Auditoría al Arzobispado porteño: el cardenal Mario Poli defendió a los sacerdotes acusados y habló de una “infamia”

La orden de investigar las operaciones inmobiliarias fue dada por el papa Francisco, donde se expresaron observaciones por la falta de funcionamiento del Consejo de Asuntos Económicos y del Colegio de Consultores

El Papa Francisco junto a Mario Poli (AFP)
El Papa Francisco junto a Mario Poli (AFP)

A raíz de la auditoría que ordenó el papa Francisco sobre operaciones inmobiliarias en la iglesia porteña, el cardenal Mario Aurelio Poli envió una carta a sacerdotes, consagrados y laicos para desagraviar a miembros del presbiterio y del episcopado de Buenos Aires. Según consideró, su “buena fama ha sido puesta bajo sospecha” y denunció que se trata de una “infamia”.

“Con ocasión de haberse dado a conocer públicamente una carta privada de la Congregación para el Clero dirigida a mi persona –acerca de lo cual no hace falta entrar en detalles– quiero compartirles mi dolor. Sucede que su divulgación en medios nacionales sembró la sospecha sobre la buena fama de miembros del presbiterio y del episcopado de esta Iglesia particular: los presbíteros Julio Horacio Miranda –rector del Seminario–, Martín Santiago Bracht –párroco de San Benito–, Rodrigo Valdez –párroco de Nuestra Señora del Socorro–, Javier Alejandro Klajner –párroco de Sta. Magdalena Sofía Barat–, y monseñor Enrique Eguía Seguí –vicario general de la arquidiócesis–”, dijo el cardenal primado.

Carta del cardenal Mario Poli donde expresó un desagravio a sacerdotes mencionados en la auditoría del Vaticano
Carta del cardenal Mario Poli donde expresó un desagravio a sacerdotes mencionados en la auditoría del Vaticano

La misiva fue redactada luego de su llegada a Buenos Aires desde Roma, donde se reunió con el papa Francisco. Allí expresó su “más vivo desdeo” de “desagraviar tal infamia, montada sobre denuncias subjetivas y calumniosas, muy lejos del espíritu evangélico que debiera reinar entre los cristianos”.

“Dirijo estas palabras con el convencimiento de que se trata de personas íntegras, entregadas cada una de ellas a su tarea pastoral en el lugar donde la Iglesia los destinó a servir, y me consta que, en la sobreabundancia de su generosidad, han prestado no pocos servicios a esta Curia metropolitana desde hace muchos años”, sostuvo el arzobispo, que el próximo 25 de mayo deberá oficiar en la Catedral metropolitana el tedeum por la fecha patria.

En ese sentido, el cardenal Poli sostuvo que “ellos cuentan con mi total confianza, como todos los buenos pastores que en el anonimato de sus responsabilidades, se gastan y desgastan por llevar el Evangelio y celebrar los sacramentos, y así hacer presente la Iglesia de Jesús entre los porteños”, afirmó el cardenal en la carta a los sacerdotes, laicos y personas consagradas.

Uno de los accesos al predio de Puerto Madero (Maximiliano Luna)
Uno de los accesos al predio de Puerto Madero (Maximiliano Luna)

La auditoría, realizada en octubre pasado por la Sagrada Congregación para el Clero, uno de los organismos más importantes de la Santa Sede, había expresado observaciones por la falta de funcionamiento del Consejo de Asuntos Económicos y del Colegio de Consultores. Según el informe, la legislación canónica requiere el consentimiento de ambos organismos para la “enajenación de bienes de la diócesis”.

Al mismo tiempo, el informe consideraba como “una innovación innecesaria” la creación de una “Delegación para la administración arquidiocesana” y exhortaba al cardenal a prescindir de ella. Además, citaba expresamente a sacerdotes y laicos que colaboraban en ese organismo, desagraviados ahora por el cardenal.

De todos modos, la Iglesia negó en un comunicado que la auditoría hallara “delitos o negociados” y que fuera a la Santa Sede a recibir un castigo. No es la primera vez que el cardenal tiene que enfrentar críticas por un manejo discrecional del multimillonario patrimonio eclesiástico. En noviembre de 2020, Infobae reveló cómo el cardenal primado se presentó en el Tribunal N°3 como “fiador personal” del cura Fernando Pascual, acusado de violar monjas y preso en el penal de Ezeiza, para que cumpla la prisión domiciliaria en un domicilio del Arzobispado.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR