La revolución de los coroneles: el primer escalón de Perón para llegar al poder y la tardía declaración de guerra a la Alemania nazi

El segundo capítulo de los documentos inéditos que fueron desclasificados del archivo privado de Getulio Vargas, presidente brasileño en ese momento, donde se revelan pormenores de la asonada que en 1943 derrocó al presidente Ramón S. Castillo y cómo se produjo la demorada entrada de la Argentina a la Segunda Guerra Mundial

El 4 de junio de 1943, el general Arturo Franklin Rawson entró a la Casa Rosada por la explanada de la calle Rivadavia. Se bajo de su Ford 41 y a grandes pasos se dirigió al despacho presidencial que hasta horas antes había ocupado el presidente constitucional Ramón S. Castillo, en ese momento refugiado con algunos de sus ministros en el rastreador ARA Drumond. Encontró al palacio presidencial casi vacío y después de dar algunas órdenes a sus seguidores, llamó personalmente a su casa y atendió Delia, su esposa. “Feliz cumpleaños Arturo”. Ese día Rawson cumplía 59 años y estaba a un paso de imponerse la banda presidencial. Al poco rato llego el general Pablo “Palito” Ramírez, hasta momentos antes detenido por orden de Castillo en un despacho del mismo palacio. Cerca de las 17.30, tras un desfile de las tropas, desde los balcones que dan a la calle Balcarce, Rawson habló a la numerosa concentración de ciudadanos que esperaban su palabra. Con entonación cuartelera y con Ramírez a su lado su mensaje fue el mejor ejemplo de la confusión que reinaba en Balcarce 50 y en los mentideros políticos: “El Ejército se ha visto precisado a lanzarse a la calle, no precisamente haciendo una revolución, sino cumpliendo preceptos constitucionales. La Constitución le otorga el deber de guardar el orden y respeto por sus instituciones. Las instituciones no estaban respetadas, el orden era aparente. Era necesario, en consecuencia, velando por los principios de la moral, de la cultura y el respeto, era necesario, digo que el Ejército interviniera, y lo ha hecho.”

Los generales Rawson y Pedro Pablo Ramírez hablan en Casa de Gobierno después de desplazar a Castillo
Los generales Rawson y Pedro Pablo Ramírez hablan en Casa de Gobierno después de desplazar a Castillo

Rawson ignoraba la existencia del Grupo de Oficiales Unidos (GOU) que mucho antes del derrocamiento de Castillo venía planificando su llegada al gobierno. Al margen de sus palabras y en abierta diferencia, la Logia militar, en esas horas, sostenía que “Alemania realiza un esfuerzo titánico para unificar el continente europeo. La nación mayor y mejor equipada deberá regir los destinos del continente de nueva formación. En Europa será Alemania. En América del Norte, la nación monitora, será por un tiempo, los Estados Unidos de América. Pero en el Sur no hay una nación indiscutiblemente fuerte para que, sin discusión, se admita su tutoría. Hay solo dos naciones que podrían tomarla: la Argentina y el Brasil. Nuestra misión es hacer posible e indiscutible nuestra tutoría (…) Nuestro gobierno será una dictadura inflexible aunque al comienzo hará concesiones necesarias para afianzarse sólidamente”. En el archivo del presidente brasileño Getulio Vargas se transcribe un reportaje a Rawson en el que explica por qué no asumió la Presidencia: “Pienso que para gobernar hay que tener absoluta libertad de acción; por lo que considere necesario dar por terminada mi misión con el triunfo de las fuerzas armadas.”

Tras serios debates dentro de la Casa Rosada, con serias impugnaciones a las ideas de Rawson, el jueves 10 de junio de 1943 “Palito” Ramírez asumió de facto la primera magistratura del país. El almirante Sabá H. Sueyro fue el vicepresidente y tras su fallecimiento lo sucedió el general Edelmiro J. Farrell de muy escasa participación dentro del movimiento, porque ese día estaba considerando con su abogado un trámite de separación matrimonial. Según contaría más tarde Juan Domingo Perón, Farrell “no sabía nada de la revolución, ignoraba lo que pasaba”.

Foto del legajo del general Pedro Pablo Ramírez
Foto del legajo del general Pedro Pablo Ramírez

Como dijimos la semana pasada, José Paula de Rodrígues Alves era el embajador brasileño en la Argentina, un recordado y movedizo profesional que informaba directamente al presidente Vargas de quien se sentía amigo. Sus escritos sobre la revolución del 43, están en el archivo privado del ex mandatario brasileño y pueden ser de gran ayuda a los historiadores argentinos. Con el paso de los días y tras desmalezar tantos rumores, el embajador va a informar que se entrevisto con el “Señor X” (para mí el ex Ministro del Interior, Miguel Culaciati), que había estado detenido en el II° Regimiento de Infantería y luego trasladado a la Penitenciaría de la avenida Las Heras, donde se encontraba preso Daniel Amadeo y Videla, Ministro de Agricultura de Castillo. El “Señor X” tras su liberación lo recibió en su departamento de Esmeralda y Arenales. Lo recibió en su dormitorio porque se encontraba enfermo del hígado. Le dijo (Informe Confidencial N° 12, del 15 de junio de 1943) que “la revolución no había sido hecha por los generales y sí por un grupo de coroneles, que habían constituido una verdadera logia militar, una especie de Gestapo.” También le relató que ese grupo, “algún tiempo atrás”, intento integrar “un tribunal militar que sería constituido por el propio Doctor Castillo, con poderes extraordinarios para disponer de la vida y los bienes de todos los argentinos. Una perfecta y completa Gestapo.” Le recuerda a Vargas que cuando le informó sobre la renuncia del general Juan Nerón Tonazzi, ex Ministro de Guerra reemplazado por Ramírez durante 1942, se trataba, según “X”, de una discrepancia con él sobre la formación de un tribunal militar “que substituiría todas las comisiones investigadoras de la Cámara de Diputados y se encargaría de otras funciones mayores”. Seguidamente se afirma: “el Señor X me conto que ese decreto había sido hecho por inspiración del Doctor Enrique Ruiz Guiñazú (el canciller argentino), que era el alma negra del gobierno, aliado de todos los nazis del país.” Según “X”, Tonazzi considero “extravagante” el proyecto y abandonó el gobierno. La idea no progresó porque “X” lo convenció a Castillo de que “era una verdadera locura política”. Y agrega: “El asunto murió en aquella ocasión, más los coroneles, probablemente, tuvieron conocimiento y decidieron unirse para no ser sorprendidos por un asunto semejante, prefiriendo ellos mismo organizarse para dar un golpe, que ahora acaba de producirse.” Tras relatar las preocupaciones de Ramírez al asumir el Ministerio –la “absoluta falta de modernización del material militar” y los bajos salarios de los oficiales—volvió a repetir que “la revolución se precipitó por parte de los coroneles para dar solución a esos problemas que amenazaban comprometer seriamente la dignidad del Ejército. Los generales no sabían nada pero sospechaban que algo se tramaba.”

Algunos nombres de los revolucionarios informados a Brasil. En segundo lugar se menciona al coronel Juan Perón
Algunos nombres de los revolucionarios informados a Brasil. En segundo lugar se menciona al coronel Juan Perón

Para “X” la declaración de Ramírez (que tratamos el domingo pasado), rechazando los rumores de que un partido político le había ofrecido la candidatura presidencial “fue la chispa que faltaba para levantar la tropa” y “el general Rawson, que era el jefe del tribunal que llevo a la renuncia de Tonazzi, fue el hombre escogido para comandar el movimiento.”

En el punto 13 del informe, el “Doctor X” relata que “el general Ramírez, al que Castillo inhábilmente le pidió la renuncia en la madrugada de la revolución, pulsó la situación de la avalancha militar y aconsejó al Presidente trasladarse al Ministerio de Guerra y Castillo lo rechazó considerándose solidario con sus ministros. En vista de eso, mandó detener al general Ramírez.” Seguidamente “X” hizo un balance de las tropas con las que contaba Castillo” y tras citar a jefes militares que casi no contaban con tropas (almirante Fincatti, general Bassi, general Mason y la Policía) y observó: “la revolución había sido organizada de manera tan admirable que nuestras tropas estaban licenciadas… y por ello el embarque del gobierno en el buque Drumond epilogaba tristemente el fin del gobierno.” Tras anunciarse que asumiría una junta militar integrada por Rawson, Ramírez y el almirante Sabá Sueyro, “el día 5 se anunciaba que no habría una junta militar, sí un gobierno provisorio y que el Presidente sería el general Rawson y el vicepresidente sería un almirante, probablemente Sueyro y Ramírez ocuparía el Ministerio de Guerra”.

Como ya hemos visto, los revolucionarios no aceptaron el gabinete de Rawson y lo desplazaron. El “Señor X” explicó cómo: presidida por Rawson se realizaba una reunión castrense en una de las salas de la Casa Rosada. “Estaba allí presente un oficial del Ejército, que era el nexo entre el gobierno revolucionario y los coroneles que habían hecho la revolución se encontraban en otra sala… el futuro nombramiento de José María Rosa provocó indignación y los coroneles entraron a la sala donde se encontraban los generales e increparon violentamente al general Rawson por estar comprometiendo las finalidades de la revolución. Éste se habría levantado y enérgicamente pretendió imponer su autoridad. El general Ramírez, allí presente, no habría producido una palabra. Guardo silencio absoluto, hasta que Rawson viendo la imposibilidad de convencer a los coroneles dijo: ‘Renuncio a la presidencia y me retiro’. Los coroneles lo miraron a Ramírez y le dijeron que le correspondía asumir y éste la rechazó afirmando que no, porque ‘no quiero que me acusen de traidor’. Había sido el Ministro de Guerra de Castillo. Seguidamente, Ramírez dijo que iba a llamar al presidente de la Corte Suprema de Justicia para pedirle que asuma el gobierno y, al intentar tomar el teléfono, dos coroneles le dijeron: ‘No, general, usted debe asumir la dirección de los asuntos del país. No podemos permitir el fracaso de la revolución. Señor, le exigimos este sacrificio. Hágalo en nombre de la salvación pública’ y el general cedió. A esa hora las líneas telefónicas del Palacio Presidencial estaban cortadas por orden de los coroneles. Los generales cedieron, los coroneles habían triunfado…Y así, Señor Presidente, fue como se produjo aquí la revolución del 4 de junio, de forma inesperada y sin contar con los generales de la Nación.”

Al elevar sus conclusiones, el embajador dice que la logia militar a la que “X” denomina Gestapo, “esta vez parecer ser una Gestapo democrática” y que la revolución fue realizada “dentro de una gran confusión y llamada a ser orientada por los coroneles, por lo menos al comienzo. Para finalizar, debo decirle que el general Ramírez, en rueda de oficiales de la Casa Rosada, y que fue escuchado por Tombeur, Secretario de la Embajada de Paraguay, señaló que los militares que fueron o fuesen nazistas tendrían que tragarse sus ideas en beneficio de los altos intereses de la República Argentina, frase ésta bastante significativa.”

Ramon S. Castillo en 1943
Ramon S. Castillo en 1943

El 22 de junio, en el Informe Confidencial N° 13, Rodrígues Alves le cuenta a Getulio Vargas que, tras dejar pasar unos días, el 20 fue a visitar al ex Presidente Castillo. Lo encontró en la quinta “Las Toscas”, en la localidad de Martínez, la casa de un amigo. “El Doctor Castillo estaba solo. Los amigos comienzan a escasear. Su fisonomía daba la impresión de estar más descansada, aún cuando se observaba en su rostro las marcas de su gran resentimiento.” Entre otros hechos del pasado inmediato, Castillo contó que cuando surgió el rumor de que los radicales le ofrecieron a Ramírez la candidatura presidencial, el Presidente le solicitó negar la versión y, al mismo tiempo, hablo con el jefe de la Policía, general Martínez, manifestándole su intención de cambiar al Ministro de Guerra y por tal motivo que convoque el general Mason a Buenos Aires. El general Martínez, en lugar de cumplir la orden, le contó a Ramírez el hecho y que probablemente precipitó el movimiento que debía justamente estallar, hoy 20 de junio, Día de la Bandera. “Que la noche del 3 de junio, ya cuando estaba al tanto del movimiento armado, fue a la sede de la 1a División, y en calidad de Comandante Supremo de as FF.AA., ordené al general Rodolfo Márquez, la defensa de la ciudad y del comando de sus fuerzas. Que ese general lo primero que hizo fue dar órdenes de no resistir.” Luego, lo mandó a Ramírez a Campo de Mayo para que viera qué pasaba y con eso comprobar hasta dónde estaba comprometido con el movimiento. Por eso lo hizo seguir de cerca por agentes de su confianza para saber si permanecía en Campo de Mayo o regresaba a la ciudad. A las 10 horas lo mando a llamar y el Ministro se presento a la reunión de gabinete y le dijo que el general Márquez comandaría la defensa de la ciudad. “Al escuchar esto Ramírez dijo que su presencia en la reunión estaba de más y que Castillo afirmó que sí y que podía retirarse, ordenando que se lo detuviera y que le fuese tomada la espada.”

Relató el ex Presidente que “la decisión de embarcar en el Drumond fue con el propósito de dirigirse a unos navíos de la escuadra de mar, llamados urgentemente a Buenos Aires. Fue en esos momentos que se enteró que el comandante (Sueyro) de la escuadra de mar había abandonado su puesto y viajado en avión a la Capital, en compañía de su hermano, para ocupar el puesto de la Armada. “En ese instante percibió que la traición había sido consumada y que no contaba con ningún elemento para resistir. Toda resistencia era inútil. La revolución había triunfado y había sido organizada por una logia militar de coroneles, tenientes coroneles y un mayor, presidida nada menos que por el Ministro de Guerra. Me conto el Doctor Castillo que en el pasado los militares le habían propuesto prorrogar su mandato y que él había rechazado semejante iniciativa. Más tarde propusieron disolver el Congreso y también fracasaron”.

Parrafo del informe sobre la entrevista con Castillo
Parrafo del informe sobre la entrevista con Castillo

Finalmente, dijo Castillo que él comprendería el movimiento revolucionario siempre que tuviese el propósito deliberado de cambiar el rumbo de la política internacional. Lo entendería si, por ejemplo, la revolución rompiera relaciones con el Eje. Esto solo justificaría el movimiento.” La cuestión central de la neutralidad argentina durante la Segunda Guerra Mundial era un tema casi obligado en todas las comunicaciones de la Embajada de Brasil y otras representaciones diplomáticas. El 20 de julio de 1943, el embajador Rodrígues Alves, afirma que “en las esferas oficiales las opiniones están divididas sobre la conveniencia o no de una ruptura de relaciones con las potencias del Eje, y difícilmente la ruptura se produciría... por lo menos en el corto plazo, mientras no ocurriese algo nuevo e impresionante que pudiera justificar esa medida.” Téngase en cuenta que ya para esta fecha los alemanes había sido derrotados en Stalingrado y los aliados occidentales habían expulsado al Mariscal Rommel y su África Korps del Norte africano y ya se había lanzado la “Operación Husky”, la invasión del Sur de Italia. El 25 de julio, el gran consejo del fascismo depone a Benito Mussolini y el Rey nombraba al Mariscal Badoglio. El 17 de julio de 1943, el vicepresidente Sabá H. Sueyro falleció en el Sanatorio Anchorena y fue reemplazado por el general Edelmiro Julián Farrell. Detrás del nuevo vicepresidente ascendía en cargos y funciones el coronel Juan Domingo Perón.

Uno de los momentos más críticos de la presidencia de facto de Ramírez fue en septiembre de 1943 cuando trascendió a la prensa los términos de una carta que el canciller Segundo Storni le envió al Secretario de Estado estadounidense Cordel Hull, con fecha 5 de agosto de 1943. Según dejó asentado el embajador brasileño en el Informe Confidencial N° 20, del 15 de septiembre de 1943, “la carta del canciller argentino es un documento más que infeliz, desastroso. Constituye un verdadero líbelo contra los hombres de éste país, que son presentados como deshonestos y corruptos. Estaba persuadido que la carta no pasaba de una somera enumeración de los motivos por el que a República Argentina no podía decidir la ruptura de relaciones con las potencias del Eje y solicitaba las máquinas necesarias para el desarrollo de su industria petrolera y de armas para el perfeccionamiento de su deficiente material bélico, sin insistir en demasiado en el pedido. Conocida la carta (dada a publicidad por Cordel Hull), Storni no tenía que hacer otra cosa que renunciar y él asumió con mucha dignidad y entera responsabilidad la autoría del documento.” Durante una charla privada en el Palacio San Martín, le dijo a Rodrígues Alves: “Vuelvo a mi casa de campo, en medio de mis libros y mis plantas, de donde no debí haber salido.” Fue reemplazado por el “neutralista” coronel Alberto Gilbert, que ejercía como Ministro del Interior.

Encabezamiento de la carta de Storni a Cordel Hull
Encabezamiento de la carta de Storni a Cordel Hull

El general “Palito” Ramírez estaba transitando sin darse cuenta los últimos cinco meses de su corta gestión presidencial. El embajador brasileño, con una leve pincelada, le relatará a Getulio Vargas que el mandatario de facto “está preparando su candidatura a la presidencia constitucional. Llamó días pasados a Alfredo Palacios, a los doctores José María Cantilo, Tomás Le Bretón. Houssay y Arana, hombres de altas responsabilidades, dialogando largamente con ellos sobre la actual situación. Se observa que trata de atraer la simpatía de los civiles, siguiendo el consejo dado por carta del ex senador socialista Alfredo Palacios, que considera indispensable que los militares, para realizar una obra útil, necesitan del apoyo de elementos civiles, que constituyen la mayoría de la Nación. De ahí que el general Ramírez, que está mostrando ser un hombre hábil y sagaz, trate de escuchar la opinión de los hombres responsables del país.”

Sin lograr vencer las presiones de Washington, el 26 de enero de 1944, la Argentina rompió relaciones diplomáticas con el Eje. La decisión generó que el 27 de enero de 1944 el gobierno diera un “comunicado sobre la existencia en el país de una vasta red de espionaje de agentes del Eje”; suspendiera “todas las comunicaciones radiotelefónicas y radiotelegráficas con Alemania y Japón y los países o territorios aliados, ocupados o controlados por ellos” y suspendido “todo el intercambio comercial y financiero con Alemania y Japón y territorios dominados por esas naciones.” Tras la decisión, Ramírez intentó un segundo paso no menos riesgoso: Le exigió a Farrell que abandonara el cargo de Ministro de Guerra. Frente a este pedido, el general Farrell recurrió al auxilio del GOU y el despedido fue Ramírez. Según un informe que contiene el archivo del ex presidente Getulio Vargas, escrito en español, “el gobierno militar del triunvirato Farrell-Perón-Perlinger, desde el despido del general Ramírez –consumado violentamente en la quinta presidencial de Olivos el 24 de febrero—no pronuncia una sola palabra con relación a la política internacional. En esa materia está mudo, absolutamente mudo, como si nada ocurriera. Tampoco permite que la prensa nacional publique informaciones o comente la situación internacional del país.” Sin piedad, el extenso informe analiza la soledad argentina.

Farrel declara la guerra a Alemania en la Segunda Guerra Mundial. De pie, escucha Perón.
Farrel declara la guerra a Alemania en la Segunda Guerra Mundial. De pie, escucha Perón.

El ex Secretario de Estado (1945-1947), James F. Birnes, recuerda en sus Memorias, que en la sesión del 7 de febrero, cuando se analizó la futura participación de las naciones latinoamericanas en las Naciones Unidas, una primera condición era que debían pertenecer aquellas naciones que habían declarado la guerra. Estaban también las que habían roto relaciones diplomáticas con el Eje, y Roosevelt consideró asimismo a las naciones “asociadas”, las que no habían declarado la guerra, pero colaboraban con la provisión de sus materias primas a los EE.UU. En esos momentos, los EE.UU. no reconocían al gobierno de facto de Edelmiro J. Farrell, y los países latinoamericanos habían retirado sus embajadores en Buenos Aires (menos Chile, Bolivia y Paraguay), profundizando el aislamiento argentino. Gran Bretaña, por pedido especial de Franklin Roosevelt, retiró a su embajador David Kelly. Durante toda la contienda la Argentina proveyó de carne y granos a Gran Bretaña bajo el sistema de “libras bloqueadas” (inmovilizadas en una cuenta en Londres). El Secretario de Estado Edward Stettinius, Jr. (1944-1945), el predecesor de Byrnes, llegó a decir en su libro que Stalin afirmó que “la Argentina debería ser castigada y que si se hallara en su continente él mismo se encargaría de que así fuera. Roosevelt contesto que el pueblo argentino era bueno, pero que de momento había hombres equivocados en el poder.” Cuarenta y dos días antes de la caída de Berlín, el 27 de marzo de 1945 el gobierno de facto de Edelmiro Farrell declaró la guerra a las menguadas y exhaustas potencias del Eje y expresó su interés por firmar el Acta de Chapultepec, hecho que concretó el 5 de abril de 1945. Acto que le permitiría ser miembro de las Naciones Unidas.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Precios congelados: pese a la amenaza del Gobierno las empresas dicen que no pueden aplicarse de inmediato

El sector privado no aceptó la lista enviada por Comercio Interior de 1.247 productos. El secretario de Comercio les puso un ultimátum

Elecciones 2021: preocupación en el Gobierno por las provincias que ganaron en las PASO y ahora podrían “escaparse”

Se trata de Salta, San Juan y Formosa. De cuánto fue la diferencia con Juntos por el Cambio y cómo podrían impactar en el próximo Congreso

La CGT afronta sus 30 días más decisivos para volver a la calle, elegir nuevos líderes y recuperar el poder perdido

Qué hay en juego para la central obrera entre el lunes 18, cuando marchará luego de dos años, y el 11 de noviembre, en el que definirá su futura conducción. La sinuosa relación con Alberto Fernández

Marcelo Figueiras, de Laboratorios Richmond: “En menos de dos meses tendría que estar la autorización de la OMS para la Sputnik”

El titular de la empresa farmacéutica que produce la vacuna rusa en el país dialogó con Infobae en el Coloquio de IDEA

Del miedo a hablar en público al trencito carioca: la faceta de “Wado” De Pedro que sorprendió hasta a Máximo Kirchner

El referente de La Cámpora tiene una dificultad en el habla que la arrastra desde la niñez, pero que no le impidió crecer dentro de la militancia que heredó de sus padres, desaparecidos durante la dictadura militar. Hoy bromea y concientiza sobre la tartamudez en redes sociales
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR