Un joven fue asesinado el miércoles pasado por el encargado de un supermercado chino de Morón. Fue degollado luego de una discusión en la que el comerciante lo obligó a desvestirse porque lo acusaba de querer llevarse entre la ropa una cerveza de un litro. Enojada ante las acusaciones, la víctima le mostró los genitales, informaron fuentes policiales y judiciales.

Los investigadores aclararon este jueves que la botella de bebida alcohólica que supuestamente la víctima, Brian Ezequiel Godoy (23), se quería robar del local era una botella de cerveza Brahma de litro cuyo precio oscila entre 36 y 38 pesos en las cadenas de supermercado.

Si bien el imputado, llamado Huanz Ze (19), pensó que Godoy se quería llevar la botella sin pagar, fuentes de la investigación consultadas por la agencia Télam indicaron que se están analizando los videos de las cámaras de seguridad del local para ver si esto es cierto.

"Estamos analizando las imágenes a ver si es verdad que Godoy quiso hurtar esa botella o si sólo se trató de una impresión del comerciante que, por lo que sabemos, estaba algo paranoico porque últimamente le habían robado", dijo a uno de los investigadores a la agencia estatal.

Los hechos

Las fuentes indicaron que en la caja, Godoy y otro joven que lo acompañaba, exhibieron una cerveza para pagar pero el comerciante acusó a la víctima de tener entre sus ropas otra botella.

Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, Ze increpó a Godoy y le pidió que se abriera la campera y como no había nada, le pidió que se bajara el pantalón. Ante esa situación Godoy le devolvió la bebida.

Más tarde, "molesto con la acusación, el joven se bajó los pantalones, y como ya no tenía ninguna cerveza le mostró su miembro al comerciante, que perdió el control y primero le aplicó un puntazo y luego lo degolló", dijo uno de los investigadores.

El caso es investigado por el fiscal Fernando Siquier Rodríguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón, quien le imputa al ciudadano chino el delito de "homicidio simple".

Voceros judiciales explicaron que la indagatoria estaba demorada y podría posponerse para el próximo viernes porque la fiscalía no había conseguido un traductor que hable chino.

El caso ocurrió el pasado miércoles por la tarde en el supermercado "Luna", ubicado en la calle Bartolomé Mitre 846, del centro de Morón.

LEA MÁS