Juan Carlos Erazo fue asesinado este martes a la madrugada en su vivienda de la calle 43, entre 140 y 141 de la localidad de Berazategui
Juan Carlos Erazo fue asesinado este martes a la madrugada en su vivienda de la calle 43, entre 140 y 141 de la localidad de Berazategui

Un hombre de 48 años fue asesinado este martes a balazos delante de su familia por tres delincuentes que irrumpieron en su casa de la localidad bonaerense de Ranelagh, partido de Berazategui.

El hecho ocurrió cerca de la 1.30 en una vivienda situada en calle 43, entre 140 y 141, en dicha localidad del sur del conurbano, donde residía la víctima, identificada por la justicia como Juan Carlos Erazo.

La víctima, que actualmente vivía de changas, había ido la noche anterior al Bingo de Berazategui junto con su esposa y dejado a sus dos hijos menores al cuidado de su cuñada.

Al regresar, el matrimonio junto a dicha familiar se pusieron a tomar mates cuando oyeron el ruido del motor de un vehículo que se detuvo de repente. Segundos después, la puerta de entrada de la casa fue abierta de una patada e irrumpieron en el lugar tres delincuentes que los amenazaron con armas de fuego y les ordenaron que se tirasen al suelo.

“Yo a vos te conozco”, alcanzó a decir Erazo a uno de los agresores justo antes de que le efectuaran varios disparos sólo dirigidos hacia el changarín.

Tras el ataque, que duró no más de tres minutos, los delincuentes huyeron del lugar sin robar nada, mientras que Erazo fue trasladado al Hospital Evita Pueblo de Berazategui, donde ingresó muerto como consecuencia de los balazos sufridos.

Patrullero de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (Adrián Escandar)
Patrullero de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (Adrián Escandar)

Las fuentes señalaron que en la escena del crimen los peritos de la Policía Científica secuestraron varias vainas calibre .22, al tiempo que no detectaron faltantes de dinero ni ningún otro indicio que apunte al robo como móvil del homicidio.

A través de las imágenes de las cámaras de seguridad ubicadas en la avenida más cercana, los pesquisas observaron el paso, tanto de ida como de vuelta, de una camioneta de gran porte en la que se cree se movilizaban los asesinos.

Por su parte, las dos testigos presenciales del crimen no aportaron mayores datos sobre la identidad de los tiradores.

La principal hipótesis que manejan los investigadores es la de un posible ajuste de cuentas vinculado con la comercialización de drogas, aunque Erazo no registraba ningún antecedente penal.

La causa, caratulada como “homicidio”, quedó a cargo de la fiscal Silvia Borrone, de la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada 4 de Berazategui, quien estuvo presente en el lugar del hecho para encabezar las diligencias de rigor.

Seguí Leyendo: