Sergio Berni
Sergio Berni

En el cierre de la jornada en la que siete policías fueron detenidos por la muerte de cuatro jóvenes tras una persecución y choque en San Miguel de Monte, Sergio Berni reflexionó sobre el accionar de las fuerzas de seguridad y responsabilizó al Gobierno por lo que ocurrió en la localidad bonaerense.

El ex funcionario kirchnerista consideró que el modo de actuar de los efectivos es una consecuencia del discurso que expresa la ministra de Seguridad de la Nación en relación al uso de la fuerza. "Son secuelas de la 'doctrina Bullrich'. La sociedad tiene que hacer un mea culpa. Tomamos algo, le damos impulso pero no pensamos las consecuencias. La doctrina puede ser buena o no, pero si en el ámbito de aplicación no están dadas las condiciones, el efecto es contraproducente", dijo Berni en diálogo con Luis Novaresio en el ciclo "LNE", que transmite A24.

Luego aclaró: "Una cosa es la mano dura y otra es la mano descontrolada". "Mano descontrolada es cuando se le exige al policía que haga algo y no tiene capacitación para hacerlo, y no la hay, lo vemos permanentemente", explicó.

Y continuó: "No se puede incentivar de esa manera a la Policía, hay que ser profesional cuando se le habla a la sociedad. Si no, pasan estos disparates. No podemos decir cualquier cosa por tener un discurso demagógico, no podemos decirle a la sociedad lo que quiere escuchar".

Los siete policías detenidos
Los siete policías detenidos

El lunes hecho se produjo el lunes por la madrugada, cuando el Fiat 147 en el que viajaban Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13) y Danilo Sansone (13), Aníbal Suárez (22) y Rocío Guagliarello (13) se estrelló contra un camión detenido mientras era perseguido por un patrullero de la Policía Bonaerense.

Todos murieron excepto Guagliarello, quien fue derivada de urgencia al Hospital de Alta Complejidad El Cruce de Florencio Varela, para ser operada por una laceración en el hígado y permanece internada allí en terapia intensiva pediátrica.

Ayer el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, reconoció que "hubo tiros" en la persecución y anunció que fueron desplazados 12 policías.  "Pido a la justicia que detenga a las personas que por su mal proceder son responsables de la muerte de estos cuatro chicos", dijo el funcionario en conferencia de prensa. "No vamos a proteger a nadie que haya hecho semejante cosa, queremos otra provincia para la provincia de Buenos Aires", agregó.

Los agentes detenidos son el capitán Rubén Alberto García, el oficial Leonardo Ecilape, el subinspector José Domínguez, los subayudantes Mariano Ibáñez y Christian Righero, los oficiales Juan Gutiérrez y Manuel Monreal.