REUTERS
REUTERS

El confinamiento a lo largo de estos dos meses y el temor a una enfermedad sin precedentes, como es el nuevo coronavirus, han despertado los sentimientos más diversos en el conjunto de la sociedad. Lamentablemente, desde algunos sectores las reacciones fueron poco solidarias y han expresado actitudes discriminatorias, no solo con los infectados de COVID-19, sino también con el personal que asiste a los enfermos. Pese a los aplausos de las nueve de la noche en reconocimiento a su labor, hubo varios casos de médicos que fueron amenazados y discriminados, acusados de transportar el virus. Por citar un ejemplo, la situación más extrema se vivió en la Rioja donde a una médica le incendiaron el auto. Con la misma suerte corrieron efectivos de las fuerzas de seguridad, quienes también están en muchas ocasiones en la primera línea de combate contra la pandemia.

Por ello, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó este miércoles un proyecto para incluir sanciones, dentro del Código de Contravenciones, a los actos de discriminación y de hostigamiento contra el personal de las áreas de la salud, la seguridad y la justicia que trabajan en contacto con pacientes con coronavirus.

En efecto, la iniciativa, que será tratada en la Legislatura porteña, plantea dos modificaciones al Código ante aquellas conductas nocivas contra las personas o los bienes particulares y colectivos, al evaluar que desde el inicio de la pandemia se “observaron comportamientos disvaliosos por parte de algunos ciudadanos”.

“La discriminación que sufre personal de la salud, personal policial y judicial, en razón de estar en contacto con pacientes infectados del mencionado virus, injuria gravemente su dignidad y evidencia la falta de solidaridad ciudadana por parte de quienes, en lugar de reconocer la grandeza con la que aquellos enfrentan esta dura realidad, los ofenden y aíslan socialmente por esa mera circunstancia”, se remarcó en el texto del proyecto.

Durante los dos meses de cuarentena se registraron varias denuncias de este tipo. A una joven médica, en un edificio del barrio de Belgrano, el consorcio de propietarios le dejó una carta por debajo de la puerta en la que se la intimó a “evitar el tránsito y permanencia en lugares comunes”, por el “alto riesgo” que implicaba su labor.

En otro inmueble, en Barrio Norte, un urólogo se encontró con un mensaje amenazante debajo de su puerta: “Buscate otro lugar para vivir. Ponés en riesgo la vida de todos acá, decidís vos o decido yo. Gracias”.

En Montserrat, la advertencia fue directa y prácticamente en tono mafioso. “Cuidate, si salís te puede pasar algo" y “Te podés caer o algo”, le dijeron a un profesional de la salud.

Sin embargo, entre tantos casos lamentables, la situación más extrema sucedió en La Rioja, donde una médica que se contagió de COVID-19 al tratar con un enfermo se encontró con su auto incendiado y un mensaje elocuente: “Ratas infestadas, vayansé".

Ante los sucesivos casos, la titular del INADI, Victoria Donda, había manifestado el mes pasado que "no podemos aplaudir a las nueve de la noche y discriminar a las nueve de la mañana. Tenemos que informarnos bien para que las emociones que afloren no sean irracionales ante esta emergencia y no dejarnos llevar por el miedo”.

REUTERS
REUTERS

El proyecto que fue presentado en la Legislatura porteña contempla sancionar con multas de hasta 17 mil pesos o penas de hasta diez días de trabajo de utilidad pública a quien discrimine a personas que hayan “tomado contacto durante el desempeño de su función laboral con personas infectadas o casos denominados sospechosos de alguna enfermedad infecto contagiosa, o por cualquier otra circunstancia que implique exclusión, restricción o menoscabo la inclusión”.

El actual Código penaliza la discriminación por razones de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social y económica. Por otro lado, impulsa que esos casos también sean considerados como agravantes a las contravenciones que castigan las conductas de hostigamiento, maltrato e intimidación.

Seguí leyendo: