“Aventura en el Templo. Un viaje al pasado”: un espectáculo para aprender y reír sobre ruedas

Una instalación innovadora que se recorre en auto y en menos de una hora. Montada en La Rural, revela los secretos del imponente Segundo Templo de Jerusalem. “Tiene un mensaje universal para todas las familias”, cuenta a Infobae su director, Maxi Bartfeld

“Aventura en el Templo. Un viaje al pasado”: un espectáculo para aprender y reír sobre ruedas (Fotos: Nicolás Stulberg)
“Aventura en el Templo. Un viaje al pasado”: un espectáculo para aprender y reír sobre ruedas (Fotos: Nicolás Stulberg)

Se abren las puertas del Segundo Templo de Jerusalem y los anfitriones y guardianes presentan sus objetos más preciados, sus enormes estructuras, sus secretos y sus patios. Se ven sorprendidos cuando Toby, un niño del siglo XXI que viajó en el tiempo, aparece de imprevisto en el edificio sagrado, construido tres siglos antes de la Era Común.

El espectáculo “Aventura en el Templo. Un viaje al pasado” propone un recorrido para todas las familias por los encantos del imponente Gran Templo Sagrado. Cuenta con varias particularidades: tiene cinco escenarios, cada uno de una extensión de 25 metros, y el público no está sentado en butacas, sino que transita por toda la instalación desde la seguridad y la comodidad de su vehículo.

La propuesta, que se estrenó la semana pasada, está dirigida a todas las edades y se desarrolla en el Pabellón Azul de La Rural, ingreso por Juncal 4431, de domingo a jueves, hasta el 1° de agosto, de 15 a 20 horas. El valor de la entrada, que ya está disponible en allaccess.com.ar, es de $1500 por auto. Cuenta con la dirección de Maxi Bartfeld y la producción del rabino Levi Silberstein y la sra. Etti Silberstein. Su productor general es el rabino Tzvi Grunblatt, director nacional de Jabad Argentina.

La gente se encuentra con un formato totalmente innovador, que no tiene registro a nivel mundial, en el que se recorren cinco escenarios. Cada uno tiene un cuarto de cuadra de ancho, y su altura es la de un edificio de un piso y medio. Es una propuesta que se recorre en autos y el sonido llega a través de una FM de las radios de los vehículos”, explica a Infobae Bartfeld.

La propuesta se recorre en su totalidad desde la seguridad y la comodidad de los vehículos del público, a tono con las medidas de cuidado por la pandemia del coronavirus
La propuesta se recorre en su totalidad desde la seguridad y la comodidad de los vehículos del público, a tono con las medidas de cuidado por la pandemia del coronavirus

Los vehículos transitan por el circuito montado en La Rural y se detienen en cada uno de los escenarios, que funcionan como una suerte de “posta”, en donde los guardianes del Gran Templo le revelan a Toby la importancia de cada rincón del lugar y le enseñan los valores universales que trascienden a través de los siglos a todas las generaciones.

Bartfeld cuenta que la puesta se pensó como una “aventura” para los niños, en donde pueden aprender con humor en un formato adaptado a los cuidados necesarios debido a la pandemia del coronavirus: “Toby aparece en el Templo vestido como un chico de hoy, como si uno de los espectadores del show se bajara del auto e irrumpiera en la escena. Todo el relato está armado desde el cuestionamiento de un niño de la actualidad, que ve lugares que son gigantes y habla con estos personajes que le cuentan los secretos del lugar, y él queda asombrado. La propuesta tiene un mensaje universal para todas las familias”.

El director del espectáculo, Maxi Bartfeld (http://tripticoproducciones.com/)
El director del espectáculo, Maxi Bartfeld (http://tripticoproducciones.com/)

Con experiencia en mega espectáculos como “La noche de los 200 años” (la celebración del Bicentenario de la Independencia), el primer y segundo “Desfile Navideño” (para la Ciudad de Buenos Aires) y el “Festival de la Independencia” (en Tucumán), Bartfeld se puso al hombro la dirección de “Aventura en el Templo. Un viaje al pasado” tan solo tres semanas antes de su estreno. Un desafío que sorprendió hasta a los propios creadores de la obra: “A modo de cumplido, los rabinos me dijeron que ‘solo un loco’ podía llevar a cabo esta locura en tan poco tiempo’. Es una historia que no está solamente ligada a la religión y no es una clase de Historia, sino que tiene que ver con una aventura, como Indiana Jones y el Templo de la Perdición, la película de Steven Spielberg. Es un mundo que maravilla a los espectadores y no hay referencias de otro espectáculo de estas características en ningún lugar del mundo”.

Los rabinos Tzvi Grunblatt y Levi Silberstein resaltan que el espectáculo es para todas las familias ya que los valores del Gran Templo de Jerusalem -y por ende el mensaje de la obra- son “universales”. Y su objetivo, precisamente, es transmitirlos a través del humor y una puesta innovadora.

"El relato está armado desde el cuestionamiento de un niño de la actualidad, que ve lugares que son gigantes y habla con estos personajes que le cuentan los secretos del lugar, y él queda asombrado", cuenta Bartfeld
"El relato está armado desde el cuestionamiento de un niño de la actualidad, que ve lugares que son gigantes y habla con estos personajes que le cuentan los secretos del lugar, y él queda asombrado", cuenta Bartfeld

—¿Cómo surgió la idea de hacer este espectáculo, de características “poco convencionales”?

—Rabino Levi Silberstein: Con mi señora somos los responsables de las actividades generales de Jabad Argentina, y en esta época del año, cuando históricamente conmemoramos la destrucción de los dos Templos de Jerusalem, en el noveno día del mes habreo Av, la forma que encontramos de recordarlo es a través de la acción. Lo hacemos aprendiendo de qué se trata el Gran Templo de Jerusalem, porque estamos esperando la reconstrucción del Tercer Templo, y nos enfocamos mucho en su historia.

—Rabino Tzvi Grunblatt: Nosotros construimos una maqueta del Templo, que los años previos a la pandemia la llevamos a escuelas de la colectividad de todo el país. Este año, al contar con la posibilidad de usar el predio de La Rural, cuando marcamos la fecha del aniversario de la destrucción del Templo (el domingo pasado), dijimos: “Este año podemos transformar el problema del COVID-19 en algo creativo y generar una propuesta que sirva para todas las familias que por ahí tienen miedo de salir. Además, hace mucho frío. Entonces, podemos hacer una actividad familiar que también tenga conceptos educativos, históricos y que transmita un mensaje”.

El rabino Levi Silberstein, durante la inauguración oficial de "Aventuras en el Templo. Un viaje al pasado"
El rabino Levi Silberstein, durante la inauguración oficial de "Aventuras en el Templo. Un viaje al pasado"

—¿Por qué es importante aprender sobre el Segundo Templo de Jerusalem?

—RTG: Fue construido tres siglos antes de la Era Común y destruido en el año 68 de la Era Común, o sea, duró 420 años, y fue el centro de la vida espiritual del pueblo judío, pero donde no solamente confluían judíos, sino personas de todas las naciones: hasta el propio Alejandro Magno visitó el Templo. Era un lugar que encerraba un centro de espiritualidad y transmitía muchos mensajes a través de sus diferentes partes, y lo que nosotros tratamos de hacer con este espectáculo es transmitirlos también.

—¿Y por qué es para todas las familias?

—RLS: Porque el Templo de Jerusalem es el Templo de Dios y Dios es universal. Fue un lugar icónico de todo el mundo. Hasta el rey Herodes, que no fue judío, tomó el proyecto de agrandar el Templo y Jerusalem se convirtió en el lugar de los cruces del mundo en esa época. Además, como mostramos en la exposición, muchos reyes y comunidades fueron allí.

El Rabino Tzvi Grunblatt
El Rabino Tzvi Grunblatt

—¿Cuál es su objetivo con este espectáculo?

—RLS: El objetivo de Jabad es la educación: difundir un mensaje de bien y trabajar todos en conjunto para hacer de este mundo, un mundo mejor. Si queremos usarlo en los términos del Templo, queremos transformar este mundo para que sea un lugar que brille a la luz de Dios. El objetivo de Jabad con la difusión de los mensajes de Dios, del judaísmo, no es solo para judíos sino para todos.

—RTG: El Templo era un centro de espiritualidad, que encerraba muchos mensajes a través de sus diferentes partes. Nosotros tratamos de transmitir, de la manera en la que lo estamos haciendo, que cada persona tiene que construir su propio templo. El Templo fue destruido hace 1953 años y lo tenemos presente: cualquier judío, desde cualquier lugar del mundo donde esté parado, cuando reza lo hace en dirección hacia el Templo de Jerusalem. Es el centro. Para el pueblo judío, se va a construir un tercer Templo con la llegada del Mesías, lo que quiere decir que el Templo no es algo del pasado, sino también del presente, y lo vemos como algo del futuro.

—RLS: Cuando uno construye su propio templo en su vida, significa que le da lugar a Dios, entonces lo que transmite la obra son buenas acciones. Es un mensaje universal y por eso es para todos.

La propuesta, única en el mundo, cuenta con imponentes instalaciones
La propuesta, única en el mundo, cuenta con imponentes instalaciones

—¿Cómo hicieron para prepararlo en tres semanas?

—RLS: Es la pregunta que todos nos hacemos. Esto es resultado de los obstáculos del COVID-19, porque cada obstáculo es una oportunidad. Teníamos que pensar, como se dice en inglés, out of the box (fuera de lo convencional) porque no existe algo así. Toda la parte técnica es muy compleja porque hay cinco escenas que se realizan a la vez. La verdad que es un milagro que haya salido en tres semanas, pero cuando se pone el alma… Le tenemos que agradecer a La Rural por el lugar y al Gobierno por habilitar el espectáculo, a los actores, que estuvieron parados un año y medio y ahora volvieron a trabajar de su profesión, de lo que les gusta hacer.

—¿Cómo reaccionó el público tras el ver el espectáculo en su primera semana?

—RLS: Parado en la salida miraba los rostros de las personas y parecía que salían de una burbuja que los llevó a otro lugar. Los chicos tenían los ojos como diciendo “no puedo creer de dónde salimos”. Tiene una parte educativa y otra de historia, se aprende, las instalaciones son impresionantes y tan bien hechas a través del equipo de Maxi, que desde el principio causan un gran impacto. Tampoco podemos dejar afuera la parte audiovisual, que está incorporada en esta propuesta.

—¿Qué significa esto para ustedes?

—RTG: Es una satisfacción porque todo es una producción argentina 100%. Además, nuestra organización no es con fines de lucro, es una organización para mejorar al mundo. Si la gente está mejor, el mundo va a estar mejor; esa es nuestra misión. Entonces, la satisfacción es que estamos transmitiendo un mensaje que llega y después las cosas se desencadenan. El país cambia cuando cambia una familia y después otra: gente sana genera más gente sana. Y un ambiente sano hace un país sano.

Los productores del espectáculo destacan que se trata de una propuesta para todas las familias y todas las edades (Fotos: Nicolás Stulberg)
Los productores del espectáculo destacan que se trata de una propuesta para todas las familias y todas las edades (Fotos: Nicolás Stulberg)

Ficha técnica

Dirección General: Maxi Bartfeld

Guión y puesta en escena: Flor Yadid

Dirección de arte: Lucila Rojo - Belén Sánchez

Dirección técnica: Gaston Sztutwojner

Productores: Rab. Levi Silberstein y Sra. Etti Silberstein

Productor General: Rab. Tzvi Grunblatt, director nacional de Jabad Argentina

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR