Agüero, Rivarola y su hijo menor, que la acompañó en Punta Indio.
Agüero, Rivarola y su hijo menor, que la acompañó en Punta Indio.

En el sitio Ko-Fi.com, dedicado a la muestra y venta de arte pop, María Victoria Agüero tenía una forma curiosa de referirse a sus seguidores: los llamaba “mis pequeños sushi rolls”, con el emoji de una pieza de nigiri. En el sitio, donde aceptaba donaciones de tres dólares a la vez para comprar materiales, mostraba sus acuarelas inspiradas en el animé y el manga japonés bajo el seudónimo de “Remon Cookie”.

Agüero, de 33 años, oriunda de González Catán, madre de dos hijos, se había hecho algo conocida en los últimos años en el extenso circuito de las convenciones de fanáticos y fanáticas de la animación asiática con su arte y sus disfraces de cosplay. Así, según ella misma, aceptaba comisiones para pintar personajes, lo que le permitía ganar algo de dinero con dibujos de algunos personajes populares como Charmander de Pokemón.

Abril, luego de su aparición en Punta Indio.
Abril, luego de su aparición en Punta Indio.

Tuvo una gran cantidad de empleos en blanco según su información previsional, 15 empresas la contrataron en los últimos doce años, todas del rubro de comidas rápidas, telemarketing o atención al cliente. En ninguno duró más de cinco meses. El último fue en febrero de este año, un mes en una empresa porteña.

Eventualmente, Agüero se mudó con su novio, Eric Emanuel Rivarola, un jornalero que hacía trabajos en el campo, 12 años menor que ella, a la casa de la familia de Rivarola en Merlo. Cuatro meses atrás dejaron Merlo entre tensiones con la familia de Rivarola para mudarse a Punta Indio. Al menos en su perfil de Facebook, Agüero se mostraba feliz, posaba en la playa de la zona con su hijo menor que la acompañaba. Su hija mayor vivía con el padre. Según la familia de Rivarola, Agüero aseguraba que no podía mantenerlo, a pesar de recibir ayuda estatal a través del ANSES. La casa donde vivían en Punta Indio era motivo de disputa. Los vecinos aseguraban que la habían usurpado. Agüero y Rivarola decían lo contrario, que la habían comprado.

Dos personajes de manga dibujados por Agüero.
Dos personajes de manga dibujados por Agüero.

Ya en Punta Indio, Agüero escribía a los seguidores de sus dibujos: “Una serie de infortunios y situaciones que escapan a mí control se suceden a mi entorno sin que pueda manejarlas debidamente. Eso me estresa, me deja en una situación de incertidumbre y angustia que me hacen mierda por dentro. Estoy procurando retomar todo. A mis comisionistas, pido disculpas si me atrasé, ya les mandé mensaje pidiendo las debidas disculpas y aclarando la situación”.

En todas sus redes sociales, en las que era prolífica en sus posteos, se veían sus creaciones, sus salidas a la playa con Rivarola, con su hijo menor. No había nada de su pequeña vecina de diez años, Abril.

Mañana a la mañana, el fiscal Juan Menucci indagará a Agüero y a su novio por el delito de secuestrar a la niña, la imputación es la de sustracción de menores agravada. El intendente de Punta Indio, Hernán Yzurieta, no dudó en calificar a la artista como una “actriz” y “psicópata”.

El intendente de Punta Indio calificó a Agüero como una
El intendente de Punta Indio calificó a Agüero como una "actriz" y una "psicópata".

Agüero había atacado con dureza a Magdalena, la madre de Abril, en varias entrevistas, con diferentes acusaciones. La casa de Agüero había sido registrada en la búsqueda de la Policía Bonaerense, sin resultados. Ella y Rivarola declararon hasta las 3 de la mañana del martes ante los investigadores, el novio había sido demorado por diversas contradicciones, pero lo dejaron ir.

Hoy por la mañana, poco después de las 6, la artista aseguró que al llegar a su casa encontró a la menor mojada y embarrada en el asiento delantero de un Ford en desuso bajo su tinglado, que le dio de comer, le prestó su ducha para que se bañe y la llevó al centro turístico de Punta Indio donde funcionaba el centro de comando de la búsqueda.

Abril aseguró que había estado en “una casa abandonada” cerca de un arroyo de la zona, no presentaba signos de deshidratación o haber estado expuesta al clima en una revisión del SAME. Poco después, Rivarola y Agüero volvían a declarar. Se quebraron, asegura una alta fuente de la investigación, los dos afirmaron que tuvieron a la menor en su casa.

Otra acuarela de Agüero inspirada en un hada japonesa. Los psicólogos que revisaron a Abril creen que la artista la manipulaba.
Otra acuarela de Agüero inspirada en un hada japonesa. Los psicólogos que revisaron a Abril creen que la artista la manipulaba.

Los psicólogos del Ministerio de Seguridad que evaluaron a la nena llegaron a una conclusión inquietante: afirmaron que Agüero ejercía un fuerte control sobre su pensamiento, algo que ocurría “de larga data”, según información de la causa.

Así, la hipótesis se centra en el conflicto entre Agüero y Magdalena, la madre de Abril. El intendente Yzurieta incluso arriesgó que Agüero y su pareja, que fueron detenidos, intentaron quedarse con la nena. La menor fue trasladada a La Plata en una medida de abrigo, con la anuencia de su propia madre.

SEGUÍ LEYENDO: