150 jóvenes se unieron a través de las redes para hacer máscaras 3D y apoyar al personal de salud

No se conocían, pero la convocatoria para colaborar con médicos y enfermeras que enfrentan en primera línea la pandemia los reunió en un proyecto solidario que llega a todo el país

Médicos del conurbano ya atienden con las máscaras "full face"
Médicos del conurbano ya atienden con las máscaras "full face"

La pandemia trajo muchas miserias pero a la vez trajo muchas historias de solidaridad. A través de las redes sociales se conectaron 150 jóvenes de la Ciudad de Buenos Aires para hacer máscaras que protejan a los profesionales de la salud. Así, con impresoras 3D crean protectores que evitan el contagio y la propagación del virus.

Empezaron a convocar gente bajo el lema Unidos x Argentina y en dos días consiguieron más de 100 voluntarios. Tienen equipos de logística interna, externa, gestión de donaciones, prensa, comunicación, producción y abastecimiento. Están produciendo mas de 500 protectores por día, tienen un pedido de 7.000 y ya entregaron más de 1500 en todo el país.

Al Chaco también llegaron las máscaras 3D
Al Chaco también llegaron las máscaras 3D

Estos jóvenes dejaron sus oficios para poder dedicarse a lleno a ayudar a médicos y enfermeras que enfrentan en primera línea al Covid-19. “Nosotros somos un grupo de personas que decidimos hacer máscaras para combatir el coronavirus. Nos auto convocamos por redes sociales, nunca nos habíamos visto ni nos conocíamos pero vimos la necesidad y empezamos a trabajar”, explica Fernando, el líder de la organización Unidos x Argentina.

Cada protector lleva en promedio una hora y media de trabajo en cada maquina, y se terminan de armar con acetato o radiografías desteñidas y un elástico. Todos se entregan de forma gratuita a médicos, enfermeros, camilleros, choferes de ambulancias, bomberos, policías e incluso militares.

Médicos de Capital con las máscaras de Unidos x Argentina
Médicos de Capital con las máscaras de Unidos x Argentina

“Estamos felices de poder aportar nuestro granito de arena desde nuestro lugar, no podíamos quedarnos de brazos cruzados en casa mientras nuestros héroes luchan contra este enemigo invisible día tras día sin protección ni insumos. La sonrisa de ellos es todo el combustible que necesitamos para seguir adelante”, dice Fernando.

Las impresoras 3D son propiedad de cada joven que se unió al proyecto. Hoy ya tienen una red de donaciones, entre las que está incluido el material de impresión, pero cuando arrancaron todo lo que usaban era propio de cada voluntario.

Las máscaras full face llegan a médicos, enfermeros, choferes de ambulancia y personal de salud y seguridad
Las máscaras full face llegan a médicos, enfermeros, choferes de ambulancia y personal de salud y seguridad

-¿Cómo distribuyen estas máscaras a lo largo del país?

-Las chicas de logística tienen armada una red de voluntarios con médicos, taxistas, bomberos -todo aquel con permiso de circulación es bienvenido- y van coordinando las entregas tanto de materiales como de las vinchas que estén listas.

-¿Por qué sirven estas máscaras?

-Las máscaras full face tienen la particularidad de que protegen todos los órganos faciales por donde él virus podría ingresar al organismo. Cubre ojos, nariz y boca con una placa de acetato, que puede reemplazarse por una radiografía desteñida. Si bien por protocolo tienen que usarse en conjunto con un barbijo, ponen una barrera física entre el virus y el personal de salud que los mantiene muchísimo más protegidos, además de que pueden ser esterilizados y reutilizados más de una vez.

-¿Qué donanciones necesitan?

-Placas radiográficas para cubrir ojos, nariz y boca. En la impresora 3D se imprimir solamente la vincha, se le agrega el elástico y se completa con acetato o una radiografía desteñida previamente con lavandina o cloro. Es la placa la que hace justamente de barrera física y previene el contagio. Y, obviamente, también necesitamos personas dispuestas ayudar.

SEGUÍ LEYENDO: