Una investigadora del CONICET analizó la extensión de la cuarentena

Ana María Llamazares, antropóloga e investigadora del CONICET, planteó un análisis sobre el coronavirus en la Argentina, en el cual criticó la postura del Gobierno nacional de no incluir en el comité de expertos a otros profesionales ligados a la salud, quienes no tienen participación en la mesa que rodea y aconseja sobre la extensión de la cuarentena y otras medidas al presidente Alberto Fernández.

“Creo que se está haciendo un manejo muy unidimensional de un tema que, por su propia definición, es muy complejo, afecta muchos niveles, tanto sociales como personales. Y se están tomando medidas en base a lo sanitario. Me preocupa porque es un movimiento muy reductivo, en lugar de ampliar la mirada la estamos reduciendo cada vez más. Y eso siempre trae sufrimiento para el ser humano”, explicó Llamazares en diálogo con Luis Novaresio por radio La Red.

La experta indicó que el miedo que convive entre los ciudadanos es perjudicial para la continuidad del aislamiento: “Sin dudas nos asusta, porque el miedo es la emoción básica que también se está alimentando. Es inevitable que tengamos miedo. En algunos niveles es saludable y es de autopreservación, pero en este contexto es negativo: nos contrae, nos reprime, nos frena la vida. Con el miedo es fácil manejar a las personas. En este momento estamos un poco confundidos realmente. Es natural que tengamos miedo, pero también hay que poner las cosas en su justa medida”.

“Lo que más me preocupa en este momento, además de la pandemia, son las derivaciones de esto. Me preocupa que el nivel de conciencia de la humanidad no sea para salir hacia adelante sino que sea para hacer un movimiento regresivo”, agregó la profesora de la Maestría en Diversidad Cultural de la Universidad de Tres de Febrero.

Ana María Llamazares es investigadora del CONICET
Ana María Llamazares es investigadora del CONICET

Respecto a la postura del Gobierno nacional, manifestó: “Es muy fácil caer en la tentación autoritaria y monológica cuando tenés la población atravesada por el miedo. Hay una sola verdad, un solo discurso, un solo procedimiento, una sola conducta. La verdad que eso es regresivo. El ser humano tiene la virtud de la diversidad, de la posibilidad del diálogo, del disenso”.

“Me preocupa que con esto estamos perdiendo libertades día a día. Y sobre el peligro del encierro: el peligro psicológico, para la salud, para la estabilidad económica”, sostuvo Llamazares.

Consultada acerca de lo que ocurre con la pandemia en otros países del mundo, argumentó: “En otras partes los comité que asesoran a los gobiernos son pluridisciplinarios. El fenómeno de la pandemia y la crisis es multidimensional, ¿por qué sólo atacarlo en una de sus dimensiones? Se dice que el virus es un enemigo que hay que combatir, se nos mete en el lenguaje y eso es peligroso. Se nos mete que nos tenemos que defender un enemigo externo. Eso también es para llamar la atención”.

“¿Por qué no se citan inmunólogos?”, se preguntó Llamazares, quien continuó: “Sabemos que aún no tenemos vacuna, y aunque la tengamos, la verdadera protección frente a cualquier virus o bacteria es tener el sistema inmunológico alto, fuerte y con capacidad de resiliencia. De salir adelante. Todas las medidas que se están tomando del aislamiento, las consecuencias psicológicas, anímicas, la debacle económica, el hacimiento, nos baja el sistema inmunológico”.

Por último, completó: “También va a ser fácil echarle la culpa al virus porque es un enemigo muy concreto. Vino para quedarse y para mostrarnos algo. Desde otra mirada para mostrarle a la humanidad las sombras, el lado oscuro, las cosas que no queríamos ver. Y no hay otro remedio que mirarnos a la cara y ver qué hacemos con esto”.

Alberto Fernández considera “probable” extender la cuarentena obligatoria hasta el 8 de junio, y revisará las condiciones en la Capital Federal y el conurbano bonaerense (AMBA) después de escuchar a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof en la quinta de Olivos.

El Presidente tiene intenciones de mantener las salidas recreativas en la Capital Federal y está muy preocupado por la situación en los asentamientos y villas de emergencia radicadas en el conurbano y el distrito porteño. El jefe de Estado considera esencial hacer foco en esos barrios pobres para mejorar su vida cotidiana y aplacar los efectos devastadores del COVID-19.

SEGUÍ LEYENDO: