Video: lo atacó un pitbull mientras practicaba kitesurf en el agua

Un aficionado del kitesurf salvó su vida de milagro esta semana, luego de que fuera atacado sorpresivamente por un perro de raza pitbull que le ocasionó heridas profundas en la costa de San Clemente del Tuyú.

"Si me agarra el cuello no la contaba", relató Gustavo Cerviño, la víctima de la feroz embestida del animal. Toda la secuencia quedó registrada con una videocámara que el deportista llevaba adosada a su cometa acuática.

El ataque se produjo mientras Cerviño realizaba sus habituales piruetas de kitesurf en la zona costera de Punta Rasa, uno de los extremos de la Bahía de Samborombón.

Como puede corroborarse con las imágenes, el perro venía persiguiendo al hombre desde la arena y, tras dar un espectacular salto, le infligió una fuerte mordida al hombre en su brazo izquierdo.

"Tuve que abrirle la boca con la otra mano. No sé por qué me soltó, tal vez como estábamos y venía salpicando con el agua lo hizo. Me tiró un tarascón al cuello pero lo pude sacar con la mano", precisó Cerviño en diálogo con el canal TN.

Tras producirse la mordida, el pitbull siguió en la arena caminando en círculos alrededor de su presa hasta que se retiró. No hubo dueño ni persona alguna que se haya hecho cargo del animal.

Con el brazo ensangrentado y debilitado, Cerviño recibió la ayuda de otra persona que estaba junto a su familia. Casualmente, aquel testigo también había tenido un episodio con el pitbull: le había ladrado a sus dos hijos pequeños. "El hombre me dijo 'lo voy a matar' porque creyó que era mío el perro, hasta que le mostré el brazo. Me ayudó", agregó.

El momento exacto de la mordida.
El momento exacto de la mordida.

Como pudo, Cerviño manejó con su auto hasta el hospital más cercano y le cosieron unos 18 puntos de sutura. "El dueño del perro tendría que estar ahí. No lo vi porque me tuve que ir de urgencia al hospital, tenía unos cortes muy profundos", consideró.

Tras ser atendido en el centro de salud, el deportista radicó una denuncia policial contando lo sucedido. Por estas horas se recuperaba de sus heridas y esperaba que le quitaran los puntos. "Generalmente estos perros ladran a la tabla o tiran un tarascón a los pies. Parecía adiestrado porque saltó derecho al antebrazo", expresó.

Seguí leyendo:

Una protesta en el centro porteño generó complicaciones en el tránsito

Mostró los estragos de la anorexia y causó revuelo en las redes: "Llegué a pesar 35 kilos, me llevaban al baño en silla de ruedas"

Ley Justina: la Casa Rosada exhibió una nueva bandera en el Día Mundial del Trasplante