Minutos después de la medianoche del viernes los familiares de los tripulantes del ARA San Juan recibieron la noticia: los restos del submarino habían sido localizados, exactamente a un año y dos días desde que se reportó su desaparición.

Desde la Armada se agregó luego que el buque Seabed Constructor se posicionó en el Área 1 / Subárea 15a y efectuó el descenso del ROV (vehículo operado remotamente) a fin de investigar el punto de interés N°24 informado por Ocean Infinity.

De esa manera se comprobó que las imágenes recopiladas durante los primeros días de la búsqueda y analizadas nuevamente en las últimas horas se correspondían con los restos de ARA San Juan.

El submarino fue hallado a una profundidad de 907 metros y a unos 500 kilómetros de la costa de Comodoro Rivadavia. Su ubicación exacta es muy próxima a la anomalía hidroacústica detectada por la CTBTO (Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares), cerca de la última posición conocida del ARA San Juan.

Precisamente, entre el último intento de comunicación del submarino el 15 de noviembre de 2017 y el lugar del hallazgo, un año y dos días después, hay 15 kilómetros.

El lugar del hallazgo, entonces, está próximo al lugar del último intento de comunicación y coincide con el área de la explosión registrada hace 366 días. ¿Por qué no lo encontraron antes? Así lo explicó la Armada en un comunicado: "El área donde fue localizado había sido rastrillada por todas las Armadas participantes que intervinieron en las tareas de búsqueda, pero que no contaban con la tecnología utilizada por la empresa Ocean Infinity".

Seguí leyendo: