Brutal femicidio de una joven mamá en Neuquén: salió de su casa en Cipolletti y la encontraron calcinada en un basural

La víctima fue identificada como Agostina Gisfman, de 22 años. Se dirigía hacia la ciudad de Catriel en Río Negro pero en el medio fue asesinada y su cuerpo fue encontrado por un reciclador de basura. Multitudinaria marcha para pedir justicia. Dos videos, la clave del caso

Agostina tenía 22 años y era mamá de una nena de un año y medio
Agostina tenía 22 años y era mamá de una nena de un año y medio

El viernes pasado, Agostina Gisfman, una joven de 22 años de la ciudad rionegrina de Cipolletti, salió de su casa con destino a la localidad vecina de Catriel. Era un viaje de 134 kilómetros a lo largo de la Ruta Nacional 151, un recorrido corto de poco más de una hora y media que Agostina nunca llegó a completar.

En el medio del trayecto desapareció y luego de 24 horas de una intensa búsqueda, su cuerpo sin vida fue encontrado en medio de una escena espeluznante: estaba completamente calcinado y oculto entre una montaña de residuos de un basural clandestino de la localidad de Centenario, en la provincia de Neuquén.

El sitio donde encontraron el cadáver de Agostina está ubicado dentro una comunidad cercana a la ciudad, mientras que Cipolletti, en Río Negro, está a sólo un cruce de puente. Si bien ambos lugares están cerca, los investigadores tratan de dilucidar cómo fue que la joven salió con vida de una provincia y terminó violentamente muerta en otra.

La denuncia de la desaparición fue radicada el sábado a las 14 por la pareja de Agostina en la Comisaría 24 de Cipolletti. El hombre a esa altura no sabía que media hora antes, un cartonero había encontrado el cuerpo a 40 minutos de su casa y ya había avisado a la policía. Según trascendió en medios locales, la joven convivía con él desde hacía un tiempo en el barrio Villarino y tenían un hijo de un año y medio. “Dejaron a una criatura sin su mamá y a una familia destrozada. Todos estamos muy impactados. Ella era pura alegría”, dijo Ariana, una vecina de la víctima, al diario La Mañana de Cipolletti.

La mujer tenía razón acerca del impacto de la noticia. Es que luego de que se halló el cuerpo todo apuntaba a que se trataba de Agostina y en la ciudad en la que vivía la joven organizaron una multitudinaria marcha de vecinos y colectivos feministas para pedir justicia. En un primer momento la familia identificó algunas de las pertenencias de la joven en los restos hallados, lo que fue suficiente para que se llevara adelante la marcha.

Sólo faltaba la confirmación oficial de la identidad. Ayer el Ministerio Público Fiscal, a través de los fiscales que tienen a su cargo la investigación, Agustín García y María Eugenia Titanti, ratificó que el cuerpo encontrado por el reciclador era el de Gisfman.

El cuerpo de la víctima fue encontrado el sábado en horas de la tarde
El cuerpo de la víctima fue encontrado el sábado en horas de la tarde

“La confirmación de la identidad se realizó mediante una pericia del departamento de Criminalística de la Policía de Neuquén, con información del Registro Nacional de las Personas (RENAPER)”, indicaron García y Titanti. Ambos, luego de saber que se trataba de la joven, se reunieron con el fiscal jefe de Cipolletti, Santiago Márquez Gauna y el fiscal Martín Pezzeta, con el objetivo de coordinar diversos aspectos en la investigación. Al ser oriunda de Río Negro, los fiscales neuquinos trabajan en colaboración con sus pares de Cipolletti.

A partir del hallazgo y de la forma brutal en la que fue asesinada la mujer, el caso se investiga como femicidio. Por el momento el resultado final de la autopsia no se conoce y las causas de la muerte siguen siendo un misterio. Los investigadores deben resolver si fue asesinada en el basural o si la mataron en otro lugar para luego quemarla y borrar evidencias al llevarla hasta Neuquén.

Se realizaron cuatro allanamientos en viviendas particulares de Cipolletti, donde se secuestraron teléfonos celulares y distintos objetos, aunque por el momento no hay detenidos por el hecho

De acuerdo con lo que trascendió de la investigación hay dos videos que serían clave para comenzar a desentrañar lo que pasó. Quien dio a conocer la existencia de esas filmaciones fue Lilia Calderón, una referente barrial, militante feminista de Cipolletti y una de las organizadoras de la marcha que se hizo para pedir por el esclarecimiento del femicidio. Según dijo la mujer a Infobae, supo acerca de los videos luego de datos que le revelaron desde la fiscalía en Cipolletti, aunque aclaró que todo ese material lo tiene en su poder el MPF de Neuquén.

Uno de ellos ubicaría a la joven en la rotonda de la RN 151 y ruta 22 (un lugar conocido como Tercer Puente), cerca de la terminal de ómnibus. En las imágenes se observa cómo presuntamente Gisfman descendió de un vehículo y poco más tarde subió a otro por voluntad propia.

El otro video, de otra cámara de seguridad, grabó el comienzo de una fogata en el basural clandestino de Centenario. De confirmarse el primer video, indicaría que Agostina conocía a la persona que manejaba el vehículo en el que se subió. Desde la fiscalía manejan con cautela este dato, ya que aún hacen falta algunas pruebas para determinar si están relacionados con la causa.

Agostina vivía con su pareja y su hijo
Agostina vivía con su pareja y su hijo

Dolor en el barrio y en los colectivos feministas

“Los relatos que nos hicieron los fiscales son tremendamente escalofriantes pero hay un completo hermetismo. Es horrendo lo que pasó”, dijo Calderón a Infobae. La mujer lamentó la cantidad de crímenes de mujeres en contexto de violencia de género en su ciudad y aseguró que es conocida por este flagelo. “Desde 1994 se vienen registrando femicidios. Cipolletti hace parte de la famosa ‘ruta del petróleo’ donde ocurre todo. Estamos en permanente peligro las mujeres de la región. Le exigimos a la justicia que haga algo. No puede quedar otro crimen impune”, aseguró.

“La marcha la organizamos cuando no sabíamos con certeza que se trataba de Agostina. Íbamos a marchar porque se trataba de otra mujer. Una muerta más. Enluta nuestro espacio y no podíamos dejar de hacer algo. Sólo pasaron tres meses desde la última chica que mataron acá en la zona, en Allen. Fue una chica de Cipolletti a la que también tiraron en un basural. Venimos muy golpeadas con esto femicidas que andan sueltos. No puede ser no se sepa qué pasó con Agostina”, continuó la referente local.

El colectivo Ni Una Menos local marchó desde la plaza San Martín en Cipolletti para exigir justicia: en la movilización estuvo presente la pareja de la joven. “No sabía, no sabía, que a los femicidas los cuida la Policía... asesina”, cantaban las mujeres presentes y gritaban: “Agostina... presente, Agostina... presente; ahora, y siempre”.

En las redes sociales muchos de los vecinos y amigos que participaron de la marcha la recordaron con cariño. Algunos, sin dar nombres, comentaron a los medios de Cipolletti que Agostina era muy conocida en en Villarino, un barrio con más de 1200 casas al norte de la ciudad rionegrina, y que se dedicaba a hacer changas. Volá alto, loquita hermosa, justicia vamos a hacer por vos y por tu familia”, escribió en Facebook Ari Torres, una amiga de Agostina.

SEGUIR LEYENDO: