Una de las fotos publicada por los estafadores
Una de las fotos publicada por los estafadores

Por todo esto no voy a poder viajar. Me quedé sin vacaciones. Ya no tengo un peso”, dijo a Infobae María José Almeira, a pocos días de haber sido estafada por desconocidos a quienes les pagó un alquiler temporario por una casa en la localidad bonaerense de Monte Hermoso que no existía. Pero su mayor frustración no es esa. A esta mujer, oriunda de la ciudad de Neuquén, le genera una gran culpa saber que su amiga, Silvina Sartori, también fue víctima de los mismos estafadores luego de que ella los pusiera en contacto para rentar la misma propiedad. “La que le pasó el dato fui yo y me siento muy mal. Me siento culpable”, expresó María José, entre risas y frustración.

Todo comenzó a gestarse los últimos días del año que recién terminó. La víctima, mamá de dos nenas, tenía la intención de viajar a partir de mañana hasta el próximo 12 de enero. Empezó a buscar casas en esa localidad de la costa bonaerense hasta que dio a través de Facebook con una oferta que le llamó la atención. Tenía buenas fotos y parecía un espacio confortable. Y lo más importante, el precio le cerraba. “Los contacté porque salía por todos lados publicitado e inmediatamente me respondió. Me pasó los datos que le pregunté y me dio un número de teléfono de contacto para hablar por Whatsapp. A los dos días le pedí los datos para ver cómo hacía la seña, me dio un número de cuenta e hice la reserva. Con la que tuve el contacto fue una mujer de nombre ‘Sonia Castillo’", relató Almeira.

Parte de la conversación que mantuvieron con las víctimas
Parte de la conversación que mantuvieron con las víctimas

Como suele ocurrir, el presunto dueño de la propiedad le dijo que depositara la mitad del alquiler y que poco antes de la fecha de llegada, cancelara el resto. En total eran 24.000 pesos por la semana de estadía. El estafador para ganarse la confianza de la víctima le dijo que también era de Neuquén pero que por la temporada, se encontraba en Monte Hermoso. De hecho, la cuenta -del banco Santander Río- en la que debía hacer el pago está radicada en la capital provincial. Todo parecía marchar sobre ruedas.

Solo hubo una particularidad que le llamó la atención a María José y fue que la caja de ahorro estaba a nombre de “Alejandro Castillo”. “Sí, es mi hermano, no hay problema”, le respondió la mujer cuando la clienta le preguntó al respecto. El depósito fue hecho, le enviaron capturas de pantalla con la confirmación y la tal Sonia Castillo finalmente le confirmó que la casa durante esa semana ya estaba asegurada. “Me mandó hasta una foto con el frente de la supuesta casa”, añadió. Desde ese momento, el contacto entre ambas se vio terminado.

Uno de los presuntos dormitorios ofertados
Uno de los presuntos dormitorios ofertados

Hasta ese punto Almeira no sospechaba nada. Y es acá cuando entra en escena Silvina Sartori. Mientras concretaba la operación, María José le pasó los datos de la misma persona a su amiga, quien quería viajar pero para pasar el año nuevo. Su intención era viajar entre el 29 de diciembre y el 3 de enero. Es decir, Sartori salía de la casa y al otro día, ingresaba su amiga “Majo”. “Me contacté con esta Sonia Castillo al teléfono que figura en las fotos y le transferí el 50% del importe, igual que mi amiga. A mí me pidió 20.000 por los cinco días. La operativa fue la misma. El resto del dinero quedamos en que se lo pagábamos una vez que llegáramos”, contó Silvina también en diálogo con Infobae.

El domingo pasado efectivamente la mujer llegó con su pareja y un grupo de amigos a Monte Hermoso. Empezaron a buscar la dirección que “Sonia Castillo” les había dado pero se encontraron con la sorpresa de que la casa no existía. Pasaron una y otra vez revisando que no se hubiesen equivocado. “Avenida Argentina 876” fue la ubicación que les dio la estafadora. Pero no, la propiedad por la que ya habían pagado 10.000 pesos el pasado 26 de diciembre no estaba. De hecho, esa dirección no existía.

“Empecé desesperada a llamar al teléfono que teníamos de contacto pero no me atendían. Le escribí y me tenía bloqueada. Empezamos a pensar lo peor y para asegurarnos, le dije a mi novio que desde su celular preguntara por la misma propiedad y para las mismas fechas. Y efectivamente le contestó diciéndole que estaba disponible. Nos había estafado”, sentenció Sartori.

Silvina y su novio radicaron la denuncia en la comisaría de Monte Hermoso y se abrió una causa contra Alejandro Castillo -titular de la cuenta- por el delito de estafa. Mucho no pudieron hacer los efectivos de la pequeña localidad de la costa atlántica. En el documento de la declaración de la víctima al que accedió Infobae se observa que Castillo registró la cuenta con su propio DNI. Según pudo comprobar este medio, el hombre -con ese documento- tiene un domicilio registrado en la ciudad neuquina de Chos Malal.

Uno de los intentos por comunicarse luego de ser estafadas
Uno de los intentos por comunicarse luego de ser estafadas

Inmediatamente Silvina se puso en contacto con su amiga y le dijo lo que había pasado. Que todo se había tratado de una estafa. “Majo” justo había hecho el depósito de los 12 mil pesos restantes y por segundos pudo cancelarlo. Llegó a salvar por lo menos la mitad de lo que tenía presupuestado. “Debería haber viajado mañana pero bueno, ya me quedé sin el viaje”, reiteró María José.

Sartori, en tanto, al ver que desde Monte Hermoso no podrían hacer mucho, decidió viralizar el caso y exponer lo que les había ocurrido. Las respuestas fueron inmediatas y pudieron saber en cuestión de horas que son decenas las personas estafadas por las mismas personas, no solo en la temporada de verano sino en el invierno. Ante la masiva repercusión, la publicación con la propiedad fue dada de baja y casi no hay rastros en Facebook. “Muchos empezaron a escribirme contándome lo que les pasó. Me dijeron que se trata de personas de la comunicad gitana en Neuquén, que acá son muy poderosos. Tienen protección política y no creo que pase algo pero vamos a seguir adelante con la denuncia”, adelantó la mujer, quien a diferencia de su amiga, sí logró conseguir un hospedaje en Monte Hermoso por lo menos para pasar el fin de año.

En los próximos días volverá a Neuquén. Ya se puso en contacto con un abogado que también fue víctima de los estafadores y con los datos de la cuenta bancaria espera poder avanzar en la justicia de su ciudad. Sumará la denuncia de María José e iniciarán todo el proceso para dar con las personas que les frustraron las vacaciones. “Quién sabe desde cuándo están haciendo esto y cuánta plata se habrán ganado. Se fueron sofisticando con el tiempo. Antes, me contaban, ponían fotos de propiedades de Canadá, pero se dieron cuenta y empezaron a poner imágenes de casas de acá”, reveló Silvina.

Un modus operandi clásico y qué hacer

Esta práctica se lleva a cabo en los principales balnearios. Mar del Plata, Pinamar, Villa Gesell y distintos lugares de la Costa Atlántica. De acuerdo a datos aportados por agentes inmobilarios a Infobae, la temporada anterior se detectaron alrededor de 50 estafas a turistas en Monte Hermoso.

Atraen a los turistas con casas grandes (para 8 a 10 personas), bien equipadas, lujosos amenities y con una ubicación envidiable. Y una vez que reciben un adelanto en concepto de “depósito”, se esfuman sin dejar rastro.

“En caso de arribar a destino y no encontrar inmueble alguno -el clásico caso de quien alquila un médano o una bonita parcela en medio del mar-, es importante realizar la denuncia de inmediato en la sede policial más próxima. Lo mismo opera para casos en que el inmueble se encuentra ocupado por otro inquilino ya que el caso de alquileres múltiples es más frecuente de lo que se cree”, habían aconsejado desde la Defensoría del Pueblo bonaerense a este medio.

Los pasos son:

* Realizar el reclamo ante la persona que ofreció el alquiler a través de carta documento o por nota firmada solicitando su constancia de recepción.

* Procurar mantener todos los documentos originales vinculados a la contratación y entregar siempre fotocopias en caso de ser requeridas.

* Para reclamos se puede contactar a la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor (0800-666-1518), Ministerio de Turismo de la Nación (0800-555-0016), Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires (Calle 53 N 510 - CP 1900. +54 (0221) 429-4038); y Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires (Tel: 0-800-222-5262).

Seguí leyendo