(Foto: Pxhere)
(Foto: Pxhere)

Una mujer fue a la comisaría a denunciar a su ex pareja por violencia de género. Como tenía miedo, fue acompañada por su cuñado, pero lo que nadie se imaginaba es que además de tomarle la denuncia el que terminaría acusado sería el cuñado. ¿Por qué? Por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Según indicaron a Infobae fuentes judiciales, todo ocurrió el viernes por la noche cuando una joven de 29 años, madre de dos niños, fue a la comisaría de La Mujer de San Justo para hacer una denuncia. Allí, la joven -cuyo nombre este medio no publicará- aseguró que desde agosto se encontraba separada del padre de sus hijos, un empleado de su misma edad.

Según la denuncia, el miércoles por la madrugada el hombre apareció en su casa. Le abrió la puerta a patadas. Con agresividad echó a la persona que estaba acompañándola. Cerró la puerta y la tomó a ella de los pelos. Le empezó a pegar golpes de puño en la cabeza mientras ella se tiraba al piso y pedía ayuda a los gritos. Los vecinos comenzaron a gritarle al hombre que la dejara en paz.

Durante las horas posteriores al ataque, su familia intentó convencerla de que hiciera la denuncia. Ella dudaba, tenía miedo, pero sus familiares insistían en que eso podía repetirse de manera más violenta. Finalmente, la joven accedió. La acompañó su cuñado a la comisaría el viernes, cerca de las 19.30. Esperaron entonces que los atendieran y la joven contó lo que le había pasado. Se solicitó así que, en el marco de la acusación, se dispusiera una medida cautelar de exclusión del hogar y la perimetral de seguridad.

(Foto: Franco Fafasuli)
(Foto: Franco Fafasuli)

Sin embargo, lo que nadie esperaba es que además de la denuncia que se abría contra su ex pareja también terminara acusado el cuñado que la había acompañado. El acusado se llama Sebastián Rizzo y la denuncia, a la que accedió Infobae, precisa que se lo imputa precisamente por haber violado la cuarentena para ir a la comisaría.

Así lo dejó plasmado la oficial de servicio de la comisaría de la Mujer y la Familia de San Justo. “Dando cumplimiento a una orden emanada por el Poder Ejecutivo y su protocolo de actuación, tras haber recepcionado denuncia de la señora (...) quedó radicada denuncia por lesiones con intervención de la UFI 2 se constata que la misma se encuentra acompañada de su cuñado quien refiere que la acompañó a radicar la denuncia, siendo que la denunciante resulta ser independiente, no posee problemas de salud, ni de motricidad o enfermedad que le impida deambular o movilizarse por sí sola”.

De esta manera, sigue el acta policial diciendo que se le pidió identificación a su cuñado, quien se identificó como Sebastián Rizzo y dio sus datos personales. También respondió que no estuvo en el extranjero, ni tuvo contacto con personas que hayan regresado recientemente al país ni posee síntomas compatibles con COVID-19.

“Respecto de su permanencia y circulación en la zona”, se señala, Rizzo “no pudo demostrar circunstancia alguna que justifique su presencia en el lugar. Solo manifestó que está acompañando a la denunciante sin que ello resulte un justificativo” ni tampoco está previsto dentro de las excepciones del aislamiento social obligatorio. “En virtud de lo narrado en la presente acta se procede a notificar que se encuentra imputado por infracción al artículo 205 del Código Penal, de trámite por ante el juzgado Federal número 3 de Morón”, se agregó.

Ese artículo del Código Penal castiga conprisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Según pudo saber Infobae, solo en el día viernes, el día que se formalizó la denuncia contra este hombre, el juzgado de Morón recibió más de 300 denuncias por infracción al decreto de aislamiento obligatorio. En el país, en tanto, las fuerzas federales sumaban hasta el sábado más de un millón de personas controladas y notificada, y otras 27.700 infraccionadas o detenidas.

Desde que comenzó la cuarentena, no bajó la violencia doméstica pero sí se registraron menos denuncias por las dificultades de presentarlas. Por eso se habilitaron distintas vías para que fuera más accesible (el número 144 o por mensajes de WhatsApp al 11-2771-6463, 11-2775-9047 y 11-2775-9048). Según había subrayado en una entrevista a Infobae Analía Monferrer, directora de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia, "si una mujer tiene que hacer una denuncia puede salir a la calle porque del aislamiento están exceptuadas las situaciones de fuerza mayor y la violencia doméstica es una de ellas”.

Seguí leyendo: