanas que llevaron a incautaciones de armas y recuperación de botines.

Los números son elocuentes. Entre 2021 y 2022, las causas por robo a mano armada en la jurisdicción subieron un 11,7% según cifras de la Procuración bonaerense, casi el doble que lo que subieron las estafas, que fue el delito de mayor ascenso en territorio provincial en los últimos años. Las causas platenses por hurto se dispararon un 48,4%. El hurto de autos en la vía pública es un poco peor: los expedientes subieron 49% en un año. Esta semana, un arresto y un ingreso furtivo en la noche terminaron de ilustrar el problema.

Te puede interesar: La vida al límite del ladrón de Monte Grande que escapó de la policía y se refugió en un hotel alojamiento

Ayer miércoles, la Comisaría 9° se llevó a Adrián Flores, de 25 años, con una investigación en su contra a cargo de la UFI N°15. Su hermano Brian, dos años menor que él, había sido arrestado a mediados de mayo. A ambos hermanos se les imputan 16 hechos ocurridos entre julio y diciembre de 2022. Se movían en las mismas camionetas que robaban a sus víctimas, como una Honda CRV, o motos de alta cilindrada. Sorprendían a sus víctimas mientras ingresaban a sus casas, la jugada clásica de las entraderas bonaerenses. A una vecina asaltada en diciembre del año pasado, por ejemplo, la interceptaron mientras cortaba el pasto. Así, las víctimas eran golpeadas y desvalijadas.

Brian no se dejó llevar tan fácilmente. Lanzó a su perro pitbull a la Bonaerense cuando llegó a su puerta. Le encontraron tres armas, un chaleco antibalas y poco más de medio kilo de cocaína. Santiago, descubrieron los detectives, había regresado a su casa familiar tras el robo de su hermano. Allí, tras una vigilancia encubierta, lo doblegaron en el suelo.

“Si caigo preso, buscá los testigos”, posteó Santiago en una story de Instagram semanas atrás.

Adrián Flores, acusado de ser un experto en entraderas
Adrián Flores, acusado de ser un experto en entraderas

Los visitantes indeseados también juegan. El robo en efracción, o escruche, romper barreras para entrar y desvalijar, es otra táctica repetida. Ayer miércoles, Ezequiel Güemes, un jóven de 20 años de la Villa Iapi de Bernal Oeste, terminó detenido por la Comisaría 3° tras supuestamente entrar a robar en una casa de la calle 63. Su presunta víctima reportó el hecho al 911.

La Policía llegó al domicilio y habló con el dueño de la casa. Aseguró que dos hombres lo despertaron a la mitad de la noche. Encapuchados, vestidos totalmente de negro, le exigieron dólares a punta de pistola. Dijo que no los tenía. Luego, aprovechó un descuido de los ladrones, tomó su pistola y disparó. No hirió a nadie. Ambos sospechosos escaparon tras saltar un portón.

Tras la denuncia, comenzó una persecución a pie. Güemes fue encontrado en la calle 62, a pocas cuadras. Según el reporte posterior, lo encontraron escondido en un tanque de agua. Su cómplice —que posiblemente se llevó el arma usada en el robo— se perdió en la noche. La causa en su contra está a cargo de la UFI N°3.

infobae

La moda se extiende hasta Cañuelas. Este domingo, la Bonaerense también detuvo a dos delincuentes acusados de haber cometido una entradera en esa zona el 31 de mayo.

Los asaltantes apelaron al teatro: se hicieron pasar empleados del Correo Argentino que venían a entregarle documentación a los dueños de una casa ubicada en el barrio San José.

Te puede interesar: Intentaron matar a un hincha en el partido de Estudiantes: lo arrojaron a golpes al foso del estadio

Acompañados por otros dos atacantes, entraron por la fuerza a la vivienda, redujeron a una mujer de 43 años y al resto de los moradores con precintos de seguridad y los mantuvieron cautivos durante dos horas mientras los desvalijaban. Se llevaron dinero en efectivo, joyas, celulares, una PlayStation 4 y demás objetos de valor. A partir del análisis de cámaras de seguridad, el personal de calle de la Comisaría Primera pudo obtener las patentes de los vehículos en los que se movilizaban dos de los delincuentes, lo que permitió establecer sus identidades y domicilios.

Tras un pedido de la UFI N°1 de Cañuelas, el Juzgado de Garantías Número 8 solicitó dos allanamientos. El primero se realizó en el partido bonaerense de Ezeiza, donde fue detenido Gastón Joel Flis, de 37 años. El segundo tuvo lugar en la localidad de Virrey del Pino, partido de La Matanza, donde fue capturado Jorge Felipe Escudero, de 58 años, irónicamente, personal retirado de la Policía Bonaerense.

Se encontró un arsenal entre ambos operativos. La lista incluye una pistola 9mm marca Bersa modelo Thunder PRO, dos carabinas marca Norinco calibre 22 mm, un chaleco de transporte con dos cargadores 9mm, seis handies Baofed con cargadores, una escopeta Remington calibre 12/70, un fusil calibre 7.62 Mouser, una carabina calibre 22 Rubí, una pistola Taurus Cal 9mm, dos pistolones calibre 14mm, un revólver calibre 38, un revólver calibre 38 Amadeo Rossi, dos escopetas tumberas, dos caja municiones 380 mm, tres cajas de municiones 9mm y una camioneta Mercedes Benz Sprinter con su respectiva documentación.

Video: uno de los robos de la banda de Mario Ramón

La semana pasada, Mario Ramón Rivero Vázquez, un hombre de 30 años de origen paraguayo, fue detenido en su casa de la localidad bonaerense de Los Hornos por personal de la Comisaría 8° de La Plata de la Policía Bonaerense, acusado de ser el cabecilla de una banda de delincuentes. Según la investigación, el grupo de ladrones tenía una particularidad: durante los asaltos hablaban guaraní entre ellos para comunicarse.

Rivero Vázquez, cayó en un expediente a cargo de la UFI N°8, luego de la denuncia de un hombre, quien el pasado 26 de mayo fue víctima de un asalto en el que tres delincuentes ingresaron a su domicilio, le precintaron las manos y las piernas y luego de revisar todo el lugar, se llevaron un botín importante. De acuerdo con lo que dijo la víctima, la banda robó 1.200 dólares y 300.000 pesos argentinos.

Perdió: Flores, detenido por la Bonaerense
Perdió: Flores, detenido por la Bonaerense

El 31 de mayo, la Comisaría 10° se llevó a Boris Riquelme González, oriundo de Chile, con domicilio porteño en La Boca por supuestamente intentar un robo en la calle 24. La propia alarma vecinal lo delató. Boris estaba a bordo de un Peugeot 2008, con dos acompañantes. Había otro hombre a pie, que, creen investigadores, estudiaba la cuadra. Al sonar la alarma, huyó. El auto arrancó y escapó. Cayó en un operativo cerrojo a las pocas cuadras. Los dos acompañantes escaparon. Boris seguía al volante.

Lejos de frenar, incrustó la trompa del Peugeot en un árbol en la calle 26 y se resistió al arresto. El auto tenía pedido de secuestro. Había sido robado en Lomas de Zamora a comienzos de abril. El Peugeot, por otra parte, fue vinculado a un asalto en la zona de Gorina, donde ladrones se llevaron la colección de relojes de un vecino tras romper su puerta balcón.

Seguir leyendo: