Iván Cáceres, 23 años, sospechoso detenido por el ataque.
Iván Cáceres, 23 años, sospechoso detenido por el ataque.

Ayer a las 5 AM, Morena Valentina P., una nena de apenas 7 años de edad vecina de Florencio Varela, fue apuñalada por un hombre en su casa de la calle 1336. Recibió varias heridas en el pecho, al menos tres, y al menos ocho cortes en ambos brazos.

El hombre, de poco menos de 25 años de acuerdo a descripciones, había entrado a robar a la casa, el salvaje ataque fue simplemente para ocultar el intento de asalto, una tentativa de homicidio criminis causa.

Así, Morena fue trasladada luego de que sus padres alertaran el hecho al 911 al hospital Mi Pueblo en Varela, donde recibió un pronóstico reservado. El caso quedó en manos de la Comisaría N°5 de Florencio Varela y la UFI N°4 de la jurisdicción a cargo de la doctora Nuria Gutiérrez.

Llegarían a un sospechoso poco después, un vecino mismo de Morena: Iván Cáceres, de 23 años, albañil, ex empleado de una constructora que vive a dos cuadras de la casa en 1336, según apuntaron fuentes policiales a Infobae.

Fue precisamente en su casa donde fue aprehendido por la Policía Bonaerense. Su propia madre lo habría entregado. La explicación que tienen los investigadores para el intento de asesinato es sencilla: Morena podría reconocerlo en una rueda de identificación.

Mientras tanto, los vecinos de Morena se congregaban horas después del ataque para marchar en la zona mientras la niña era operada con un músculo de un brazo comprometido y sangre que se le extrajo de un pulmón. Habría sufrido un paro cardíaco en el proceso, con tres transfusiones de sangre. Su familia difundía pequeñas historias en Instagram para pedir justicia, informar sobre su estado de salud. "Le tapó la boca mientras la apuñalaba", revelaron.

Mensaje de Instagram de la familia de Morena.
Mensaje de Instagram de la familia de Morena.

A comienzos de la mañana de hoy, los investigadores del caso recibieron novedades sobre la salud de Morena. Ya estable, será trasladada por sus padres a una nueva clínica. Está consciente, aunque todavía no puede ingerir alimentos sólidos: un drenaje pleural mantiene la sangre fuera de su pulmón.

Otro mensaje de Instagram de la familia.
Otro mensaje de Instagram de la familia.
 

SEGUÍ LEYENDO