La actriz Andrea Del Boca está acusada de suscribir un contrato entre la empresa "a+A Group SRL"­ y la Universidad de San Martín y de cobrar por ese contrato $25.652.160, provenientes del presupuesto del Ministerio de Planificación, para la producción de la telenovela "Mamá Corazón". "Desarrolló un rol fundamental e indispensable en su carácter de representante de la productora a la cual se destinaron parte de los fondos públicos", dice el fallo.

Ese contrato se hizo por adjudicación directa, "infringiendo la normativa vigente en materia de contrataciones públicas e incumpliendo la cláusula 4A del Convenio ACUDGDyME N° 1226/15 celebrado entre UNSAM y el Ex MINPLAN con fecha 17/7/15".

Según una auditoría de la SIGEN, en dicho contrato "se incluyeron cláusulas arbitrarias o leoninas que determinaron la reserva de derechos de propiedad intelectual inherentes al autor, otorgando a la casa productora la exclusividad de comercialización internacional por un período de sesenta meses, prorrogables por otro plazo idéntico, dejando expresamente señalado que la UNSAM y el BACUA no participarían de aquélla ni podrían reclamar la participación económica o jurídica de lo producido de la venta internacional".

Para la Justicia, a diferencia de las explicaciones que dio Del Boca, la empresa "a+A Group SRL" había elaborado el proyecto de la novela y luego se estructuró el circuito administrativo para "legitimar"­ su financiamiento con fondos públicos.

Andrea del Boca (NA)
Andrea del Boca (NA)

Para eso, la cartera que conducía Julio De Vido celebró el Convenio N° 1226/15 con la UNSAM, utilizando el mecanismo de "contratación directa".
"Luego -explica el fallo- la institución educativa "seleccionó" – no se sabe entre cuántos proyectos­ la obra "Mamá Corazón", presentada –no se sabe cuándo­ por la productora de Andrea del Boca ante la UNSAM, cuyas características coincidían con las requeridas por el Consejo Asesor y, una vez que éste –a través del Licenciado Luis Alberto Vitullo­ prestó su conformidad, el Rector de la Universidad suscribió un contrato de locación de obra con la empresa "a+A Group SRL".

Aunque reconoce la "trayectoria" y "la calidad artística" de Andrea del Boca como actriz y/o productora, el juez Ramos destacó que no había motivos para una contratación directa.  

En su indagatoria, la actriz argumentó que el proyecto "Mamá Corazón" se encontraba en un grado de avance compatible con el dinero recibido, y que los pagos realizados habían sido imputados a las facturas correspondientes. Para la Justicia, ese argumento confirma parte de la acusación. "El propósito de la maniobra consistía en que la obra fuera terminada para que pudiera ser comercializada en el extranjero y, de esa forma, la empresa obtuviera un mayor rédito económico", dice el fallo. 

Aunque no era funcionaria y, por lo tanto, no participó de las actuaciones administrativas, Del Boca fue procesada porque "desarrolló un rol fundamental e indispensable en su carácter de representante de la productora".