El testimonio del hombre que donaba sangre y plaquetas en el hospital Garrahan y se lo prohibieron al conocer que era homosexual

Desde la CHA denunciaron por discriminación al hospital y a la Asociación Argentina de Hemoterapia. El presidente de esta última institución les responde: "Si están en una situación de riesgo aumentado, ellos mismos deberían autoexcluirse". A Daniel, el donante, podrían pedirle disculpas desde el Garrahan. Pero el hombre le dijo a Infobae: "No me sirve que me acepten y cuando cruce la puerta tiren mis plaquetas a la basura"

infobae-image

En medio de la pandemia, la donación de sangre en nuestro país bajó un 80 %. En ese marco de escasez, dos denuncias de la Comunidad Homosexual Argentina crearon un alerta adicional, y pusieron sobre el tapete la imposibilidad de donar sangre para quienes tienen esa orientación sexual.

La primera de las denuncias fue hecha el 23 de julio ante la Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta y el Ministro de Salud Ginés González García “por violencia y discriminación hacia la comunidad LGBTTIQ+ por parte de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (AAHITC) por negar a donar sangre a las personas por motivos de orientación sexual e identidad de género”. El presidente de la CHA, César Ciglutti, declaró que “en su página institucional la AAHITC expresa textualmente que ‘las situaciones de riesgo’ incluyen en el segundo punto ‘la actividad sexual entre hombres’”. Y añaden un link (http://www.donandosangre.org/donando_sangre/donando_sangre_impedimentos.html) en el que en la actualidad no hay nada.

Ciglutti añade que “en la CHA recibimos constantemente denuncias de personas a las que no se le reconoció este derecho (el de donar sangre) por el formulario de autoexclusión, tanto en hospitales públicos como en Obras Sociales y clínicas privadas”.

Y toma como referencia el caso de “Nicolás, de 23 años”, quien contó que en una clínica no lo dejaron donar sangre para su padre, al que iban a operar al día siguiente, por “ser homosexual”. “Él reunía todos los requisitos y en el banco de sangre le dijeron que ellos se regían por las normas de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohemoterapia y Terapia Celular (AAHITC)”, reiteró Ciglutti.

Para María Laura Olivier, Secretaria de la CHA, “por lo establecido en la Ley Nacional de Sangre (N° 22.990) y en su Resolución N° 1507/15 del Ministerio de Salud, la AAHITC infringe una ley nacional por motivos homofóbicos, acto agravado además por la situación de pandemia del Covid-19, en el que el Estado tiene una política pública sanitaria para fomentar la donación de plasma de las personas que superaron la enfermedad.”

En diálogo con Infobae, Ciglutti señaló que “a Nicolás le dieron un cuestionario donde le preguntaban si había tenido prácticas sexuales con otro hombre en el último año. Es lo que preguntaban hace cinco años y se modificó. Estuvimos 20 años peleando por este tema y finalmente, cuando Daniel Gollán era ministro de Salud, nos sentamos, redactamos las preguntas que se debían hacer y se consensuaron. Ahora vienen otra vez con lo mismo. Me sorprendió. Y a partir de ese caso recibimos un montón de denuncias. También, hay que decirlo, tuvimos el testimonio de un montón de gays y lesbianas que iba a otros hospitales y no pasaba nada. Pero ahora te discriminan en dos clínicas privadas y en el Garrahan”.

La respuesta de la AAHITC no se hizo esperar. Su presidente, el médico hemoterapeuta Oscar Walter Torres (MN 74914) habló con Infobae, y expresó su total desacuerdo con la imputación de la CHA. “Quisiera aclarar que la CHA no especifica quién es la persona que denuncia ni el sanatorio donde sucedió el hecho, da sospechas de poca seriedad y credibilidad. Pero lo más grave es que dice que en el sanatorio le dijeron que no aceptaban al donante por las normas de la Asociación Argentina de Hemoterapia. A partir de ahí nos tildan de discriminatorios. Y ahí viene la gran equivocación y la perversidad, porque se encargaron de publicarlo en cuanta red hay en un momento en que estamos sensibles desde lo sanitario. La Asociación Argentina de Hemoterapia no tiene ninguna norma, las normas las dicta el Ministerio de Salud de la Nación, y nosotros adscribimos porque formamos parte del Sistema Nacional de Sangre. La página de donde sacaron la información es del 2013 y está bloqueada. Hay una mala intención”.

-¿Para usted la elección sexual es un impedimento o un diferimiento para la posibilidad de donar sangre?

-No, no. Las normas actuales, que se modificaron en el 2015, dicen que en la entrevista pre-donación se buscan personas que tienen situación de riesgo aumentado para las infecciones que se transmiten por transfusión. Es decir, hepatitis B, hepatitis C, Chagas, HIV, sífilis. Y en realidad, la normativa vigente y la Ley le dice al médico hemoterapeuta que tiene que seleccionar donantes de acuerdo a datos epidemiológicos locales. Y los datos epidemiológicos que tenemos nosotros del 2019, el boletín de SIDA del Ministerio de Salud dice que el hombre que tiene sexo con hombres es parte de una población vulnerable desde el punto de vista que tiene una seroprevalencia de HIV de entre el 15 yel 17 % frente a la población general que es del 0,4 %. Lamentablemente, lo que nos falta como país son datos de la prevalencia de las parejas de hombres que son monogámicos. Si los tuviéramos y fuera igual que la población en general, el Ministerio de Salud podría modificar las normas técnicas. Hoy, lamentablemente hablan de población vulnerable, no segura.

-Entonces, en la entrevista previa se le pregunta a los donantes si son homosexuales.

-Definitivamente no. Antes de entrar a la misma le damos la información de cuáles son las situaciones de riesgo aumentado. Entendiéndose por eso las relaciones sexuales sin protección, las relaciones sexuales a cambio de droga o dinero, las múltiples parejas, las relaciones heterosexuales sin protección, la relación de un hombre que tiene sexo con hombres.

-¿Si alguien llega y dice que es homosexual, lo aceptan para donar sangre?

-(piensa)... Eso va en la entrevista. Primero damos la información pre-donación. Si consideran que están en una situación de riesgo aumentado, ellos mismos deberían autoexcluirse. En la entrevista, uno evalúa si existe esa situación de riesgo aumentado. Si alguien me dice que tiene una relación homosexual 100% segura, ¿por qué no lo voy a aceptar? Lo que no puedo aceptar es si me dicen “yo soy fiel, no se qué pasa con mi pareja”. Entonces yo dudo, porque tenemos que guiarnos por el principio de precaución. O si me dicen “pero nos estudiamos la sangre”. No importa. La prueba de laboratorio por biología molecular tiene una ventana para el HIV de 9 días, y no en todas las provincias tienen esa tecnología. A mi mucho no me sirve que me diga que la población de hombres que tienen sexo con hombres se cuidan o que tienen más fidelidad. Quiero que me lo demuestren. Por ahora, los datos que vienen del Ministerio de Salud hablan de determinada prevalencia, y es un llamado de atención. Yo estoy en el medio de un donante y un receptor, al que le tengo que dar sangre lo más segura posible. Por cada unidad de sangre yo transfundo a tres pacientes adultos y ocho pediátricos. En Argentina tenemos un 40 por ciento de donantes condicionados. Este año, el único donante HIV positivo que tuve era un hombre que tenía sexo con hombres, con múltiples relaciones. Y cuando lo cité, me dijo que tenía que donar sangre para un familiar. El, obviamente, no sabía que era positivo cuando vino a donar, pero sí que era de riesgo.

La Comunidad Homosexual Argentina lanzó dos denuncias por discriminación a donantes de sangre por su preferencia sexual.
La Comunidad Homosexual Argentina lanzó dos denuncias por discriminación a donantes de sangre por su preferencia sexual.

La segunda denuncia de la CHA, -ante los mismos miembros del gabinete nacional- fue contra el hospital Garrahan. Cuenta Ciglutti el caso de un hombre llamado Daniel: “donó sangre y plaquetas durante más de 13 años. Y ahora le dijeron que no vuelva por las recomendaciones de la AAHITC. Su testimonio es doloroso por lo injusto. EN mayo de 2007 comenzó con las donaciones para los niños y niñas del Garrahan. En esa época regía la Resolución que excluía a las personas que hayan tenido relaciones con personas del mismo sexo, y aceptaban la de donantes heterosexuales con pareja estable y monogámica. Daniel es gay y siempre practica sexo seguro y tiene pareja estable. Donó sangre y la misma fue sometida a testeos. Como vive en la costa, viajaba 2 veces al mes durante la noche y llegaba a la madrugada. Estaba 1 hora y media conectado a una máquina. Antes le inyectaban anticoagulantes que le ocasionaban efectos secundarios durante horas. En más de 200 extracciones sus plaquetas ayudaron a más de 1.000 niños y niñas”.

Infobae pudo hablar con Daniel con la condición de no brindar su apellido ni la ciudad de la costa argentina donde vive. En principio, desea aclarar que “a mi en el Garrahan nunca me citaron a la AAHITC, ese no fue el motivo por el que me rechazaron la sangre y me dijeron que no podía ser donante por ser homosexual. Fue por una estadística del Garrahan con respecto a varones homosexuales con HIV. Explícitamente me dijeron que era una decisión de ellos. Me parece mal en cualquier caso, y en el mío peor porque no soy una estadística más. Hace 13 años que soy donante, hice casi 200 donaciones, me llevaron a la Asociación Argentina de Hemoterapia para darme un reconocimiento el año anterior.

-¿Qué cambió esta vez?

-Siempre se reconfirma el turno. Como la donación dura una hora y media, tienen que tener las máquinas reservadas, y el día anterior te llaman para reconfirmar. Esta vez atendió mi pareja, y como no me podía encontrar dijo que yo iría al día siguiente. Preguntaron con quién estaban hablando y el boludo dijo que era mi pareja.

-Ah, vos nunca habías contado eso.

-No, claro. A ver, cuando yo donaba sangre en el hospital Durand no había problema. Si decía que era gay te preguntaban si tenías pareja estable, si eras monógamo, si te cuidabas, y no había problema. Yo al Garrahan iba a donar plaquetas. Pero la primera vez que vas tenés que donar plaquetas y también sangre, porque hacen unos análisis previos para saber si las podés donar. Me lo hicieron, y ese día dije que no tenía relaciones con hombres. Pregunté si eran estrictos con ese tema y me dijeron que sí. Entonces nunca blanqueé mi situación. Para mi lo importante era que los chicos pudieran tener plaquetas. Yo donaba cada dos semanas, pero a veces me llamaban en el medio porque estaban con poco stock, entendés… A diferencia de la sangre, las plaquetas tienen la particularidad que duran poco, menos de una semana. Necesitan reponerlas todo el tiempo.

-Esta vez, cuando llegaste te dijeron no podías donar.

-Iba preparado para un escenario malo, pero pensé que sería sobre la mentira. Pero no para que me digan que los 13 años que venía donando eran menos importantes que una estadística blanda…

Daniel pide aclarar algo más: “Yo no estoy presentando ninguna demanda, creo que sí lo hizo la CHA. No me sirve hacer quilombo para que me acepten en el Garrahan y que cuando cruce la puerta tiren mis plaquetas a la basura”.

-¿Pensás eso?

-No lo pienso, me lo dijeron. Literal. Ellos, a pesar que salió una resolución donde no pueden preguntar si tuve relaciones con hombres, me dijeron que estaban autorizados a tirar la sangre si no confiaban en la misma.

-¿Vas a donar en otro lado?

-Si. Por eso no quiero dar mi apellido, para que después no hagan una base de datos de gente fichada y que la sangre no sirva. Para mi lo importante es que los chicos necesitan plaquetas.

La donación de sangre cayó un 80% durante la pandemia.  EFE
La donación de sangre cayó un 80% durante la pandemia. EFE

En la página del hospital Garrahan se especifican las condiciones que debe tener un donante. Estas son las que deben poseer:

* Gozar de buena salud.

* Tener entre 18 y 65 años de edad.

* Pesar 50 kg. o más.

* Que hayan pasado 4 meses de la última donación (hombres) o 6 meses (mujeres).

* En caso de tomar algún medicamento, hay que contar cuál es y por qué razón te lo recetaron. En el caso de antibióticos es necesario dejar pasar 7 días de la finalización del tratamiento.

* En el caso de haber viajado fuera del país en el último año, es importante saber adónde para evitar riesgos de contagio (por dengue, zika, malaria).

* Que hayan pasado 12 meses del último tatuaje, piercing, sesión de acupuntura o transfusión.

* No estar embarazada o que hayan pasado 6 meses del último parto, y no estar en periodo de lactancia.

* En el caso de intervenciones quirúrgicas y estudios exploratorios:

Si hubo una cirugía, laparoscopia o artroscopía es necesario esperar el alta del médico y tener los resultados de todos los controles incluyendo biopsias.

Dejar pasar 6 meses en caso endoscopias digestivas altas, fibrocolonoscopias o laringoscopias.

* No consumir drogas inyectables ni cocaína en el último año.

* No tener o haber tenido enfermedades cardíacas o cáncer.

* No padecer enfermedades de transmisión por sangre o sexo o haber estado en riesgo de adquirirlas (hepatitis B, hepatitis C, HIV, sífilis, HTLV, gonorrea, etc.).

* No tener o haber tenido prácticas sexuales de riesgo incrementado.

* En el caso de tratamientos odontológicos, deberá haber transcurrido 7 días después de una extracción dental simple, arreglo de caries, tratamiento de conducto o cualquier procedimiento que haya requerido anestesia local. 7 días por una intervención compleja o por abceso, desde la finalización del tratamiento antibiótico, y 6 meses por implantes dentales.

El punto 8 del apartado de "prácticas sexuales de riesgo incrementado" de la cartilla de departamento de hemoterapia del hospital Garrahan dice textualmente "si sos varón y tuviste relaciones sexuales con otro varón" como motivo para impedir la donación de sangre. En vez de hacer hincapié en el tipo de práctica, apunta a la elección sexual.
El punto 8 del apartado de "prácticas sexuales de riesgo incrementado" de la cartilla de departamento de hemoterapia del hospital Garrahan dice textualmente "si sos varón y tuviste relaciones sexuales con otro varón" como motivo para impedir la donación de sangre. En vez de hacer hincapié en el tipo de práctica, apunta a la elección sexual.

Uno de los puntos para rechazar a un donante refiere a las “prácticas sexuales de riesgo incrementado”. Al lado, un botón invita a hacer click para recibir “mas información”. En el apartado número 8 de ese anexo dice textualmente que no puede donar “si sos varón y tuviste relaciones sexuales con otro varón”. Esta es la molestia principal que tienen en la CHA.

Una fuente calificada del hospital Garrahan habló con Infobae. Explicó que en un par de días darán una respuesta pública sobre este tema, que según dijo “está en la agenda y había quedado pendiente para después de la pandemia. Con la denuncia, esto se aceleró”.

Esta “aceleración” implicará, cree, un cambio en el interrogatorio, que pasará a tener como eje a las prácticas sexuales y no a la identidad sexual. Y se aplicará a todo el mundo. Según averiguó Infobae, en el día de ayer hubo reuniones de la plana mayor del principal centro de salud pediátrico del país, que incluyó a su jefa de Hemoterapia, SIlvina Kuperman, para tratar este tema. La fuente confió que “concluyeron que la evidencia científica sobre la prevalencia del HIV en la población homosexual data del 2013. Y que se debe revisar el modelo de trabajo”.

Para terminar, sobre “Daniel”, dijo: “lo que tendríamos que hacer es llamarlo y pedirle disculpas. No es difícil imaginar la calentura que debe tener. El conocía la reglamentación y no lo explicitó porque consideró que su sangre era segura. Su mejor reivindicación es que ahora podremos tener elementos nuevos para cambiar la manera de trabajar”.

Seguí leyendo:

Por la pandemia, la donación de sangre se redujo al 80% y alertan que la situación es crítica

DonARG, el proyecto creado por estudiantes y recién graduados para fomentar la donación de sangre y plasma


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos