El accidente del avión sanitario ocurrido en Esquel el martes por la noche dejó un saldo aún más grave: el copiloto Angel Martín Gamboa, que se encontraba en estado crítico en el hospital local, murió en horas de la madrugada, de acuerdo informaron autoridades de la ciudad chubutense.

Gamboa se encontraba en estado muy grave a raíz del accidente ocurrido durante el martes cerca de las 23 en las inmediaciones del aeropuerto de Esquel. Había viajado junto a otros tres tripulantes para realizar el traslado de una niña con una cardiopatía grave a Buenos Aires.

Además, de Gamboa, habían muerto en el acto Federico Ramiro Bassi y el enfermero Patricio Walmsley. Así, el único sobreviviente del hecho fue, por el momento, el piloto de la nave, Mariano La Torre.

Según informó el medio ADN Sur, el copiloto del avión perteneciente a la empresa MD Fly perdió la vida durante la madrugada del jueves, mientras se encontraba internado en el hospital de la Ciudad.

Si bien en un principio se creía que quien había sufrido las heridas más graves de los dos sobrevivientes había sido La Torre, la información fue corregida en las últimas horas del miércoles: al momento de ser internado, Gamboa había sufrido quemaduras graves en el 60% de su cuerpo y padeció fracturas de columna cervical, dos vértebras, traumatismo de tórax, fractura en el esternón, contusión pulmonar y hematomas en el intestino.

Angel Martín Gamboa tenía 50 años
Angel Martín Gamboa tenía 50 años

Gamboa se acercó a la aviación de adulto. Durante 26 años se desarrolló en la empresa Grupo Doble G, una compañía especializada en la cría de ganado vacuno, en la ciudad de Bolívar.

Luego, fue gerente de ventas de la empresa NMAS entre los años 2003 y 2011, hasta que decidió dar un cambio rotundo en su vida y optó por dedicarse a su gran pasión, la aviación.

En el 2010 recibió el título de Piloto Comercial de avión con habilitación de Vuelo por Instrumentos en la Escuela Técnica de Aviación Profesional.

Un año después, se graduó como Piloto comercial de Primera Clase de Avión en el Instituto de Enseñanza Aeronáutica.

Patricio Walmsley, otra de las víctimas fatales, era una eminencia en la aeroevacuación sanitaria
Patricio Walmsley, otra de las víctimas fatales, era una eminencia en la aeroevacuación sanitaria

Ya en 2012 y durante seis años se desenvolvió como docente en la escuela de vuelo Fly Tango, hasta que en el mismo 2018 se convirtió en copiloto de la empresa de aeroevacuación sanitaria MD Fly.

El médico Federico Bassi, de 44 años, trabaja desde hacía años en la misma empresa de traslados sanitarios vía aérea. Además, era cardiólogo de una clínica privada de Quilmes y llevaba más de una década en el hospital Argerich.

Por su lado, el enfermero Patricio Walmsley se había consolidado como una eminencia en la materia. Su espíritu solidario y sus labores con niños en zonas de guerra de diferentes partes del mundo le habían dado una experiencia que pocos colegas tenían en el país.

Federico Ramiro Bassi erael médico de la tripulación. También murió. Tenía un hijo de 7 años
Federico Ramiro Bassi erael médico de la tripulación. También murió. Tenía un hijo de 7 años

Walmsley era enfermero aeroevacuador desde 2009. Con el pasar del tiempo se especializó en enfermería pediátrica. Entre 2013 y 2018 formó parte de las organizaciones Médicos Sin Fronteras y Save The Children y trabajó en zonas como Haití, República Centroafricana, Níger, República Democrática del Congo. También trabajó dos años como enfermero supervisor clínico de la Unidad de Salud de Emergencia de Save The Children en Reino Unido. Así y todo y pudiendo radicarse en Inglaterra, decidió regresar a su país. Trabajaba junto a la empresa MD Fly desde 2008.

El avión con el que se estrellaron los empleados de la empresa MD Fly. Aún se investigan las causas del accidente (Cristian Martínez - aeropuertoformosa.blogspot.com)
El avión con el que se estrellaron los empleados de la empresa MD Fly. Aún se investigan las causas del accidente (Cristian Martínez - aeropuertoformosa.blogspot.com)

Los cuatro tripulantes del avión sanitario viajaban a Esquel para efectuar el traslado de una niña de 3 años llamada Jazmin Amelie Serna Torres, de solo 3 años. La pequeña padece un edema pulmonar y también tiene un problema cardíaco congénito e hidrocefalia. Fue operada a los cinco meses de su nacimiento y viaja periódicamente a Buenos Aires para recibir atención médica.

En el último tiempo, la interrupción de todos sus tratamientos ambulatorios provocó un agravamiento general de su salud, por el que debía viajar de urgencia a un sanatorio porteño para ser revisada y eventualmente ser sometida a una nueva operación.