Otro policía federal se enfrentó con ladrones: resistió a los tiros cuando quisieron asaltar a su padre

El hecho ocurrió en Lomas de Zamora. Dos asaltantes fueron heridos. En la última semana varios uniformados mantuvieron tiroteos con delincuentes

El arma Bersa calibre 9 milímetros con cargador extendido y numeración limada utilizada por los delincuentes.
El arma Bersa calibre 9 milímetros con cargador extendido y numeración limada utilizada por los delincuentes.

Un nuevo tiroteo con delincuentes involucró ayer a un agente de las fuerzas de seguridad en el conurbano bonaerense. El protagonista fue un miembro de la Policía Federal que hirió a balazos a dos hombres, quienes estaban acompañados por otros dos cómplices que lograron escapar. El hecho se desencadenó cuando la banda quiso asaltar al padre del informado cuando quiso salir de su casa en la localidad de Lomas de Zamora.

La balacera se produjo ayer en la calle Amberes al 1300, en la zona de Villa Centenario. El oficial de la PFA, que cumple funciones en el Servicio Inteligencia Federal, se encontraba de franco y de civil a bordo de su vehículo, esperando que salga su padre de su casa a bordo de un Volkswagen Tiguan, según confirmaron fuentes policiales a Infobae.

El uniformado dio cuenta que cuatro delincuentes armados descendieron de un Fiat Palio blanco con intenciones de robo. En ese momento, dio la voz de alto y acreditó su condición de policía. Inmediatamente comenzó el tiroteo con su arma reglamentaria, una pistola calibre 9 milímetros.

Como desenlace del enfrentamiento, dos delincuentes terminaron heridos, uno con un disparo en el tórax y el restante con dos tiros en el abdomen, mientras que otros dos se dieron a la fuga.

Los dos asaltantes heridos -identificados por los investigadores como Maximiliano Rivero (27) y Guillermo Vila (42)- fueron trasladados al Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, donde recibieron las primeras atenciones y se encuentran estable fuera de peligro.

Los peritos incautaron una pistola Bersa calibre 9 milímetros con cargador extendido y numeración limada utilizada por los delincuentes.

Por estas horas, los otros dos delincuentes lograron darse a la fuga y eran intensamente buscados por la policía.

Hace unos días, un policía federal mató a un motochorro que quiso asaltarlo cuando paseaba en bicicleta con su novia en el partido bonaerense de Moreno. Mientras que en La Matanza, el ayudante Federico Julio López -integrante de la División Operaciones Metropolitanas Sur del área de Drogas Peligrosas de la PFA- recibió un disparo en la cabeza cuando realizaba una vigilancia encubierta en González Catán en el Barrio Fátima, en el cruce de Ruta 21 y Calderón de la Barca. López estaba a cargo de un operativo de investigación por narcotráfico.

Por otra parte, otro hecho ocurrió en el Conurbano en la víspera del ataque al policía de la PFA y su padre.

Otra balacera ocurrida en el mes de enero entre un policía federal y un motochorro.
Otra balacera ocurrida en el mes de enero entre un policía federal y un motochorro.

¿Venganza en Ituzaingó?

En Ituzaingó, un repartidor de 22 años resultó herido de un balazo en la cabeza. Los investigadores intentaban determinar si se trató de una venganza tras un escrache que realizó junto a otros compañeros a una casa, donde vivían unos jóvenes a los que acusaba de haberle robado su moto días atrás.

El incidente ocurrió en la tarde del lunes en la calle Madeyro entre Alvear y Laprida, en el oeste del conurbano bonaerense. Allí estaba Facundo David Hambra (22), que entregando un pedido como parte de su empleo en una empresa de delivery. No tuvo tiempo de escapar: fue sorprendido por dos hombres que, sin mediar palabra, lo atacaron a balazos.

A raíz del ataque, el joven repartidor recibió un disparo en la cabeza por lo que fue trasladado de urgencia al Hospital Haedo, donde fue intervenido y permanece internado en grave estado con pronóstico reservado.

La pista principal apunta a una supuesta venganza por un escrache organizado por Hambra días atrás frente a la casa de unos jóvenes a los que acusaba de haberle robado su moto hace cuatro días. Junto a varios compañeros, la víctima se concentró el viernes de la semana pasada frente a una vivienda de la zona de Castelar Sur, al oeste del conurbano bonaerense, donde el rastreo satelital indicaba que se encontraba el rodado.

Según indicó la agencia Télam, los autores de los disparos ya fueron identificadas e intentan vincular el ataque de ayer con el robo que sufrió el repartidor días atrás.

La causa quedó a cargo del fiscal Patricio Ventricelli, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de Ituzaingó, quien caratuló al hecho como “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

El ataque generó conmoción entre los colegas de Hambra. Varios repartidores que trabajan con aplicaciones realizaron una protesta ayer por la noche en la zona céntrica de Castelar, y tenían previsto repertirla durante el mediodía del martes con un corte en la Autopista del Oeste, a la altura del puente de Santa Rosa.

Seguí leyendo: