La sepultura de Natacha Jaitt en el cementerio de La Tablada (Gustavo Gavotti)
La sepultura de Natacha Jaitt en el cementerio de La Tablada (Gustavo Gavotti)

"No soy prostituta. No sé por qué me presentan así. ¿Qué me querés  preguntar?", dice Luana a Infobae detrás de la reja de su casa en Don Torcuato, donde vive con su madre y su hijo de cuatro años. No acepta ser fotografiada, pide que no muestren su rostro. El lugar en el que está es al menos incómodo: es la joven de 19 años que participó en la fiesta en el salón Xanadú de Villa La Ñata en donde Natacha Jaitt perdió la vida el sábado por la madrugada, un hecho que la Justicia investiga con un equipo de tres fiscales de la zona norte, una de cinco testigos.

Llegó allí por Gustavo Bartolín, alias "Voltio", electricista, amigo de Guillermo Rigoni, dueño del lugar. Bartolín declaró en la causa, la presentó como una prostituta con la que se había acostado anteriormente por dinero, aseguró que sus amigos podrían tener sexo con ella para que Luana se hiciera "unos mangos". Ella lo niega, tajantemente.

Luana, que declaró ante el fiscal Sebastián Fitipaldi, habla de lo que vio: consumo de drogas y alcohol, y un pánico repentino.

—¿Cómo empezó esa noche?

—Yo arreglé esto por Instagram con mi amigo, con "Voltio", me dieron la dirección, llamé a un remise y llegué. Me mostraron el lugar, el baño, el patio, el escenario. Después de eso me dieron algo de  tomar, si quería sushi, no comí. Me presenta a Natacha, no la conocía, no sabía que era famosa. Recién me entero de que era famosa cuando se descompuso, me dijeron que íbamos a terminar en quilombos.

—¿Cómo la notaste al comienzo?

—No la vi drogada, nada del otro mundo. Después la escuché decir: "Estoy borracha". La vi un poco ebria. No la vi consumir cocaína. Sí la vi consumir pepa y alcohol. "Voltio" estaba por cortar el cartón y no podía, lo corté yo. Me dijo que le dé a Natacha, que quería tomar. Ella me dice: "¿Y esto por dónde va?", riéndose. Se lo pone bajo la lengua. Yo tomé, pero no me hizo efecto. Después de un rato, el dueño le empezó a mostrar  el lugar a Natacha.

—¿Viste al resto consumir cocaína?

—A "Voltio" lo vi, después se iban adentro. Supongo que iban a tomar. Las líneas estaban adentro. Al amigo de Natacha no lo vi tomar.

—En una de las declaraciones en la causa se dice que subiste con una persona a la habitación. ¿Eso sucedió?

—Sí. Se va el dueño con Natacha y al rato vuelve, normal. Le preguntan qué onda y dice que se quedó dormida, que está descompuesta, algo así llegué a escuchar. Después me voy al baño y me persigue Fonolla, me dice "vamos para arriba un cacho", tenía una copa de champagne.

La entrada del salón Xanadú, clausurado por la Bonaerense.
La entrada del salón Xanadú, clausurado por la Bonaerense.

—En la declaración dice que le pediste subir un rato.

—Eso es  mentira, en ningún momento pasó. Ni bien abro la puerta del baño sale él. Así que vamos. Estuvimos diez minutos y viene "Voltio" a los gritos. "Luana, Luana…", dice. Yo no estaba teniendo sexo con Fonolla. Bajamos a las apuradas y dice: "Se descompuso. Ya llamaron a la ambulancia, te quiero sacar de acá porque no tenés nada que ver". Ahí me subí a la moto con "Voltio" y después se va Fonolla en su camioneta. Me deja "Voltio" en su cabaña y al rato vuelve a buscar mi campera y mis llaves. No sabíamos que estaba muerta. Vuelvo a mi casa a las 7 de la mañana, le mando a "Voltio" cómo estaba, qué sabía, que me cuente. Entro a Facebook y me entero que aparece muerta. Empecé a llamarlo y me dijo que estaba en la comisaría, me dijo que venga a declarar, que vaya y diga toda la verdad. Me allanaron la casa, por suerte me hablaron bien, les dije que no había nada. Hicieron todo lo que tenían que hacer y se fueron.

El productor de espectáculos Raúl Velaztiqui Duarte fue uno de los testigos que recibió a la Policía Bonaerense.
El productor de espectáculos Raúl Velaztiqui Duarte fue uno de los testigos que recibió a la Policía Bonaerense.

—¿Por qué creés que "Voltio" te presentó como prostituta?

—Se  lo pregunté a él. No me dio ninguna explicación. No me dedico a eso. Tengo un nene. Estoy acá con mi mamá y mis dos hermanas. Es más, no salía hace mil años. Salgo y me como este garrón.

—¿Y qué escuchaste en las conversaciones de Natacha?

—Hablaban de trabajo, boliches, de boliches de otros lugares del mundo con tarjetas de carga para consumiciones. Nunca escuché nada raro. La vi re bien. Estaba un poco ebria, pero nada para que pasara lo que pasó. No recuerdo qué dijeron cuando ella y el dueño se fueron a la habitación. Se van para adentro y no los vi más. Si hubiese sabido que era famosa le prestaba atención. Ni siquiera era una fiesta, era una reunión. No había ni música.

Hoy, Luana intentó contactarse con Ulises Jaitt, hermano de Natacha: quiere ofrecerle sus condolencias.

SEGUÍ LEYENDO: