La tiraron al piso para robarle el celular y le quebraron la pierna: “Gracias a que tenía la mochila puesta me salvé la espalda”

Noemí Gómez fue atacada a plena luz del día en Glew. Sufrió fractura de tibia y peroné. No tiene obra social y deben conseguir una prótesis para operarla porque tiene rotación de hueso

cruth@infobae.com
Robo en Glew

El delincuente hacía de cuenta que buscaba una dirección sobre la calle Clark, entre Fournier y Aranguren, cuando ella venía caminando sobre la misma vereda, en dirección hacia la estación de Glew. Noemí Gómez (30) estaba hablando por teléfono con su hermana cuando pasó por delante y él la atacó salvajemente para robarle el celular.

Tal como se observa en las cámaras de seguridad de la zona, el ladrón la tomó de la cintura, la zamarreó con violencia y al tirarla al piso le quebró la tibia y el peroné. Todo ocurrió en apenas un minuto, el sábado alrededor de las 14:30. El objetivo era claro: arrebatarle el teléfono y huir ya que ni siquiera la despojó de su mochila, donde llevaba dinero y otros objetos de valor.

En la filmación, también se ve una camioneta Chevrolet Spin gris que circula por la calle en el momento de la agresión y que habría actuado en complicidad con el ladrón para ayudarlo en la fuga.

El ataque ocurrió en la calle Clark, entre Fournier y Aranguren, Glew
El ataque ocurrió en la calle Clark, entre Fournier y Aranguren, Glew

Una vez en el piso, la joven quedó inmovilizada. El primero en ayudarla fue un bombero voluntario que vive en la cuadra, y luego tres personas más. “Me quería levantar de la desesperación, el bombero no me dejaba y me pedía que no mirara la pierna”, recordó Noemí en una entrevista telefónica que mantuvo con Infobae.

“Quedé en una postura muy fea, estaba incómoda y no sabía cómo ponerme para que no me doliera la pierna. Encima lloviznaba, hacía frío y el SAME tardó en llegar”, contó. Sin embargo, en medio de la confusión y el trauma, se alegró por haber llevado una mochila en ese momento: “Doy gracias a Dios que la tenía puesta, porque fue lo que me salvó la espalda”.

Noemí gritaba del dolor y fue trasladada en una ambulancia al Hospital Meléndez donde le enyesaron la pierna y le informaron que debido a que tuvo rotación del hueso deberán conseguir una prótesis para poder operarla.

Noemí quedó tendida en la vereda, con fractura de tibia y peroné
Noemí quedó tendida en la vereda, con fractura de tibia y peroné

Como no tiene obra social, está a la espera de que le hagan unas placas y que el médico le diga cuál es el modelo que necesita para la intervención. Será una cirugía compleja y le llevará varios meses de rehabilitación.

“Estoy con mucho dolor, me dieron diclofenac y así y todo el dolor no pasa. Anímicamente estoy mal, nunca estuve en esta situación”, se lamentó la mujer, quien necesita ayuda permanentemente.

Ahora, Noemí se encuentra postrada en su cama. Reposa su pierna derecha entre una pila de almohadones y se lamenta de no poder atender a sus dos hijos, una nena de 13 y un nene de 9 años, sobre todo ahora que arrancaron las vacaciones de invierno. Pero lo que más malestar le genera es que la dejaron sin trabajo ya que Noemí se había puesto a vender zapatos por internet en medio de la cuarentena y recibía los pedidos en su celular. De hecho, el día del asalto iba a encontrarse con una clienta en la estación de tren para hacer una entrega.

Noemí está postrada en su casa de Glew, a la espera de que le consigan una prótesis
Noemí está postrada en su casa de Glew, a la espera de que le consigan una prótesis

“Tenía que encontrarme con ella a las 14:30 y como el colectivo no venía decidí ir caminando porque se me hacía tarde. Ya cuando estaba en la parada había advertido a la camioneta que se ve en la filmación y a un hombre que se bajó y empezó a caminar delante mío. Ya me había marcado, pero como había gente en ese momento no me pudo robar. Entonces dejó que me alejara unas tres cuadras, hasta que me atacó”, detalló Noemí.

Cuenta con el apoyo de su pareja Abel, su mamá y su hermana. Además, desde el municipio enviaron a una persona para que la asista también.

Noemí tiene 30 años y dos hijos, una nena de 13 años y un nene de 9
Noemí tiene 30 años y dos hijos, una nena de 13 años y un nene de 9

Mientras, Noemí deberá esperar hasta el 2 de agosto a que le hagan una nueva placa. Consciente de los tiempos que corren y en medio de una pandemia, la joven sabe que “podrían pasar hasta dos meses hasta que consigan la prótesis” y que su recuperación depende de cómo su cuerpo asimile los clavos que le pondrán. “Podría llevarle hasta un año”, aseguró su marido.

La investigación está en manos de la UFI N° 4 de Lomas de Zamora y por el momento no hay detenidos. A pesar de que en las imágenes se puede identificar al atacante y a la camioneta, que sería robada, aún no pudieron ubicar al agresor ni al vehículo.

Seguí leyendo:

La historia del jubilado antes de la brutal noche del asalto y muerte del ladrón

Sebastián, un nadador de película: se entrena para los JJ.OO. de sordos y ahora le llevaron una pileta a su casa

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos