El poder, en cierta forma, nunca se pierde. Alionzo "Ruti" Mariños es uno de los narcotraficantes más crueles de la historia porteña. El célebre "Marcos" Estrada González había sido su socio: juntos establecieron el dominio de los "transas" peruanos en la Villa 1-11-14 a comienzos de la década pasada. Ambos, con el tiempo, rompieron lazos. Mariños y su facción tuvieron que dejar el Bajo Flores para instalarse en la incipiente Villa 31 bis en Retiro, pero el divorcio no fue fácil.

En 2005, "Ruti" intentó vengarse de su ex socio, infiltrando las líneas de defensa de Estrada González en su momento de mayor debilidad: la procesión del Señor de los Milagros, una fiesta religiosa central de la comunidad peruana en el Bajo Flores. La facción de Mariños disparó para matar a cinco personas, incluido un bebé. "Ruti" sería condenado a 18 años de cárcel como ideólogo de esta masacre, tres años después.

Droga y anotaciones en casa de “La Chona” (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)
Droga y anotaciones en casa de “La Chona” (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)

Eventualmente, Mariños volvió a Perú, al menos en teoría, beneficiado por la ley de extrañamiento aplicada por el juez Axel López en 2015, cortando su condena a la mitad tal como indica la ley, con la prohibición de entrar al país. Sin embargo, sospechaba la Justicia federal en base a testimonios reservados, "Ruti" habría vuelto desde Perú, una y otra vez. Sus presuntos negocios en la 31 bis, concentrados en el Barrio Chino, una zona principalmente ocupada por peruanos, siguieron.

La historia a lo largo de los años fue de cadáveres y balas, de supuestos traidores muertos como Willington Gallegos Guzmán, de 28 años, asesinado a tiros el 16 de octubre de 2015 en el Playón Este, supuestamente por vender droga a espaldas del capo, de un arsenal descubierto por la Policía Federal en un container de la zona de Cristo Obrero en enero del año pasado. La PFA sorprendió a dos soldados que custodiaban seis armas y 400 balas de alto calibre mientras armaban paquetitos de pasta base y cocaína.

La banda de "Ruti", investigada durante años por el juez federal Sergio Torres y la secretaria Verónica Bresciani, perdió capacidad de fuego y jugadores de cara a los procedimientos y redadas. Cynthia Huamani, su principal lugarteniente, cayó en San Martín en noviembre de 2015 con un kilo de pasta base y dos ametralladoras. Dante Josué, presunto hijo de "Ruti", sospechado de ser un jugador de nivel medio en la organización, fue arrestado y procesado por participar en el asesinato de un menor.

Miriam Cabana, “La Chona”, de rosa, al ser detenida en su casa con dos cómplices (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)
Miriam Cabana, “La Chona”, de rosa, al ser detenida en su casa con dos cómplices (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)

"Ruti" mismo cayó preso en Lima en septiembre del año pasado, de cara a un pedido de captura internacional del juez Torres: sigue encarcelado en su país hasta hoy. Quedaba una jugadora más en la lista de de sospechosos del Barrio Chino de la 31 bis: Miriam Cabana Fernández, "La Chona", de 42 años, ex pareja del capo.

El lunes pasado, la Dirección de Narcocriminalidad de la Policía de la Ciudad la detuvo junto a tres cómplices, incluido su hermano Marcos, luego de tres meses de seguimientos y filmaciones ordenados por el fiscal Federico Delgado y el juez Rodolfo Canicoba Corral. La acusan de regentear cinco kioscos de droga en el asentamiento de Retiro, en el histórico territorio de su ex.

Cabana Fernández, en foto policial (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)
Cabana Fernández, en foto policial (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)

La causa en su contra comenzó en la fiscalía de Delgado en marzo pasado. Una denuncia anónima recibida por el 911 habló de un kiosco narco en la manzana 7 del asentamiento, detrás de un portón negro. El kiosco fue apenas el primer paso. La investigación de la Policía de la Ciudad llevó a otros cuatro puntos donde se vendía droga. "La Chona" fue arrestada en su casa de dos plantas en la manzana 35, al fondo de un angosto pasillo. No se sorprendió demasiado al ser esposada, mientras aseguraba haber olvidado su número de documento. Tenía 97 bolsitas con cocaína y pasta base dentro de un lavarropas, junto a casi 25 mil pesos y tres mil dólares.

La mecánica narco de Cabana Fernández, aseguraron fuentes de la investigación a Infobae, era sencilla. Un auto se encargaría de traer la droga al domicilio de la ex de Mariños; una travesti peruana y otra mujer de pelo rojizo actuaban como sus intermediarias, sus distribuidoras y recaudadoras de los kioscos. Las transas ocurrían a plena luz del día. Marcos, hermano de Cabana Fernández, fue filmado el 23 de mayo pasado por la Policía de la Ciudad en la puerta de un búnker de la manzana 7, sentado en un escalón a la vista de todos. Los consumidores venían uno tras otro; Marcos recibía el dinero y entregaba las bolsas.

Marcos, hermano de Cabana, arrestado como cómplice (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)
Marcos, hermano de Cabana, arrestado como cómplice (Policía de la Ciudad de Buenos Aires)

"La Chona" se negó a declarar ante el juez Canicoba Corral tres días después de su detención, asistida por dos abogados particulares. Pidió quedar en libertad: su excarcelación fue denegada.

Queda una pregunta un tanto evidente: ¿Cabana Fernández operaba como parte de la banda de su ex? ¿O era apenas una cuentapropista? La investigación del fiscal Delgado, por el momento, no encontró ningún vínculo con el capo Mariños. El Registro de Reincidencia no reveló antecedentes penales en su legajo. Lo cierto es que Delgado no fue el único en Comodoro Py encargado de investigarla: el Juzgado Federal Nº 12 a cargo de Sergio Torres estuvo detrás de ella durante meses, con tareas de inteligencia ejecutadas en el Barrio Chino.

“Ruti” Mariños, capo narco (Gentileza TN)
“Ruti” Mariños, capo narco (Gentileza TN)

La buscaban, precisamente, en el marco de la misma causa que investiga a "Ruti" y su banda. La participación de "La Chona" en la trama narco de la 31 bis, por lo menos del lado de Torres, todavía no fue descartada: no hay pruebas para afirmar que se haya desvinculado de Mariños, según voces en la Justicia federal.

"Ruti", tras pasar diez meses detenido en Lima, tiene fecha de regreso para volver a la Argentina: el Juzgado Nº 12 lo espera para el mes próximo si es que no hay contratiempos. Si accede, el capo será indagado finalmente por Torres. El rol de su ex mujer en la banda, mientras tanto, es una pregunta abierta.