Decenas de voluntarios limpiaron la Playa Grande de Mar del Plata. (Carolina Noya)
Decenas de voluntarios limpiaron la Playa Grande de Mar del Plata. (Carolina Noya)

Bajo la premisa "el plástico no pertenece al océano" se inició una campaña para proteger los océanos y limpiar las playas bonaerenses. Durante tres días un grupo de voluntarios junto a Vida Silvestre y una empresa privada organizaron distintas jornadas para sacar los residuos tirados en las arenas de la Costa donde miles de personas veranean.

Se estima que 8 millones de toneladas de desechos plásticos llegan a los océanos cada año, por lo que si no se deja de arrojar residuos, en 2050 el océano tendrá más plástico que peces, según pronostican las organizaciones ambientalistas.

"Hicimos una alianza con una empresa para limpieza de playas y ya lo hicimos en Pinamar, en tres playas de Mar del Plata y este domingo se hará una en Quequén", dijo a Infobae Carolina Noya, de Fundación Vida Silvestre.

Decenas de voluntarios limpiaron la Playa Grande de Mar del Plata. (Carolina Noya)
Decenas de voluntarios limpiaron la Playa Grande de Mar del Plata. (Carolina Noya)

A ello agregó: "El objetivo de estas limpiezas es censar todas las basuras que se encuentren, generar un vinculo con esa basura, charlar con los voluntarios para contarles sobre la problemática de la Basura Marina y hablar de qué podemos hacer nosotros desde nuestro lugar".

En este censo participa el equipo de Vida Silvestre con la coordinadora del proyecto Basura Marina, Verónica García. Y lo que allí se recupere tendrá un sorprendente destino.

El objetivo de la campaña es "accionar de manera participativa para limpiar las playas, concientizar respecto a esta problemática y generar un cambio de hábito en los consumidores. Esta campaña se desprende de la alianza global entre Corona y Parley for the Oceans quienes hace más de un año trabajan para hacer frente a la contaminación marina por plástico mediante su compromiso para proteger 100 islas al 2020 a nivel global", aseguran los organizadores.

El sorprendente destino de la basura recolectada

Juego de sillas recicladas. Juntaron los esqueletos de sillas de escuelas rotas y volvieron a darles vida con los plásticos reciclados. (Cooperativa RC)
Juego de sillas recicladas. Juntaron los esqueletos de sillas de escuelas rotas y volvieron a darles vida con los plásticos reciclados. (Cooperativa RC)

Tras censar los residuos se los separa y clasifica para iniciar la tarea de reciclaje. Tapitas, cartón, , papel, chatarra, film, juguetes, sillas, botellas de plástico y de vidrios serán las materias prima de distintos y diferentes objetos.

Quienes se llevarán los residuos recolectados durante estas jornadas de limpieza en las playa son los recicladores de la Cooperativa Reciclando Conciencia, de Pinamar.

"Todo lo que se recuperó y recuperará en estas jornadas se lo lleva una cooperativa de Pinamar que es una recuperadora y que tiene el mejor trabajo en la zona. Estarán recuperando todo el material para convertirlo en otras cosas", contó Noya.

Con las tapitas recicladas hacen tachos para la basura, muebles de jardín e incluso volvieron a dar vida a los esqueletos de muchas sillas que ocuparon algunas aulas y que luego de romperse la madera de los asientos fueron a parar a la basura.

(Cooperativa RC)
(Cooperativa RC)

Reciclando Conciencia, es una cooperativa de trabajo que tiene dos grandes objetivos: el cuidado del medio ambiente y clasificar, acondicionar y reinsertar los residuos reciclables, en un marco de participación y crecimiento, aseguran sus miembros activos.

"El cuidado del medio ambiente lo planteamos de manera realista trabajando hacia el ideal desde lo posible, entendiendo al planeta como un sistema cerrado y sabiendo que todo lo que generamos permanece y cuanto más transformemos mejor legado le dejaremos a las generaciones futuras", destacan desde la cooperativa en su página web.