La orangutana Sandra tiene 33 años y sigue en el ex zoológico de Buenos Aires
La orangutana Sandra tiene 33 años y sigue en el ex zoológico de Buenos Aires

Tras varios meses de gestión y luego de que la Justicia argentina decidiera trasladar a la orangutana Sandra desde el Ecoparque porteño al Center for Greap Apes (Estados Unidos), la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) elevó en la mañana de este martes un pedido para que se revea esa decisión judicial.

El pedido fue dirigido a la jueza de la causa, Elena Liberatori, y solicita "la modificación de su criterio para enviar a la orangutana Sandra a cualquiera de los dos Santuarios de Grandes Primates de Sao Paulo o Curitiba en Brasil, y no al de los Estados Unidos", aseguró el presidente de AFADA, Pablo Buompadre, a Infobae.

Sandra fue declarada “sujeto no humano” en 2014 y desde entonces espera abandonar su jaula del ex zoológico porteño

Los fundamentos para pedir que se revea el lugar de traslado

El 10 de Julio de 2017, la Justicia argentina rechazó el pedido de liberación de la primate que solicitó la AFADA argumentando que el Santuario de Sorocaba de Brasil (donde vive desde hace dos años la orangutana Cecilia) "no poseía personal con experiencia ni capacitación en el manejo de orangutanes".

Ante esa decisión, la AFADA apeló tres días después: "La resolución de Liberatori era autocontradictoria y carecía de una adecuada fundamentación", aseguran los letrados.

Santuario Anami de Brasil donde piden que se traslade a Sandra, la orangutana que desde 1994 vive en el ex zoo de Buenos Aires
Santuario Anami de Brasil donde piden que se traslade a Sandra, la orangutana que desde 1994 vive en el ex zoo de Buenos Aires

En ese contexto, amplían: "Argumentar que el santuario de Sorocaba no posee especialistas en orangutanes no era razonable ya que en el Ecoparque porteño —donde vive Sandra desde 1994— tampoco existe un especialista ni en orangutanes ni en grandes primates sino un veterinario al igual que en los santuarios brasileños".

Además, el escrito de la AFADA sostiene que el tribunal no consideró la experiencia de las médicas veterinarias de los santuarios brasileños donde cuidan a más de 50 chimpancés.

Asimismo, solicitaron a la jueza que hiciera "memoria de los malos antecedentes del ex zoo de Buenos Aires" y de la triste historia de los tres orangutanes alemanes (Sarah, Timo y Connie) que en 1998 fallecieron al poco tiempo de haber ingresado.

"Esas muertes no se produjeron justamente por causas naturales sino por el mal manejo e inhabitabilidad de los recintos que se habían destinado a esos ejemplares en el ex zoo", sostiene la AFADA.

Santuario Anami de Brasil donde piden que se traslade a Sandra, la orangutana que desde 1994 vive en el ex zoo de Buenos Aires
Santuario Anami de Brasil donde piden que se traslade a Sandra, la orangutana que desde 1994 vive en el ex zoo de Buenos Aires

Al respecto, señala Buompadre que la investigación de esas muertes "se halla en pleno trámite judicial ante la Unidad Fiscal Especializada en
Materia Ambiental (UFEMA) del Ministerio Público Fiscal de CABA".

La ONG también objetó a la magistrada el "apresuramiento" de su decisión, en la que no tuvo en cuenta el "acuerdo tácito existente entre la AFADA, las autoridades del Ecoparque y el Santuario de Sorocaba para acceder al pedido de traslado" de Sandra.

En la misma línea, la ONG considera que la magistrada tomó una "decisión aislada e infundada sin tener en cuenta el último informe técnico de los expertos argentinos" que señalaba que "Sandra estaba en condiciones de ser trasladada a un espacio más grande y tridimensional" sin hacer mención a "la falta de especialistas en orangutanes dentro del santuario brasileño".

La chimpancé Cecilia vive en Sorocaba, el primer santuario que esperó por Sandra (Projeto GAP)
La chimpancé Cecilia vive en Sorocaba, el primer santuario que esperó por Sandra (Projeto GAP)

Finalmente, Buompadre desde la AFADA remarca que si bien el lugar elegido (el Santuario de Florida) es "apropiado para Sandra", tiene una gran contra para ella: "Demoraría mucho más tiempo que el traslado a Brasil".

Lo que debe, además, considerar las normas oficiales de ingresos a seguir y los "meses de demora de una cuarentena en un zoológico" sumado al costo del transporte por las grandes distancias.

"Hay alternativas más simples, rápidas, sin costo y que le ofrecen a Sandra salir de su aislamiento, porque estará acompañada especialmente por otra hembra que vivía en el Zoo de Brasilia".

El costo para la ciudad de Buenos Aires a que refiere AFADA superaría los $6 millones, mientras que sería cero pesos el costo del traslado a Brasil porque "el Instituto Anami, propiedad del Santuario
de Paraná de Grandes Simios, se responsabiliza de todos los gastos", finalizó.

Seguí leyendo: