Hubo al menos 40 disparos (Maximiliano Luna)
Hubo al menos 40 disparos (Maximiliano Luna)

"Fue una guerra". "La balacera fue tremenda". "Sonaban tiros por todos lados". "Era un caos, los policías de civil tiraban tranquilamente". El tiroteo en la zona de Tribunales dejó sangre, peligro, heridos, prófugos y sobre todo, como era un horario de almuerzo laboral, también testigos. Un hombre y una mujer consultados por Infobae observaron la secuencia en los dos puntos donde ocurrió: el escape de los ladrones de la joyería "Yoni" en Libertad y Corrientes y la secuencia de los disparos en Corrientes y Paraná.

Ernesto iba caminando por la Corrientes y cuando llegó a la esquina con Libertad escuchó los balazos. "Era un sonido singular, una seguidilla, al punto que pensé que era una obra en construcción que tiraba material a los tachos", comentó el hombre que prefirió no revelar su identidad.

El testigo comentó que de repente empezó a cruzarse con "mucha gente alterada en esa esquina y cuando estoy por dar la vuelta, una camioneta pasa a toda máquina con unos tipos sacando brazo afuera y tirando para atrás". Si bien Ernesto no pudo definir qué tipo de camioneta era y detalles sobre sus ocupantes, por la situación infiere que se trataba de los ladrones. El hombre se quedó refugiado contra una pared y vio pasar gente corriendo y personas que disparaban contra la camioneta que había pasado, mientras mucha gente que pasaba por ahí buscaba dónde esconderse. "Era un caos, obviamente eran policías de civil, porque estaban tranquilamente tirando", explicó y detalló: "La gente cruzaba Corrientes con el semáforo en verde, pasaban autos a todo lo que da, bocinazos, y yo me replegué contra una pared".

Hubo tres heridos y un detenido (Maximiliano Luna)
Hubo tres heridos y un detenido (Maximiliano Luna)

Martina, estudiante de artes escénicas, acababa de salir de un estudio de abogacía en Tribunales y caminaba hacia el consultorio de su terapeuta cuando, por Paraná, casi llegando a Corrientes, se encontró con el tiroteo entre policías y ladrones. "Fueron un montón de tiros, había ambulancias que se subieron al cordón, era todo una locura, gente que gritaba 'están matando al chorro', y vi cómo tenían herido a uno de los ladrones y después me refugié en una heladería", detalló la mujer.

Martina vio cómo la Ford EcoSport en la que iban los ladrones chocó y fue testigo del momento en que los asaltantes cambiaron de vehículo y se pasaron a una Peugeot Partner y unos metros más allá, cómo la Policía reducía y hería a uno de ellos. "La Policía estaba tirando tiros a mansalva, parecía una guerra. Llegué cuando los tipos se estaban escapando de la EcoSport negra a la otra. Vi cómo caía el ladrón, vi cómo empezaron. No llegué a ver si los ladrones estaban armados disparando. Sé que no hubo protección alrededor a los que pasaban. Estábamos entregados a recibir un balazo. La gente corría despavorida. Había mucha confusión y caos en el tráfico con la gente", detalló.

A la joven le sorprendió que nadie hubiera resguardado la seguridad de los que pasaban por ahí. Ella, como pudo, se refugió en una heladería. "No vi mucha responsabilidad con el entorno, nadie nos corrió, nadie explicaba y la balacera fue tremenda. Agentes de prevención cortaban el tránsito, pero no había gente cercando la zona, nadie cortó, nadie alertó", relató. "Fue muy angustiante, llegué a terapia, había una tele y pedían a la gente que no saliera de sus casas. Ahí pensé que lo que le pasó a la jueza me podría haber pasado a mí, o a un nene y me dio mucha angustia".

LEA MÁS: