Muerte y misterio: una estudiante brasileña cayó por el hueco de un ascensor en un edificio porteño

Ana Karolina Fernández tenía 22 años. Al momento de morir estaba con su novio y un amigo

Ana Karolina Fernández: era brasileña, estudiaba Medicina en la UBA y tenía 22 años
Ana Karolina Fernández: era brasileña, estudiaba Medicina en la UBA y tenía 22 años

La Justicia investiga las circunstancias en las que una estudiante brasileña de 22 años murió tras caer en el hueco del ascensor desde el piso 13 de un edificio del barrio porteño de Retiro, donde estaba con su novio y un amigo. Si bien trascendió hoy, el hecho ocurrió el viernes pasado en un edificio de la Avenida del Libertador 654, entre Cerrito y Libertad.

La víctima fue identificada como Ana Karolina Fernández (22), que estudiaba la carrera de Medicina en la Universidad de Buenos Aires (UBA). La causa está en manos del juez de instrucción Manuel de Campos, quien por el momento caratuló el expediente como “muerte por causas dudosas”. Según el sumario, que en las últimas horas llegó al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 41 que subroga De Campos, todo se inició a partir de un llamado al 911 el viernes por la mañana que reportaba la posible caída de una mujer por el hueco del ascensor del edificio, desde el piso 13.

Agentes de la comisaría vecinal 1A de la Policía de la Ciudad concurrieron al lugar y se entrevistaron con dos jóvenes, uno que vivía en el edificio y el otro, el novio de Fernández, un tenista de 26 años que salía con ella desde hacía dos años. Ambos le dijeron a la policía que esa madrugada habían estado tomando bebidas alcohólicas hasta que en un momento Fernández se quedó dormida en un sillón del living y ellos dos decidieron ir a otro sector del departamento.

Siempre según la versión del novio y del amigo, más tarde ambos volvieron donde estaba la mujer y no la encontraron, por lo que al revisar el departamento notaron que en el palier que conduce al ascensor, la puerta metálica del mismo estaba abierta. Al acercarse, notaron que el ascensor no estaba y presumieron que Fernández había caído por el hueco.

Personal de bomberos de la Policía de la Ciudad encontró el cuerpo de la joven universitaria en el tercer subsuelo del foso del ascensor. La víctima quedó tendida boca arriba, vestida con un jean azul y una remera negra y en medias, sin calzado colocado. El juez también intentará determinar si en el departamento hubo algún tipo de ingesta de estupefacientes, ya que se secuestró una bolsa plástica con un polvo de color rosado.

Si bien se esperan los resultados de las pericias químicas para ver de qué sustancia se trata, fuentes policiales indicaron que podría ser ketamina en polvo o una nueva droga sintética alucinógena llamada Tucibi” (por la traducción de 2C-B, su nombre en inglés) o también conocida como “Venus” o “cocaína rosa” (su único parecido es la presentación en polvo), que combina los efectos alucinógenos del LSD con los enérgicos y eufóricos del MDMA.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que la autopsia determinó como causa de muerte los múltiples traumatismos que padeció la víctima en su caída de 16 niveles, desde el piso 13 al tercer subsuelo, pero el juez aguarda los resultados de los estudios toxicológicos y otros complementarios para incorporarlos al expediente en el que también interviene la fiscal Cinthia Oberlander.

Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, la joven salió el jueves 3 por la noche con un grupo de amigas a un bar de Belgrano a celebrar la aprobación de un examen, pero tras mensajearse con su novio, alrededor de las 2 de la madrugada ya del viernes 4, fue en un Uber al departamento del amigo del tenista, en Avenida del Libertador.

“Por el momento no descartamos ninguna hipótesis: desde un accidente por una falla en la puerta del ascensor, hasta un hecho criminal. Tampoco descartamos que esté vinculado con la ingesta de alguna droga. Estamos en plena etapa de investigación”, confió a Télam una fuente judicial.

"Queremos saber si la chica decidió abandonar el departamento en forma voluntaria, si estaba bajo el efecto de alguna sustancia o si quiso huir de alguna situación. Todo está bajo análisis y por eso la carátula es muerte dudosa”, agregó el mismo informante.

Por orden del juez De Campos, la comisaría 1A ya identificó al técnico que revisaba de manera periódica ese ascensor, quien, de confirmarse una falla en la puerta y un hecho accidental, podría terminar con una imputación por “homicidio culposo”.

El magistrado también solicitó que le envíen copia de la grabación del audio de la llamada al 911 realizada por uno de los acompañantes de la víctima y que se les tome declaración testimonial al encargado del edificio y a los vecinos.

Una amiga de Fernández publicó en redes sociales un mensaje en el que reclamó en nombre de la familia que se aclaren las circunstancias de la muerte, pidió que el cuerpo pueda ser repatriado a su país y afirmó que el “silencio” del novio y el amigo “sigue siendo el mayor misterio para todos”.