A fines de marzo será trasladada por tierra a un santuario de Brasil.
A fines de marzo será trasladada por tierra a un santuario de Brasil.

La derivación de la elefanta Mara al Santuario de Elefantes de Brasil, conducido por el Global Sanctuary for Elephant, llegó a su tramo final: luego de haber concluido la etapa administrativa y judicial, la animal de 50 años debe cumplir con la cuarentena requerida por las autoridades sanitarias de ambos países para ingresar a la reserva ubicada en el Mato Grosso. Su traslado fue anunciado oficialmente el 19 de diciembre pasado, poco después del esperado viaje de la orangutana Sandra, que acaba de cumplir 34 años en el santuario de la Florida.

El Secretario de Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli, aseguró que “Mara será trasladada a Brasil los últimos días del mes de marzo, una vez concluida la cuarentena y lo haremos por tierra, lo cual supone un enorme desafío para la elefanta y los equipos técnicos del Ecoparque”.

Además, el funcionario aseguró aunque el viaje “no estará exento de contratiempos confiamos plenamente en el trabajo de nuestros veterinarios y cuidadores el cual estará fortalecido por la enorme experiencia de Scott Blais”, director ejecutivo del santuario al cual será derivada Mara. El experimentado hombre y parte de su equipo que llegarán a Buenos Aires una vez comenzada la cuarentena para controlar el proceso hasta el final.

Blais es considerado un experto en traslados y en 2018 permaneció un tiempo en el zoológico de La Plata para acompañar a la elefanta Pelusa, que iba a ser trasladada al mismo lugar, pero murió el 5 de junio de 2018, un tiempo antes de la fecha estimada para ese viaje.

Las autoridades del Ecoparque porteño organizan “una cálida despedida para desearle un buen viaje”.
Mara llegó al ex zoológico porteño el 16 de octubre de 1995. Nació en cautiverio en la India en 1969 (foto Tomás Cuesta)
Mara llegó al ex zoológico porteño el 16 de octubre de 1995. Nació en cautiverio en la India en 1969 (foto Tomás Cuesta)

Según confirmaron fuentes del gobierno porteño, el traslado de Mara se realizará por tierra recorriendo una distancia de aproximadamente 2700 kilómetros (entre Buenos Aires y Chapada dos Guimarães, la ciudad cercana al Santuario) y demandará entre cuatro y seis días, con paradas periódicas según la necesidad del animal.

Mara es una elefanta de origen asiático que llegó al ex Zoológico de Buenos Aires tras el decomiso judicial al Circo de Rodas en 1995. Desde entonces comparte recinto con Kuky y Pupy, dos elefantas hermanas nacidas en el Parque Kruger de Sudáfrica.

Al momento del anuncio sobre la confirmación del traslado de la elefanta, los especialistas informaron que sus próximos pasos eran entrenarla para que ingrese de manera voluntaria a la caja en la que viajará, tarea que logró realizar con éxito.

Mara come aproximadamente 100 kilos diarios de frutas, verduras y forraje.

El Santuario de Elefantes de Brasil es el primero de este tipo en América Latina que es conducido por Global Sanctuary for Elephants (GSF) y por la organización Elephant Voices y tiene la misión de proteger y proporcionar un ambiente natural para elefantes que anteriormente estuvieron en cautiverio.

Mara cumplirá con el viaje que no pudo hacer la elefanta Pelusa, del zoológico de La Plata, que murió esperando su traslado. (Tomás Cuesta)
Mara cumplirá con el viaje que no pudo hacer la elefanta Pelusa, del zoológico de La Plata, que murió esperando su traslado. (Tomás Cuesta)

La elefanta llegó al predio de Palermo el 16 de octubre de 1995. Nació en cautiverio en la República de la India en 1969 y poco después fue comercializada por la Institución Tierpark Hagenbeck, de Hamburgo, Alemania. Allí vivió hasta mayo de 1970, momento en que la compró Ramón Tejedor y fue trasladada al Circo África de Montevideo. En junio de 1971, llegó a Argentina cuando fue vendida al Circo Sudamericano.

Desde que se confirmó su derivación, Mara es sometida a ciertos requerimientos necesarios que la preparan para el viaje que la llevará a una vida totalmente diferente a la que tuvo estos 50 años: 1.100 hectáreas para caminar, acceso a pasturas y enormes árboles, un arroyo, un río e incluso una sierra.

Al igual que otros animales nacidos y criados en cautiverio, Mara no podrá ser devuelta a la vida salvaje porque sola no podría sobrevivir. Por eso, todos ellos son derivados a santuarios de animales de la especie donde viven en una “libertad controlada”, lejos de las ciudades y la constante exposición.

La despedida de Mara

La elefanta Mara será trasladada a fines de marzo a un santuario de Brasil


Desde el Ecoparque informaron que para despedir a la elefanta se instaló una réplica de la caja en la que Mara viajará a Brasil para que quienes deseen puedan visitarla desde el miércoles 19 y hasta el domingo 23 de febrero, de 11:00 a 18:00 en el acceso por Plaza Italia.

Además, podrán conocer la historia de Mara a través de videos que se emitirán en vivo.

En tanto, desde las 11:30 y hasta las 17:30 se ofrecerán una serie distintos talleres y actividades en los que se podrá participar sin inscripción previa. Estos son:

-AnimalART: Una artista plástica brindará una clase interactiva de arte en la que enseñará a dibujar algunos animales de Ecoparque mientras ofrece datos curiosos de cada especie.

-Cuentos que cuentan: Será un espacio de narración sobre cuentos cortos de animales.

-TattoAnimal: Stand de tatuajes en donde cada participante podrá elegir el diseño que más le guste.

-Mensajes a Mara: Los chicos que se acerquen al Ecoparque podrán escribirle mensajes y cartas a Mara.


Seguí leyendo: