El Club Atlético Boca Juniors publicó dos fotografías de Christoffer Persson, el turista sueco baleado el 30 de diciembre en el barrio porteño de Monserrat, quien fue dado de alta y recibido en la Bombonera con una camiseta que lleva la 10 y su nombre.

Durante una entrevista con Telenoche, Persson contó cómo fue el momento del disparo: "Primero un hombre vino corriendo y me tironeó el teléfono, me resistí, pero cuando levanté la vista, vi que me apuntaba a la cabeza y traté de desviar el arma, entonces me disparó en la pierna".

Tras el disparo, contó que "mucha gente vino a ayudarme en la calle antes de que llegara la ambulancia. Una mujer, Analía, me ayudó, básicamente me salvó la vida con una toalla para frenar el sangrado. Tuve mucha suerte de que estuviera ahí".

Persson también detalló que durante la internación "sentí que estaba en muy buenas manos, el equipo de cirujanos fue increíble".

En ese sentido, cuando le preguntaron qué sintió cuando le dijeron que tenían que amputarle una pierna, respondió: "La verdad no me sorprendió, sé lo riesgoso que es recibir un disparo en la pierna. No estoy deprimido por haber perdido la pierna, estoy feliz de haber sobrevivido. Ahora empieza una nueva etapa, un gran reto".

"Soy muy feliz", dijo el turista sueco. Y agregó que "hasta creo que mi vida puede llegar a mejorar después de esto. Creo que salís hecho una mejor persona, espero. Lo que más me interesa es volver a andar en bicicleta, compramos dos bicicletas nuevas hace poco".

También contó que tiene previsto regresar a la Argentina el año que viene para "poder visitar a todas las personas que me ayudaron. Y voy a aprender español". Dijo que ama este país y anticipó que quiere visitar Salta y la Patagonia. "Me siento afortunado y bendecido por la gente que conocí acá", cerró.

Aquella noche cerca de las 23, Persson caminaba por la calle Tacuarí al 500 junto a María Izzo, su pareja. Allí fue interceptado por un auto, del cual descendió un hombre que intentó robarle el celular y, para amenazarlo, sacó un arma, con la cual efectuó un disparo que impactó en la rodilla derecha de Persson.

Tras caer al piso, fue socorrido por vecinos de la zona. Luego lo trasladaron hacia el Hospital Argerich, en donde permaneció algunos días para luego ser internado en una clínica privada. Debido a las infecciones que sufrió la herida, a Persson debieron amputarle parte del miembro inferior para salvarle la vida.

El turista de 36 años estuvo dos semanas internado y, tras haber recibido el alta médica, regresará a Suecia, en donde continuará con la rehabilitación.

Seguí leyendo: