Las metidas: la estrategia frente a la violencia de género es no dejar aisladas a las víctimas

En la Argentina ya se contabilizan 265 femicidios en lo que va del año. En todo el mundo, desde el 25 de noviembre al 10 de diciembre, se realizan 16 días de activismo. En la pandemia creció el maltrato y se potenció el aislamiento en los hogares. Por eso, se apela a que el aislamiento no deje solas a las mujeres y que la cultura del “sí, te metas” es la que puede salvar a una víctima que está en peligro o necesita pedir ayuda

lpeker@infobae.com
Es imprescindible terminar con la cultura del "No te metas" para poder ayudar a las víctimas de violencia de género.
Es imprescindible terminar con la cultura del "No te metas" para poder ayudar a las víctimas de violencia de género.

En la Argentina, entre el 1 de enero y el 20 de noviembre del 2020, hubo 265 femicidios, según el monitoreo del Observatorio de las Violencias de Género “Ahora Que Sí Nos Ven”, elaboradas a partir del análisis de medios gráficos y digitales de todo el país.

En el país una mujer muere cada 29 horas por el hecho de ser mujer. Desde que se decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), el 20 de marzo y, después, el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), el 20 de noviembre se cometieron 184 femicidios.

El 25 de noviembre fue el día internacional de la eliminación de las violencias contra las mujeres. Pero, por impulso de la ONU, la lucha no se pasa en 24 horas, sino que se celebran 16 días de activismo contra el maltrato, la violación, el abuso, el acoso, en todo el mundo, hasta el 10 de diciembre.

En el 2020 ya hubo 265 femicidios según el Observatorio Ahora que Si Nos Ven.
En el 2020 ya hubo 265 femicidios según el Observatorio Ahora que Si Nos Ven.

En ese marco, distintas campañas apuntan, a que las víctimas, a pesar de la pandemia, el aislamiento, el distanciamiento y la vida social, familiar, laboral y educativa todavía interrumpida, no se queden solas y sin el acompañamiento de sus amigas, compañeras de facultad, primas, tías, hermanas o conocidas. Para las que están amenazadas en sus casas el contacto social puede ser el único salvavidas.

El 63,8% de los femicidios fueron cometidos por las parejas o ex parejas de las víctimas y el 80% de los agresores pertenecía al círculo íntimo de la persona a la que le quitaron la vida. El lema “quedate en casa” sirve para protegerse del virus y es imprescindible a nivel sanitario, pero es un peligro para quienes conviven con sus victimarios.

En la Argentina se publicó en el Boletín Oficial que las víctimas podían salir (aún en las fases más restringidas de la cuarentena para ir a denunciar y usar el transporte público), pero no hay que dejar de decirlo porque, todavía, hacer home office, no poder ver a sus familiares, encontrarse con amigas o pedir ayuda en la escuela de sus hijos e hijas es un factor de riesgo para perpetuar o agravar el maltrato.

Las metidas

Para muchas mujeres el hogar no es un lugar de protección, sino su callejón sin salida. El 64,5% de los femicidios ocurrió en la vivienda de la víctima. “El hogar de las mujeres continúa siendo el lugar más inseguro, ya que el 64,5% de los femicidios ocurrió en la vivienda de la víctima. Este dato cobra mayor relevancia en el contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, dado que las víctimas se encuentran más expuestas al estar aisladas con su agresor”, enfatiza el informe.

“Desde el inicio del ASPO el 20 de marzo al 20 de noviembre ocurrieron 184 femicidios, y un 73,7% de los casos se dieron dentro de una vivienda, mientras que los femicidios en la vía pública se han reducido respecto del mismo periodo del año 2019. Esta disminución no responde a que no nos violentan en la calle, sino a que uno de los escenarios de violencia machista estuvo restringido durante la pandemia”, indica el informe del Observatorio “Ahora que si nos ven”.

Las que menos autonomía tienen y quienes están entre los grupos de riesgo deben ser protegidas especialmente: una niña menor de 15 años y una adulta mayor son asesinadas cada 18 días. Por eso, los amigos y amigas de las chicas, los profesores y profesoras de la escuela que conozcan un caso de alguna joven maltratada deben intervenir. De la misma manera que no hay que subestimar las situaciones de violencia de género en personas mayores.

La justicia tiene una deuda pendiente porque 61 mujeres asesinadas pidieron protección y realizaron la denuncia y, sin embargo, no fueron escuchadas, ni protegidas y perdieron la vida por falta de efectividad judicial. También, al menos 230 niños y niñas, perdieron a sus madres como consecuencia de la violencia machista en 2020.

“Cada 18 días es asesinada una niña menor de 15 años y también una adulta mayor de 60 años, lo que confirma que la violencia machista es un problema estructural que nos atraviesa al conjunto de las mujeres de manera intergeneracional, e independientemente de nuestras diversidades. Todas estamos en peligro”, destacan.

El efecto del aislamiento y la distancia social recrudece el peligro de las mujeres si hay violencia con sus parejas y ex parejas.
El efecto del aislamiento y la distancia social recrudece el peligro de las mujeres si hay violencia con sus parejas y ex parejas.

Todo femicidio es político: es un disciplinamiento que mujeres y diversidades sufrimos producto de la desigualdad estructural de nuestra sociedad y las relaciones de poder que siempre configuran en un rol de superioridad a los hombres y de inferioridad a mujeres y personas LGBTIQ+. Hay que romper con esa estructura patriarcal para vivir más libres, para salvar nuestras vidas”, subrayan desde el Observatorio “Ahora que si nos ven” cuyo lema es “Vivas, libres y con más derechos nos queremos”.

La violencia es un problema que se debe enfrentar con políticas públicas, pero también desde la acción de la comunidad. Y, en ese sentido, la diferencia la hacen las amigas que escuchan sin juzgar, pero con compromiso para ayudar a salir de la violencia, las madres que no miren para otro lado cuando su hija viene con moretones o se aísla a partir del vínculo con su pareja y los vecinos o compañeros de trabajo que pueden registrar signos de alerta y peligro con quienes comparten el edificio, el barrio, la oficina o el zoom.

En este sentido, el 25 de noviembre, la Fundación AVON presentó la campaña #Te Mando un Audio con cinco audioguías para invitar a las personas a ofrecer escucha y apoyo a las mujeres que viven violencia de género. Las guías para saber como orientar a amigas, vecinas, familiares o conocidas llevan las voces de las actrices Morán, Verónica Llinás, Maite Lanata y la periodista trans Diana Zurco, con el fin de brindar herramientas de primera escucha para acompañar y orientar a la mujer que atraviesa la violencia de género.

La campaña de la Fundación Avon alienta a que las amigas y conocidas estén presentes con las víctimas de violencia de género a través de audios y mensajes.
La campaña de la Fundación Avon alienta a que las amigas y conocidas estén presentes con las víctimas de violencia de género a través de audios y mensajes.

“En marzo, cuando entró en vigencia el ASPO, lanzamos #AisladasNoSolas como un llamado a estar cerca, incluso a la distancia. Queríamos visibilizar aquella violencia que sucede al interior de los hogares, en el mundo de lo privado. Esta campaña surge para hacer visible aquello que el silencio oculta y crear redes de contención, desde la transmisión de información y desde la empatía; pero esta vez con foco en lo sonoro y como si fuera un audio de Whatsapp de una amiga”, explica Ana Inés Álvarez, Directora Ejecutiva de Fundación AVON.

“Todas las mujeres vamos a vivir a lo largo de nuestra vida algún tipo de violencia por el hecho de ser mujeres. A veces pensamos que a nosotras no nos va a pasar, pero de alguna u otra manera, de distinta forma, con distinta intensidad y en distintos espacios nos pasa a todas”.

“Para romper el silencio, que tanto duele, te mando un audio, una forma de romper el “no te metas”. Una forma de hacerle saber que, aún aisladas, no estamos solas”, enfatiza una de las consignas de la campaña. El “no te metas” deja a las mujeres aisladas, mientras que el “sí te metas”, las protege, las comprende, las auxilia y les abre la posibilidad de una –o múltiples- salidas.

Las víctimas de violencia de género pueden pedir ayuda a la Línea 144 del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad.
Las víctimas de violencia de género pueden pedir ayuda a la Línea 144 del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad.

Sin embargo, no es tan fácil ayudar a una víctima de violencia. Hay trabas burocráticas, miedos, necesidades económicas, revictimizaciones judiciales y, además, muchas decisiones que no son iguales a las que una tomaría y un proceso con idas y vueltas entre animarse, asustarse y volver a tomar fuerzas.

Hay que aprender a ayudar desde la amorosidad, sin autoritarismo, con respeto y con paciencia, aunque sí estando alerta a las alarmas que puedan indicar situaciones de violencia extrema y/o de alto riesgo. No todas las situaciones son iguales y todas las personas tienen sus propias necesidades y toman sus decisiones. Pero el acompañamiento siempre es la salida.

Los femicidios son la punta del iceberg que hiela la sangre. Pero hay violencias que no dejan marcas, aunque también dañan. En ese sentido la actriz Verónica Llinás, describe en un audio: “La violencia psicológica es aquella que causa daño emocional, erosionando cotidianamente con mensajes que nos desvalorizan, desacreditan y por sobre todo nos culpabilizan de la realidad que vivimos. Este tipo de violencia siempre se combina con las otras: está siempre presente”.

El silencio no es salud, sino complice de la violencia de género.
El silencio no es salud, sino complice de la violencia de género.

“Las mujeres pueden estar aisladas, pero no solas. Hoy más que nunca es importante fortalecer las redes de contacto, tener proximidad con vecinos/as y personas de la comunidad”, recalcan desde Fundación Avon. Si sabes que una amiga es maltratada la recomendación es no perder el contacto, llamarla, dejarla un audio, esperar a que pueda denunciar, separarse o hablar a sus tiempos. Pero que no se quede sin redes de acompañamiento. Por eso, sí, hay que meterse.

Con el mismo espíritu se generó la campaña “Nosotras nos metemos”, que sostiene que hay necesidad de enredarnos, de estar comunicadas, de escucharnos y sostenernos, de manera segura y cuidada. Este lema surge en el marco del proyecto Activismos en Red, implementado por el Fondo de Mujeres del Sur, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) y otras doce organizaciones.

La iniciativa de apelar a que hay que meterse para terminar con la violencia machista surge a partir de la Iniciativa Spotlight Argentina, alianza global de la Unión Europea y las Naciones Unidas que busca eliminar la violencia contra mujeres y niñas en todo el mundo.

En Argentina, el foco está puesto en la erradicación de los femicidios y es implementada con el liderazgo de la Oficina de Coordinación de Naciones Unidas en el país a través de cuatro agencias (ONU Mujeres, PNUD, UNFPA y OIT, a las que se suma UNICEF).

Nosotras Nos Metemos

La campaña fue creada y desarrollada junto con Pública, Agencia de Comunicación para la Incidencia Social, y se difunde en Tucumán, Salta, Jujuy, Buenos Aires, Córdoba, Santiago del Estero y Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La propuesta es que poner el cuerpo, la escucha, el abrazo, el tiempo y la comprensión para que las víctimas de violencia puedan salir del encierro del maltrato. La consigna es “Nosotras nos metemos, metete vos también”.


Más Información

- Línea 144 (teléfono)

-linea144@mingeneros.gob.ar (mail)

- (+54) 1127716463 / (+54) 1127759047 / (+54) 1127759048 (Watsapp)

- 911 (Urgencias)

-www.aisladasnosolas.com (web)

- https://www.mujeresdelsur.org/activismos-en-red/ (web)

- @FundacionAvonArgentina (Instagram)

- www.facebook.com/NosotrasNosMetemos (Facebook)


Para seguir leyendo:

Emergencia machista: por primera vez se abre una línea telefónica para atención de varones violentos

El nuevo negacionismo: las violencias contra las mujeres crecen en cuarentena pero las tildan de “daños colaterales”

Las llamadas para denunciar violencia de género aumentaron 25% en la cuarentena

MAS NOTICIAS