Mónica Pueblas es la mamá Leticia Allo y ayer mantuvo una reunión juez del Tribunal Oral 27 de la Capital Federal, Jorge Horacio Romeo, para pedirle que el joven que atropelló y mató su hija en 2016 sea enviado a juicio oral y público. Además de los argumentos y las pruebas en contra del imputado, la madre de la joven también le presentó al magistrado una petición con más de 40.000 firmas, reunidas a través de una petición de Change.org, en la que le solicitan no sólo la elevación a juicio, sino que sea sentenciado “con una condena ejemplar”.

En el encuentro con el magistrado, Pueblas estuvo acompañada por Viviam Perrone, integrante de Madres del Dolor, y miembros del Observatorio de Víctimas. El pedido de la mujer es claro: que el proceso siga e Iván Prein, el imputado, sea juzgado en un juicio oral. De hecho, el debate debió comenzar el martes pero a raíz de que la defensa del acusado propuso un juicio abreviado, la justicia lo suspendió y convocó a ambas partes para escuchar sus argumentos. El juez Romeo deberá definir mañana qué resuelve. Es decir, si acepta la propuesta de Prein o continúa con el proceso, que es lo que busca la familia de la víctima.

El hecho ocurrió el 29 de mayo de 2016 cuando Lety fue atropellada en la esquina de Córdoba y Bonpland, barrio de Palermo, por Prein, quien iba a bordo de un Fiat Punto, en estado de ebriedad. Pero no fue lo único. el conductor no se detuvo y escapó a toda velocidad hasta que a unas diez cuadras fue detenido por dos efectivos de la Policía Metropolitana. El test de alcoholemia demostraría posteriormente que el joven tenía más del doble de lo permitido. Sin embargo, a las 12 horas fue liberado y dos día después, recibió de vuelta el vehículo. La joven, por entonces de 29 años, fallecería 45 días después luego de ser operada tres veces.

Iván Prein, el acusado
Iván Prein, el acusado

A lo largo de estos años, la defensa interpuso una gran cantidad de estrategias judiciales con tal de que el acusado, quien es hijo de un reconocido pastor evangélico, sea exculpado. Primero negaron que haya sido él el causante de la muerte de Lety. Para ello se basaron en una contradicción en los informes que presentó la Policía Metropolitana en aquel entonces. Cuando el auto fue secuestrado, los policías que llevaron adelante el operativo reportaron que el paragolpes derecho “estaba corrido”. Daño que fue producido por la violencia del golpe contra el cuerpo de Leticia. Sin embargo, cuando el Fiat Punto le fue devuelto a su dueño, el informe señaló que el vehículo no presentaba golpes.

La cantidad de testigos que aportaron datos y una foto del auto que sacó el policía que participó de la persecución aquella madrugada del 29 de mayo sirvieron para que la justicia en varias instancias desestimara los intentos de Prein por salvarse y finalmente ordenó que se llevara el juicio oral. Con el pedido de un abreviado (que demuestra que el imputado admite que fue el culpable), todo quedó suspendido hasta mañana, que el juez Resuelva.

Seguí leyendo