Salvaje robo comando en Moreno: 11 ladrones vestidos de policías golpearon a una familia y sólo se llevaron 50 mil pesos

El hecho ocurrió en una casa de Villa Trujui. Las cámaras registraron el incidente y por el momento todos los atacantes están prófugos: se cree que esperaban un botín mucho mayor. ¿Qué falló en el plan criminal?

Robo y golpe comando en Moreno con 11 delincuentes

Un hecho delictivo sumamente violento y algo curioso se produjo a plena luz del día en Villa Trujui, en la zona de Moreno el miércoles por la tarde. Un grupo comando de 11 delincuentes, algunos de ellos disfrazados de policías y con armas cortas y largas, ejecutaron un golpe comando en una casa particular: atacaron a una mujer en el ingreso a su casa y sólo se llevaron un motín de 50 mil pesos, una alhaja y dos teléfonos celulares.

El hecho ocurrió poco después de las cuatro de la tarde del miércoles en la calle Manuela Maza al 2800 y toda la secuencia quedó registrada por una de las cámaras de seguridad de la casa de la víctima.

El episodio comenzó cuando una mujer de 34 años, de iniciales M.E.O., llegaba a su domicilio a bordo de un remís rojo. Justo cuando se disponía a pagar el viaje, un electricista que estaba en la zona salía de su propia casa hacia un auto estacionado para continuar luego dentro con una tarea de refacción de una heladera.

Al momento en que la reja de metal había quedado abierta, mientras el electricista buscaba algo en su auto, aparecieron dos vehículos, una camioneta Fiat Toro y un auto Renault Sandero gris.

De manera inmediata, desde ambos vehículos comenzaron a salir hombres encapuchados y fuertemente armados. Algunos de ellos portaban pistolas, otros escopetas, y uno hasta portaba un ariete rompepuertas con el fin de derribar la puerta de entrada.

Al menos ocho de los delincuentes se metieron dentro de la casa de M.E.O., donde también estaban sus tres hijas, de 12, 10 y 8 años y el electricista.

Una vez en el interior, uno de los ladrones golpeó con la culata de su arma en la cabeza al electricista y lo llevó a un cuarto de la planta superior para maniatarlo. El mismo procedimiento se llevó a cabo con la dueña de casa y la empleada doméstica.

Desde un inicio, quien llevaba la voz de mando del grupo delictivo comenzó a pedirle a la dueña que le entregara una suma millonaria de dinero. Infobae pudo conocer que el hombre le repitió una y otra vez a la dueña: “Sé que tenés millones de pesos acá. Dame los millones”.

Ante la negativa de M.E.O., la situación se puso aún más violenta: uno de los ladrones tomó de un brazo a la hija menor de la familia, Camila, de 8 años y le apuntó con una pistola en la cabeza. “¿Ves esto? Si no me das toda la plata me la llevo y no la ves más”, amenazó uno de los delincuentes a la dueña del hogar.

Ella le respondió que no tenían grandes cantidades y apenas pudo darle 50 mil pesos, que según la mujer correspondían a los ahorros de la familia.

En simultáneo, mientras uno de los delincuentes, disfrazado de policía, permanecía de campana en la puerta de la casa, como si se tratara de un operativo de una fuerza de seguridad, otros dos compañeros se metieron en la casa de una vecina, M.E.S, de 63 años. No pudieron robarle nada, tampoco la golpearon.

Al cabo de unos minutos, los delincuentes se subieron a sus dos vehículos y se fugaron.

La calle donde ocurrió el golpe comando
La calle donde ocurrió el golpe comando

La causa quedó en manos del fiscal de la UFI Nº 4 de Moreno, Federico Soñora, quien todavía no cumplió ni 24 horas de investigación y ya desplegó un importante operativo en todo Moreno para tratar de dar con los delincuentes.

Asimismo, aún se desconocen los motivos del robo, aunque la dueña de casa tiene la sospecha de que el intento está vinculado a la actividad comercial de su familia: el suegro de la víctima del robo es el dueño de una pollería de la zona.

Precisamente, hace dos meses, el marido de la mujer también sufrió un robo cuando se trasladaba en un camión para pagar por una gran cantidad de pollos. Además, la víctima declaró ante la Policía que durante semanas vio camionetas desconocidas detenerse frente a la puerta de su casa y consideró que su hogar había sido “marcado” con anterioridad.

Se espera que el fiscal Soñora pueda tomarles declaración a las víctimas.

Con información de Joaquín Cavanna

Seguí leyendo: