Los Bomberos Voluntarios de La Boca cumplen 50 mil días de servicio solidario: los vecinos que formaron el primer cuartel del país

Hace 137 años, un grupo de inmigrantes italianos que advirtieron el peligro del fuego en los conventillos, barcos y almacenes de La Boca, se reunieron y conformaron la asociación que luego inspiró la red que hoy cuenta con más de 900 sedes y 43 mil bomberos en todo el país

Los Bomberos Voluntarios de La Boca, el primer cuerpo de bomberos voluntarios, cumple 50 mil días de servicio (Pablo José Rey / rumbosur.org)
Los Bomberos Voluntarios de La Boca, el primer cuerpo de bomberos voluntarios, cumple 50 mil días de servicio (Pablo José Rey / rumbosur.org)

En la Argentina, a excepción de las organizaciones vinculadas al Estado o a la Iglesia, no son muchas las instituciones centenarias y, entre las que existen, no abundan los ejemplo de aquellas que sostengan un servicio ininterrumpido las 24 horas del día, todos los días del año, ad honorem y, en muchas casos, arriesgando la vida.

Ese es el caso de los Bomberos Voluntarios de La Boca, la organización civil de vecinos que, en torno a un objetivo común, se reunieron hace 137 años para crear el que sería el primer cuerpo de bomberos voluntarios del país y el punto de partida de una red nacional que hoy incluye 900 sedes y más de 43 mil bomberos.

“La única llama que no apagamos es la que nos mantiene vivos”, dice un mural en el espacio del cuartel donde esperan listos los trajes ignífugos ante cualquier emergencia.

El próximo 25 de abril, el cuerpo de bomberos festeja sus primeros 50 mil días de servicio solidario.

“La única llama que no apagamos es la que nos mantiene vivos”. el mural en el cuartel (Pablo José Rey / rumbosur.org)
“La única llama que no apagamos es la que nos mantiene vivos”. el mural en el cuartel (Pablo José Rey / rumbosur.org)

En diciembre de 1883, en el barrio porteño de La Boca, un incendio que comenzó a propagarse sobre la ribera del Riachuelo amenazaba con destruir los caserones, conventillos, barcos y almacenes donde por entonces convivían y trabajaban casi 25 mil personas, en su mayoría inmigrantes europeos, que perseguían un ideal de progreso en la Argentina.

Además de las malas condiciones de vida, el hacinamiento y la higiene defectuosa, el fuego era hasta el momento un peligro recurrente y sin solución: todas las calles de La Boca eran de tierra, lo que dificultaba el acceso al suburbio, y muchos de los incendios terminaban cuando ya no había nada más que quemar.

Ante ese panorama, uno de los jóvenes del barrio vio las llamas que amenazaban con consumir todo a su paso y atemorizaban a sus vecinos y sintió la necesidad de actuar: “¡Adelante los que se animen, vamos apagar el incendio!”, los arengó. Ese chico, Oreste Liberti, de apenas 22 años, se convirtió así en jefe de un grupo de bomberos improvisados que aplacaron el fuego con baldes que llenaban en el Riachuelo.

El Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires se creó el 2 de enero de 1870, cuando la repartición policial de la ciudad destinó 30 vigilantes para ejercer como bomberos. Sin embargo, todavía eran muy pocos para atender las necesidades de una ciudad grande y que no paraba de crecer.

Con la experiencia de solidaridad comunitaria y atentos a esa necesidad, el padre de Oreste, Don Tomás Liberti, su hijo y un grupo de vecinos decidieron organizarse y difundieron una invitación escrita en italiano: “Ciudadanos: Una chispa podría desarrollar un voraz incendio que reduciría a cenizas nuestras habitaciones de madera. Tenemos necesidad de una sociedad de Bomberos que en los momentos de peligro salven nuestros bienes y nuestras familias. Con tal motivo los invitamos a la reunión que tendrá lugar el domingo próximo a las 3 pm en el Ateneo Iris”.

Actualmente existen 900 sedes y más de 43 mil bomberos  voluntarios en todo el país (Pablo José Rey / rumbosur.org)
Actualmente existen 900 sedes y más de 43 mil bomberos voluntarios en todo el país (Pablo José Rey / rumbosur.org)

En ese encuentro, tras un breve debate, se aprobaron las bases para la “Asociación Italiana de Bomberos Voluntarios de La Boca”, el 2 de junio de 1884 -fecha en que se conmemora el aniversario de la muerte del militar y político italiano José Garibaldi- instaurado como fecha fundacional. Así montaron sus oficinas en una casilla de madera sobre la calle Necochea, entre Lamadrid y Pedro de Mendoza y al frente colocaron un letrero con el lema que todavía hoy guía a la institución: Volere è potere (“Querer es poder”).

Se sumaron vecinos, el barrio se organizó y el Círculo Dante Alighieri organizó una representación a beneficio y una rifa–bazar, con la que en poco tiempo lograron comprar una bomba de mano con la que tuvieron su bautismo de fuego en noviembre de 1885, cuando se desató un incendio de gran magnitud en una gran fábrica de velas de Barracas al Sud, en Avellaneda. Esa reliquia puede verse hoy en el Museo del Cuerpo 1 de la calle Brandsen, “como testimonio tangible de la fortaleza de la unión, del acuerdo mancomunado por un bien superior”.

Oreste Liberti se transformó oficialmente también en el primer jefe del cuerpo activo y el primer bombero voluntario y el accionar de la organización en la que cada vez colaboraban más vecinos inspiró el surgimiento de decenas de “asociaciones hermanas” en San Fernando, Avellaneda, Ensenada y Bahía Blanca que luego se multiplicaron.

“Reunidos en torno a la férrea convicción de su lema “querer es poder”, Bomberos de La Boca logró sortear los múltiples vaivenes de la coyuntura argentina, sosteniendo un servicio comunitario exigente, con demanda de conocimientos profesionales y equipamiento sofisticado, y todo esto con una estructura voluntaria”, expresó Carlos Milanesi, presidente de los Bomberos Voluntarios de La Boca, en una carta por el aniversario.

En los días próximos al festejo del 25 de abril y hasta junio, la asociación compartirá fotos, videos, testimonios y saludos en las redes sociales
En los días próximos al festejo del 25 de abril y hasta junio, la asociación compartirá fotos, videos, testimonios y saludos en las redes sociales

Y agregó: “Entendemos que nuestra historia, más que nunca, tiene vigencia y un mensaje positivo, constructivo, superador. Aquel tiempo de necesidades compartidas hizo de La Boca la cuna del asociacionismo, un barrio que vio nacer decenas de mutuales, sindicatos, clubes, teatros, haciendo siempre un culto al encuentro. Aquel espíritu sigue vivo entre nosotros y queremos compartirlo, contagiarlo”.

En los próximos días, en vísperas del festejo que seguirá hasta el el día del Bombero Voluntario de junio, la asociación compartirá fotos, videos, testimonios y saludos en las redes sociales y puso a disposición en su página web para descargar gratuitamente el libro “Querer es poder”, con su historia, fotos y anécdotas.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS