Los violentos antecedentes de los detenidos por el crimen del jubilado de 87 años en Villa Gesell

Basilio Mazzeo fue torturado y asesinado en un robo dentro de su casa. Los cuatro sospechosos fueron arrestados esta mañana por la Policía Bonaerense tras una investigación de la fiscal Verónica Zamboni

Reina, Broemser, Loyola y Moyano, los sospechosos detenidos.
Reina, Broemser, Loyola y Moyano, los sospechosos detenidos.

Los cuatro delincuentes acusados de ingresar la casa del jubilado Basilio Mazzeo, de 87 años, en Villa Gesell para robarle, torturarlo y asesinarlo sabían lo que hacían o, al menos, no eran nuevos en el delito. Todo lo contrario. Cuando la Policía Bonaerense los detuvo en la mañana de hoy luego de 10 allanamientos tras una investigación de la UFI N°6 de Verónica Zamboni, se revelaron sus extensos prontuarios. Todos los sospechosos cuentan con delitos de larga data que van desde robos agravados y venta de estupefacientes hasta resistencia a la ley y lesiones. La esposa de la víctima, que sobrevivió al taque, declarará en las próximas horas aunque aún permanece en shock por el crimen de su compañero de vida.

La fiscal Zamboni, la misma que investigó el crimen de Fernando Baez Sosa en enero del año pasado, realizó una reconstrucción de los hechos en base a distintas pruebas recolectadas en la escena del crimen, cámaras de seguridad y testimonios.

Se cree que los delincuentes ingresaron cerca de las 12 del mediodía a la casa que Mazzeo compartía con su esposa, también jubilada de 80 años, en Avenida 7 Y paseo 139. Adentro de la vivienda sorprendieron a las víctimas con golpes para reducirlos. Luego los ataron con cables a las sillas y le exigieron dólares.

Los dos adultos mayores repitieron una y otra vez, como podían, que no tenían dinero. Los ladrones no les creyeron y fueron por más.

A Mazzeo lo torturaron con una crueldad desmedida. Lo ahorcaron con un cable de teléfono y hasta llegaron a pincharlo con distintos utensilios de cocina para que confesara el escondite de un dinero que no existía. Su mujer, mientras tanto, veía todo atada a una silla.

Tras hacerse de 25.000 pesos, los ladrones escaparon. Basilio no sobrevivió al ataque: “Murió a consecuencia de los golpes”, dijeron fuentes del caso.

Luego de una serie de allanamientos en las horas posteriores, la DDI local logro detener a 4 sospechosos que fueron identificados como Dylan Emanuel Broemser, de 24 años, Leonardo Daniel Ludueña, de 31, Diego David Reina de 36 y Rodrigo Moyano de 20.

Una búsqueda en el sistema de reincidencia reveló decenas de registros de hechos previos.

La puerta de la casa del jubilado donde fue torturado y aseainado
La puerta de la casa del jubilado donde fue torturado y aseainado

En el caso de Ludueña, de 31 años, registra ingresos a comisarías y penales desde el 2008. Son en total 11 los antecedentes. Entre 2009 y 2010 registró cuatro acusaciones de robos calificados. También figuran infracciones a la ley de drogas y dos robos de autos. Además suma una causa por lesiones que data del 2016.

Otro que tiene hechos delictivos desde hace tiempo es Reina. En este caso registra su primer antecedente también en 2008 en una casa por tentativa de robo. Luego entre 2016 y 2019 aparecen en su prontuario resistencia a la autoridad y robo simple. Además en 2020 contó con un pedido de captura ordenado por el Juzgado N°1 de Madariaga que se efectivizo. A la luz de los hechos, queda claro que la detención no duró mucho tiempo.

Los otros dos delincuentes que fueron apresados, que se investiga si también ingresaron a la casa o se quedaron en la puerta de campana, son más recientes en el delito. Moyano Ruiz, de 20 años, tiene causas por hurto agravado, peleas en la vía pública y robo de motos. Además, se le iniciaron dos causas el año pasado por viola el asilamiento preventivo y obligatorio dictado por el gobierno.

Por último, Broemser tampoco fue muy apegado a los DNU impuestos para combatir el coronavirus. Incumplió esa norma dos veces el año pasado. Pero lo hechos más graves los cometió en años anteriores. Tiene ingresos a dependencias de la zona de Gesell por resistencia a la autoridad, venta de estupefacientes, encubrimiento y robo calificado con lesiones.

Es válido aclarar que al momento del robo ninguno contaba, al menos hasta lo que se sabe, con algún pedido de captura vigente. Es decir que, a pesar de los antecedentes, los cuatro gozaban de libertad plena.

Se estima que, cerca del mediodía de hoy, los cuatro detenidos se sentarán frente a la fiscal para realizar su declaración indagatoria.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR