En un impresionante operativo que duró más de tres horas, efectivos de la Prefectura Naval Argentina, a bordo del guardacostas GC-24 "Mantilla", persiguieron y capturaron un buque de bandera china que estaba pescando ilegalmente dentro de la zona económica exclusiva del Mar Argentino, a 199 millas náuticas (unos 358 kilómetros) del Golfo San Jorge. Toda la secuencia quedó filmada por las cámaras del barco argentino.

La maniobra  comenzó anoche cuando la tripulación del guardacostas, que patrullaba el Mar Argentino, localizó al buque "HUA XIANG 801" a un kilómetro del límite exterior de la zona de exclusión y observó dos irregularidades: no emitía información de localización satelital mediante su equipo de AIS y su posición no coincidía con la flota pesquera argentina monitoreada por la fuerza de seguridad en el área.

Inmediatamente, el "Mantilla" comenzó a navegar hacia el pesquero y constató que tenía sus redes desplegadas y las luces de faena encendidas, por lo que se activó el protocolo previsto para prevenir la pesca ilegal. Primero, efectuó repetidas comunicaciones en español y en inglés y emitió señales sonoras para advertirlos y que desistieran. Sin embargo, no hubo respuesta alguna.

La persecución duró tres horas pero el buque chino logró escapar
La persecución duró tres horas pero el buque chino logró escapar

Después, con la intención de escapar, el buque infractor liberó el ancla y empezó a navegar hacia aguas internacionales mientras apagaba todas las luces y liberaba sus equipos de pesca.

En ese momento, se emprendió una cinematográfica persecución: en la huida, el pesquero chino realizó peligrosas maniobras intentando colisionar contra el guardacostas y atentando contra la vida de la tripulación del Prefectura Naval.

"El Mantilla" realizó maniobras evasivas para evitar el choque y continuó intentando comunicarse por radio con el buque. Ante la falta de respuesta y siguiendo el protocolo de actuación, se dio la orden de efectuar disparos de advertencia hacia la proa del pesquero, con lo que se intentó frenar su marcha, sin afectar sus condiciones de navegabilidad para salvaguardar la vida de la tripulación del pesquero.

A pesar de esto, el buque chino no se detuvo y se hicieron más disparos intimidatorios por encima de su línea de flotación. El "HUA XIANG 801" no acató la orden y continuó navegando saliendo del límite de la Zona Económica Exclusiva argentina, hacia aguas internacionales.

Luego de las tres horas y debido a la posición y trayectoria del pesquero, el guardacostas Mantilla interrumpió el operativo y regresó a su zona de patrullaje.

La Prefectura ya había capturado en febrero a otro buque extranjero, de bandera surcoreana, que llevaba en sus bodegas una millonaria carga de pescado. En el caso de "HUA XIANG 801" se solicitará a la Justicia su captura internacional, como ocurrió en febrero de 2018 con el potero chino Jing Yuan 626, que también había sido detectado por el Guardacostas Mantilla pescando ilegalmente.

En ese caso se obligó a la empresa armadora a pagar a la Argentina el valor de los gastos generados en el operativo de persecución que había llevado a cabo la Prefectura Naval Argentina y la multa de 7.000.000 millones de pesos impuesta por la Subsecretaría de Pesca, ambas sumas cobradas por el Estado Argentino.