Mañana será una jornada clave para la investigación judicial que intenta determinar las circunstancias poco claras en que murió el mapuche Rafael Nahuel en Villa Mascardi. El prefecto Francisco Javier Pintos, imputado por su muerte,  será indagado por el juez federal de Bariloche y deberá responder las preguntas tanto de la fiscal Sylvia Little, como de los abogados de la familia Nahuel y los defensores de Fausto Jones Huala y Lautaro González.

Es muy probable que Pintos no quede detenido tras su declaración, que fuentes judiciales estiman será extensa.

El prefecto llegará al mediodía a los tribunales en un clima de tensión.  El magistrado Villanueva rechazó ayer un pedido de la querella para que Pintos sea detenido y se lo impute formalmente por homicidio, según confirmaron a Infobae fuentes de la investigación. Sin embargo, el juez le impuso una prohibición para salir del país.

Los seis miembros del grupo Albatros de la Prefectura Naval que presuntamente se enfrentaron con miembros de la Lof Laften Winkul Mapu han declarado en un informe reservado que el 25 de noviembre pasado hubo una agresión armada, iniciada por un grupo de mapuches que se disponía a reocupar el predio desalojado. El juez deberá evaluar la veracidad de esos dichos con material probatorio.

Siguiendo con la publicación de cada uno de los testimonios de los prefectos que actuaron en Villa Mascardi, reunidos en una actuación reservada, a continuación se da a conocer el relato de los hechos del cabo segundo Carlos Valentín Sosa.

(Euge Neme)
(Euge Neme)

Cabo segundo Carlos Valentín Sosa

– ¿Cuál fue el motivo del operativo?

-La custodia del lugar tras el desalojo de Villa Macardi.

– Equipamiento que fueron provistos:

-Uniforme color arena desértico, pistola reglamentaria.

– ¿Se requirió apoyo de la PNA o de otras Fuerzas Federales o Provinciales?

-Se requirió apoyo del mismo personal de la Agrupación Albatros que se encontraba al pie de la montaña.

– Desarrolle en forma detallada su presencia en el Operativo.

-El día sábado 25 de noviembre por orden del oficial principal Berra se destacó una patrulla de reconocimiento integrada por cuatro personas: los cabos primero Cavia y Lezcano, el marinero García y yo. Salimos de nuestra base ubicada el pie de la montaña sobre la ruta Nacional 40 aproximadamente a las 14 horas hacia la cima de la misma, con el fin de obtener información del terrero.  A medida que subíamos la montaña fuimos encontrando barricadas y montículos de piedras que estaban sobre el sendero dificultando el ascenso de la misma. En un momento llegamos hasta lo que parecía una antena o la base de un tendido eléctrico. Continuamos con el avance y  unos metros más adelante observamos unas barricadas muy pronunciadas en el camino.

-Nos acercamos muy cautelosamente hasta un punto donde el cabo primero Cavia y yo (cabo segundo Sosa) nos arrastramos hasta llegar al lado de estas construcciones.  Sacamos fotos e hicimos grabaciones con nuestros celulares personales para poder recaudar la mayor información posible.

-En momento determinado observamos una especia de construcción (tipo casa) hecha con objetos del lugar.  Junto a esa construcción observamos dos personas: una estaba fumando y la otra con su rostro cubierto. Nos retiramos del lugar con la mayor cautela posible para no ser detectados por estas personas.  Cuando nos alejamos de ese lugar y en una zona segura para la patrulla se avisa a través de la radio al oficial principal Berra sobre lo que habíamos visto.  Berra nos pregunta si estas personas nos habían visto o si se dieron cuenta de nuestra presencia en el lugar. Le respondimos que no.  Entonces nos vuelve a recalcar que no entremos en contacto con estas personas.

-Tras informar de lo que estaba pasando la patrulla que estaba conformada por cuatro personas nos dividimos en dos:  Cavia y yo por un lado y Lezcano y García por otro. Lezcano y García fueron hasta la antena a esperar a la gente que venía en apoyo.  Cavia y yo quedamos escondidos en la maleza para informar cualquier movimiento de estas personas.

-Transcurrido un tiempo escuchamos que una persona empezó a hablar en una lengua que desconocíamos y al terminar esas palabras se escucharon seguido a eso gritos de muchas personas más que venían bajando por el sendero. Decidimos con Cavia apagar la radio para no ser descubiertos por estas personas.

-En un momento vimos a estas personas bajando por el sendero. Eran más de 15 personas y cuando observamos esto y fuimos sobrepasados por ellos, escuchamos que gritaron "¡Alto, Prefectura!". Ahí vimos al cabo segundo Obregón y al cabo primero Pintos que inmediatamente fueron atacados por estas personas. Cuando sucede esto Pintos trata de hacer cesar su actitud utilizando la marcadora y estas personas comienzan a correr hasta sus barricadas. En ese momento pudimos agruparnos junto a Pintos y Obregón.

-Al agruparnos comenzaron a dispararnos. Inmediatamente nos cubrimos entre los árboles.  Cuando vimos que eran varios los atacantes con armas de fuego, Cavia pide apoyo y autorización para utilizar nuestras armas provistas, explicando que estábamos siendo atacados con armas de fuego.

-Al no recibir respuestas por la radio comenzamos a hacer disparos hacia una zona segura. Hasta que Pintos tira una granada de aturdimiento.  En ese momento pudimos salir de ese lugar y replegamos hasta el pie de la montaña.

-Luego de trascurrido un tiempo de llegar al pie de la montaña llegaron estas personas gritando,  insultando y diciendo que tenían un herido.  Cuando lo bajan en una camilla hecha por ellos, lo atiende un doctor que se encontraba en el lugar.  Tras atenderlo dice que esta persona estaba fallecida.

-Yo vi unas 28 personas y armas de fuego corta.