Marcelo Gullo (centro), flanqueado por Diego Palomino Flórez y Aquilino Duque Gimeno
Marcelo Gullo (centro), flanqueado por Diego Palomino Flórez y Aquilino Duque Gimeno

A mitad de la Conferencia Magistral que con motivo del 12 de Octubre estaba dictando Marcelo Gullo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, algunos alumnos y asistentes abandonaron el Aula Magna en señal de protesta. Irónicamente, fue la defensa de la hispanidad lo que provocó la indignación de una parte del auditorio -y efusivos aplausos en el resto- porque España no ha sido inmune al contagio de lo políticamente correcto y su proyección al pasado.

Gullo, politólogo rosarino y autor de varios ensayos sobre las relaciones internacionales y los procesos de construcción de las naciones, dedicó justamente su intervención a atacar la llamada "leyenda negra" de la Conquista de América y a señalar que los españoles son los principales responsables de su difusión "por permanecer pasivos ante semejante falsificación de la historia".

Sevilla fue informalmente la capital de Hispanoamérica aunque ella hoy lo ignore

Algunos estudiantes y profesores "de izquierdas" -en plural, como se dice en España-, que permanecieron en el lugar, intentaron interrumpir sin éxito el discurso señalando que el discurso del conferencista era "intolerable". Lo irónico es que el 12 de Octubre se conmemora en España el Día de la Hispanidad.

Y también, que, como lo recordó el propio Gullo al inicio de su intervención, la Conferencia estaba teniendo lugar en Sevilla, que fue "informalmente la capital de Hispanoamérica aunque ella hoy lo ignore".

Marcelo Gullo fue invitado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla para dictar una Conferencia Magistral sobre el tema: "Argentina-España: una relectio de sus relaciones internacionales en el mundo actual". La conferencia fue seguida de un coloquio con la intervención del licenciado en Derecho Aquilino Duque Gimeno, premio nacional de Literatura, y de Diego Palomino Flórez, juez y doctorando en Derecho de la Universidad de Sevilla.

"La 'Leyenda negra' de la conquista española de América -dijo Gullo- constituyó el principal ingrediente del imperialismo cultural anglosajón para derrotar a España y dominar Hispanoamérica".

Citó al historiador argentino Jorge Abelardo Ramos, para quien el 12 de octubre "es el día del nacimiento de América Latina y esto, es un hecho irreversible independientemente de que esa fecha sea nominada (como) 'descubrimiento de América, o Doble Descubrimiento o Encuentro de dos Mundos, o genocidio, según los gustos, y sobre todo según los intereses, no siempre claros…"  

La invitación a la Conferencia Magistral de Marcelo Gullo
La invitación a la Conferencia Magistral de Marcelo Gullo

No hay duda de que la conquista española dio lugar a un mestizaje étnico y cultural que fue la base constitutiva de las naciones hispanoamericanas lo que debería bastar para que estos países rechacen la leyenda negra pero sabemos bien que no es el caso, ya que no le faltan voceros a esas teorías a pesar de que socavan los cimientos mismos de sus países.

Hispanoamérica olvidó a su progenitora pero, más grave aún, España, pasivamente subordinada, ideológica y culturalmente, por la historia que construyeron sus enemigos, olvidó su ‘maternidad metafísica’

En su conferencia, Gullo denunció el olvido mutuo entre nuestro continente y la antigua metrópoli: "Pasivamente subordinada, ideológica y culturalmente, a través de la falsificación de la historia de la conquista, Hispanoamérica olvidó a su progenitora pero, más grave aún, España también pasivamente subordinada, ideológica y culturalmente, por la historia que construyeron sus enemigos, olvido su 'maternidad metafísica".

La Leyenda Negra de la conquista de América ha sido ya "pulverizada por la crítica histórica seria", advirtió Gullo, como lo reconoce por ejemplo Mario Vargas Llosa, "de quien nadie podría sospechar simpatías franquistas o abrigo de viejos sueños imperiales trasnochados".

El escritor hispanoperuano también reconoce que esa Leyenda Negra está "todavía muy viva porque los propios españoles no han querido ni sabido contradecirla".

"La leyenda contra España erigida por los anglosajones, debe ser desarmada por los hispanoamericanos, más que por los españoles…España tendrá que reconquistarse a sí misma desde América", agregó Gullo, citando al pensador argentino Juan José Hernández Arregui. Y en cierta forma lo que quiso hacer con esta Conferencia.

No podía faltar en ella la referencia a Elvira Roca Barea, la autora de Imperiofobia y leyenda negra, la ensayista española que más ha aportado a la crítica de esta impostura y que recuerda que "la leyenda negra antiespañola fue una operación de propaganda montada y alimentada a lo largo del tiempo por el protestantismo contra el imperio español y la religión católica para afirmar su propio nacionalismo, satanizando a los españoles hasta extremos pavorosos y privándolos incluso de humanidad."

"Contribuyó a la extensión y duración de la leyenda negra –afirma Vargas Llosa-  la indiferencia con que el imperio español, primero, y, luego sus intelectuales, escritores y artistas, en vez de defenderse, en muchos casos hicieron suya la leyenda negra, avalando sus excesos y fabricaciones como parte de una feroz autocrítica que hacía de España un país intolerante, machista, lascivo y reñido con el espíritu científico y la libertad."

 

En el siglo XV, Holanda e Inglaterra, enfrentadas a muerte con España, deciden usar como instrumento de propaganda antiespañola el libro del sacerdote español Bartolomé de las Casas Brevísima relación de la destrucción de las Indias, recordó Gullo. Entre 1579 y 1648 se imprimieron, en Holanda 33 ediciones de ese libro.

"En definitiva -dijo Gullo- la "Leyenda negra" a través de la cual se produjo  la subordinación cultural pasiva de España, que dura hasta nuestros días, fue la obra más genial del marketing político británico".

El politólogo argentino le recordó a su audiencia española que los americanos se alzaron contra los Borbones antes que contra España, aludiendo al hecho de que las Reformas Borbónicas, a fines del siglo XVIII, con su pretensión de instaurar un control más férreo y una mayor exacción de los recursos de las colonias, fueron uno de los detonantes de los movimientos independentistas.

Las Reformas Borbónicas acentuaron el descontento de los criollos y favorecieron los movimientos independentistas
Las Reformas Borbónicas acentuaron el descontento de los criollos y favorecieron los movimientos independentistas

"Por hacer suya la Leyenda Negra, España olvidó que ningún hispanoamericano, moreno, indio, o criollo es extranjero en tierras de Isabel y de Fernando. Es por ello que, la Madre Patria creyendo estar libre, está subordinada, subordinada a esa Leyenda Negra, primer eslabón de su subordinación pasiva", concluyó Gullo.