Un hombre de 44 años que mató de un disparo en la cabeza a un delincuente que ingresó a robar a su vivienda dentro de un barrio privado fue liberado en las últimas horas. La decisión se tomó ya que el caso quedaría encuadrado en la figura de la "legítima defensa".

El hecho se produjo el sábado a la tarde en "Pinares del Sol", un complejo ubicado en el departamento de Maipú, cuando el dueño de casa estaba durmiendo la siesta.

Al escuchar ruidos extraños en el interior de su casa, el hombre se despertó y fue caminando hasta el living, donde se encontró con tres delincuentes a cara descubierta merodeando entre sus pertenencias.

Acto seguido, el hombre volvió hacia su dormitorio para buscar un arma y enfrentarse a los ladrones. Al encontrarse frente a frente con ellos, uno gritó: "Tirale, tirale". Pero antes que su compañero pudiera desenfundar el arma, el hombre abrió fuego con su revólver calibre 38 y todos se dieron a la fuga.

Después de dar aviso al al 911, personal de la comisaría 44 de Maipú llegó hasta el lugar, donde encontró a unos 15 metros de la entrada al complejo el cuerpo de un joven con una herida de bala que había impactado sobre su maxilar izquierdo.

De inmediato, Personal del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) lo trasladó al Hospital Central de la capital mendocina, donde murió en la madrugada del domingo porque otro de los proyectiles le había quedado en la cabeza.

El delincuente fue identificado como Eugenio Natanael Brisset, de 27 años, ya que tenía el DNI entre sus prendas. Además, se constató que tenía antecedentes por delitos contra la propiedad y pasado carcelario.

Ahora, el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, que tiene a su cargo la causa deberá definir en las próximas horas si se trató de un caso de "legítima defensa" o si hubo exceso por parte del propietario del domicilio. El dueño de casa, mientras tanto, continúa en libertad.

Seguí leyendo: