Algunos vecinos de La Guardia sintieron el impacto. Otros corrieron rápidamente hacia la Ruta Nacional 168, alertados por el rumor. El hecho del que todos hablan en Santa Fe ocurrió cerca de las 8 de la mañana, cuando un camión que transportaba unas 450 medias reses de cerdo perdió el control, se desfondó y entregó una imagen que se viralizó rápidamente por las redes sociales: decenas de personas llevándose los cerdos, cargándolos en sus hombros o arrastrándolos sobre el pavimento.

En el pequeño barrio, lindero a Colastiné, conviven miles de familias entre tres construcciones de fábricas que ya no trabajan más. Por allí pasó un camión proveniente de Entre Ríos -que transitaba por el kilómetro 7 de la mencionada ruta- cuando sufrió la rotura del piso del acoplado, lo que derivó el posterior impacto contra el guardarrail y la pérdida de la carga.

(Fotos: LT10)
(Fotos: LT10)

Si bien los agentes de la Policía Vial y de la Gendarmería llegaron rápidamente y dispusieron un operativo de tránsito para evitar accidentes, permitieron que las personas levantaran la mercadería y se la llevaran a sus casas.

Tras el choque, la parte lateral del acoplado se rompió, lo que generó que en un primer momento los cerdos quedaran esparcidos por la cinta asfáltica, sobre el guardarrail y atrapados debajo del camión. Los vecinos se los llevaron en vehículos, motocicletas, al hombro e incluso arrastrándolos por la ruta. 

Infobae pudo constatar, según fuentes policiales, que el conductor del camión resultó ileso, a pesar del percance y la posterior colisión que sufrió a bordo del Mercedes Benz.

"Era lo último que quedaba. Con mucho esfuerzo y todo, es lo que pudimos sacar. Estábamos desde las 9 de la mañana esperando. Lo pudimos sacar y ahora estamos yendo a casa a preparar la parrilla para comerlo con la familia", dijo uno de los vecinos, con un cerdo al hombro, en diálogo con el canal TN.

"Es una vergüenza que no nos quieran dar los otros chanchos. Esos chanchos ya no se pueden vender más. No se pueden vender. Que nos lo regalen a la gente pobre que lo necesitamos, eso no lo pueden vender más, no sean tan hijos de su madre", expresó otra mujer, mientras ayudaba a una pareja a cargar un cerdo en una moto.

Eduardo Elizalde, director de la Agencia de Seguridad Alimentaria, aseguró al diario El Litoral que no es recomendable el consumo de cerdo que estuvo en el asfalto durante tantas horas. "El origen de la carne no es el problema, porque provenían de un frigorífico y se descarta el riesgo de triquinosis", explicó, afirmando que el contacto con el asfalto es el principal inconveniente.

La Ruta Nacional 168 se inicia en la salida este de la ciudad de Santa Fe y la une con el túnel subfluvial Raúl Uranga-Carlos Sylvestre Begnis, que comunica a esa provincia con Entre Ríos, por debajo del río Paraná.

SEGUÍ LEYENDO: