Foto: Google Maps
Foto: Google Maps

Una mujer de 60 años murió este jueves en la localidad bonaerense de Francisco Solano López, en el partido de Quilmes, luego de someterse a una laparoscopía en la que se le perforó el intestino, según indicó la familia.

El hecho tuvo lugar en la Clínica Privada del Niño y la Familia. La mujer en cuestión, María Esther Providenza, había ingresado a realizarse el estudio debido a que tenía que extirparse unos cálculos en la vesícula.

Jorge Armando Provindenza, hermano de la mujer, explicó que los medicos le informaron que habían tenido complicaciones para realizarle el proceso, por lo que lo hicieron sin el laparoscopio.

La familia presentó una denuncia contra la clínica el pasado 21 de julio, cuando la mujer todavía estaba viva. Inicialmente, los cargos presentados por su hermano eran de lesiones culposas debido a que luego de haber sido dada de alta, la mujer debió volver al hospital porque la herida le supuraba y tenía vómitos. Luego de la muerte, la acusación pasó a ser de "homicidio culposo".

El esposo de Providenza detalló que, al comprobar las secuelas del procedimiento, un cirujano indicó que existía la posibilidad de que le hubieran perforado el intestino. La mujer fue operada por segunda vez para confirmar que ese fuera el caso, y si bien en primera instancia les dijeron a sus familiares que la operación había sido exitosa, al poco tiempo se desdijeron y les informaron que había fallecido.

En la causa interviene la UFI N°9 de Quilmes, a cargo de Claudia Vara, quien, a fin de confirmar la causa de la herida y la muerte, ordenó la realización de la autopsia de la mujer.

El caso llega dos días después que a una jubilada le fuera amputada una pierna por error en una clínica de Berazategui.

El lunes por la tarde, un traumatólogo, Gonzalo Cardozo, inició el procedimiento de la amputación de la pierna derecha de la señora Leguizamón, la cual estaba afectada por una presunta infección propagada y debía ser extirpada por encima de la rodilla. Sin embargo, la familia denunció que minutos después de la cirugía, comprobaron que a Leguizamón le habían cortado la otra pierna, la izquierda.

Desde ese momento se presentó una denuncia ante la Justicia y se abrió una causa caratulada como "lesiones culposas". En diálogo con el periodista Luis Novaresio en Radio La Red, la fiscal de la causa, Karina Santolín, aseguró que todavía no tiene fecha para tomar declaración indagatoria a los médicos acusados y deslizó que, en caso de que se los condene, la pena no ameritaría un cumplimiento efectivo de prisión.

Seguí leyendo: