González García sobre la llegada del coronavirus a la Argentina

El ministro de Salud, Ginés González García, reconoció que las autoridades nacionales se vieron sorprendidas por el rápido avance del coronavirus en la Argentina e hizo un mea culpa al respecto: “Yo no creía que el coronavirus iba a llegar tan rápido, no creía que iba a llegar en verano, nos sorprendió”, afirmó al respecto en una entrevista con A24.

Cuando fue consultado si se trató de una subestimación de la enfermedad, el funcionario contestó de manera negativa. “Subestimarlo no es una buena palabra, yo creí que iba a llegar un poco más tarde, esa es la verdad”.

“Igual hicimos todo lo que había que hacer. Nos sorprendió a todos. En este aspecto todas las medidas que estamos tomando tiene que ver con la evolución. No lo subestimamos, yo pensé que iba a llegar a más tarde, esa es la verdad. Aceleramos la vacunas con la gripe para que no se junten las dos enfermedades", agregó.

Un mes atrás, el ministro de Salud había manifestado estar “mucho más preocupado por el dengue que por el coronavirus”. En esa oportunidad, había dicho que la probabilidad de que la enfermedad llegue a la Argentina era “muy baja”.

En las últimas horas se confirmaron cinco nuevos contagiados en la Argentina, por lo que se elevó a 17 el número de infectados, tomando en cuenta al hombre de 64 años que falleció el sábado pasado en el hospital Argerich.

En relación a este caso, que resultó ser el primer muerto por la enfermedad en el país, González García dijo que “hay 40 personas en control" por un posible contacto, aunque con más posibilidades de cercanía “unas 16 personas”.

En cuanto a los pacientes aislados y en tratamiento por el virus, dijo que “están todos en buen estado”, y agregó: “Se está controlando todos los contactos que tuvieron los contagiados y lo está haciendo cada jurisdicción. Se está controlando fuertemente”.

Por otro lado, el funcionario reveló que el presidente Alberto Fernández “está todo el día informado” sobre el tema y dijo que “no está previsto un mensaje de su parte”.

Desde el Ministerio de Salud recomiendan que ante la presencia de fiebre y síntomas respiratorios como tos, dolor de garganta, dificultad para respirar y haber permanecido en áreas con circulación del virus o al haber estado en contacto con un caso confirmado o probable, se haga un contacto de inmediato con el sistema de salud, refiera el antecedente de viaje y evite el contacto social.

Por otro lado, a las personas que ingresan al país y que hayan permanecido en zonas con transmisión del nuevo coronavirus deben permanecer en el domicilio y no concurrir a lugares públicos como ámbitos laborales, recreativos, deportivos y sociales durante 14 días.

Según pudo saber Infobae, el Gobierno reforzará la dotación de las fuerzas de seguridad nacionales en los aeropuertos de Ezeiza y Córdoba y en los 160 puestos fronterizos de la Argentina para efectivizar los controles. Esto incluye a la Policía Federal, la Prefectura, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Gendarmería.

A pesar de esto, existe un protocolo denominado “Planes de Contingencia” desarrollado para enfrentar epidemias. Lo que prevé es que aeropuertos, puertos y terminales de transporte colectivo tengan la operatoria para el auto-reporte del eventual caso sospechoso, su entrevista y su aislamiento, así como sobre sus contactos estrechos y los contactos de bajo o medio riesgo, el lugar de la terminal remota para su ubicación, las medidas de desinfección del medio de transporte y la disposición final de los residuos derivados de la misma.

En caso de detección de un caso sospechoso las fuerzas de seguridad deben proceder al aislamiento en el medio de transporte y se realiza allí la evaluación por parte del equipo de Sanidad de Fronteras o fuerza de seguridad actuante. Se podrá también efectuar el mismo en la terminal remota (en espacios acondicionados) para entrevistar separadamente al caso sospechoso, a sus contactos estrechos y a los otros contactos de bajo riesgo, según determinó el protocolo de seguridad.

A la vez, se supo que todos los efectivos de las fuerzas de seguridad que están abocados a estos operativos de control en fronteras y aeropuertos ya están usando barbijos quirúrgicos, protectores oculares, camisolín, guantes de Látex, alcohol en gel y termómetro.