"Raúl, ¿dónde estás?", dice Natacha Jaitt, mientras el productor de espectáculos Raúl Velaztiqui Duarte se ajusta los pantalones.  Lissa Vera, miembro del grupo pop Bandana, mira desde un costado. "Amiga, estamos perdidaaaaas", dice Jaitt, mirando fijo a la cámara de su teléfono. El video fue posteado desde algún punto de Nordelta hace dos días en la cuenta de Instagram de Velaztiqui, a cargo de su propia firma, Veluarte Producciones. "#MomentoRaula" es el hashtag, un chiste interno.

24 horas después de ese pequeño clip, Velaztiqui, de 47 años de edad, con domicilio en Constitución, oriundo de Paraguay, se encargaba de recibir en calidad de testigo a personal de la Policía Bonaerense en el salón de fiestas Xanadú de Villa La Ñata sobre la calle Isla verde para indicar dónde estaba el cadáver de Jaitt, ya muerta con un rastro de cocaína en su nariz, el cuerpo desnudo sobre una cama sin sábanas, rodeada de toallas.

Guillermo Rigoni, empresario, dueño según su propia familia del Xanadú, también estaba presente en la escena, otro testigo para la causa que investiga el fiscal Sebastián Fitipaldi.

"¿No era que tenían una reunión de negocios?", se pregunta una voz que es parte clave en este grupo de amigos, con cierto desentendimiento.

Alejandro Cipolla, abogado de Jaitt, asegura que "las reuniones en Xanadú eran temas laborales por unas presencias, concursos de baile, iban a firmar el contrato".

Ulises Jaitt, todavía en Brasil, habla con Infobae desde Brasil mientras comienza la autopsia al cuerpo en la morgue judicial de San Fernando. El hermano de la actriz asegura que Natacha conoció a "esta gente" "por Lissa", amiga desde hace un tiempo de Jaitt, un vínculo que la cantante de Bandana nunca ocultó. Lissa había trabajado con Raúl, según fuentes cercanas a su entorno, como jurado en competencias de baile que el productor organizaba.

El 14 de febrero por la noche, los tres visitaron el restaurant La Tía Ñata Grill, a unos escasos tres kilómetros del Xanadú. "¡Nos llevamos las botellas de vino!", dice Jaitt en un nuevo video. La cena era también un chiste interno entre Lissa y Velaztiqui, una suerte de anti-celebración del día de San Valentín. "Festejando el amor propio", dice Lissa en un video.

Preguntar por el vínculo entre Jaitt y el productor no es fácil. Un íntimo negaba su existencia a comienzos de la mañana, para no decir nada de cara a los videos de Instagram, posteados también en la cuenta de Jaitt.

Jaitt y Lissa Vera de Bandana.
Jaitt y Lissa Vera de Bandana.

El fiscal Sebastián Fitipaldi se hizo presente en la autopsia en la morgue judicial. A pesar de los restos encontrados en la nariz de la actriz según información policial, el abogado Cipolla aseguró frente a la morgue: "Sigo creyendo que ella había dejado de tomar cocaína, o quizás se le fue de las manos. Es raro que su cuerpo haya aparecido desnudo". El abogado presentará peritos informáticos para analizar el celular de la actriz, incautado en el Xanadú.

El miedo a la filtración de imágenes tras la desafectación del policía bonaerense que filtró la foto del cadáver de la modelo en el Xanadú es evidente del otro lado de la puerta de la morgue. Luego de que tres familiares de Jaitt reconocieran el cuerpo a las 13:30, se le pidió a los médicos que guarden los celulares.

SEGUÍ LEYENDO