“Cristina Kirchner le demolió la estatua de Colón en Buenos Aires”, otros “quieren demolérsela en Barcelona”, dice Pérez Reverte indignado
“Cristina Kirchner le demolió la estatua de Colón en Buenos Aires”, otros “quieren demolérsela en Barcelona”, dice Pérez Reverte indignado

"Juntas a un fanático o un malvado con 1.000 tontos y, matemáticamente, obtienes 1.001 hijos de la gran puta", dice sin vueltas.

El consagrado escritor español Arturo Pérez Reverte denuncia en una columna "la tendencia actual de borrar la parte oscura del pasado, y reinventar éste con la parte buena, o la que cada uno considera como tal", porque así se "está sumiendo al mundo en un caos cultural ajeno a los hechos y razones que lo definen".

"Ignoramos –escribe Pérez Reverte en XL Semanal– que la historia no es buena ni mala, sino sólo historia, y borrándola creemos corregirla o librarnos de ella, cuando el resultado es justo lo contrario. Sin memoria, sin las claves que nos explican, somos monigotes en manos de oportunistas y sinvergüenzas, o rehenes de los estúpidos apóstoles de lo políticamente correcto".  

El autor de La tabla de Flandes, La Reina del Sur y la saga del capitán Alatriste, entre otras novelas, denuncia la manía muy actual de mirar, juzgar y condenar el pasado con categorías del presente, que lleva a los más absurdos anacronismos. Y a la falsificación, es decir, lo contrario de lo que supuestamente se busca con este tipo de revisionismos.

La estatua de San Junípero Serra, evangelizador de California, decapitada y cubierta de pintura roja, como revancha indigenista
La estatua de San Junípero Serra, evangelizador de California, decapitada y cubierta de pintura roja, como revancha indigenista

Un ejemplo de anacronismo sería, en palabras de Pérez Reverte -y en referencia a los conquistadores españoles de América-, exigirle "a una banda de aventureros hambrientos, duros, ambiciosos y desesperados que se comportaran en el siglo XV con los criterios morales de una ONG del siglo XXI".

El escritor también les recuerda a los desmemoriados que "todos tuvimos bisabuelos que lucharon en guerras, invasiones, conquistas y reconquistas" y "que mataron y murieron por un plato de comida, por una ambición, por una mala suerte, por una idea".

Pérez-Reverte se define como “español que asume sin complejos su pasado en lo bueno y lo malo”
Pérez-Reverte se define como “español que asume sin complejos su pasado en lo bueno y lo malo”

Y sentencia: "Ocultarlos es amputarnos a nosotros mismos. Olvidar que somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos".

El detonante de su comentario fue la decisión de la ciudad ("hispana por excelencia", dice) de Los Ángeles, California, donde se ha suprimido el Columbus Day o Día de Colón. Pero también destaca la amenaza de la piqueta de demolición que pesa sobre la estatua de Cristóbal Colón en Barcelona, aunque se consuela pensando que "no sólo es España". De ahí el título de su columna: "En compañía de tontos".

Y recuerda que "Cristina Kirchner le demolió la estatua en Buenos Aires, Ada Colau y la CUP quieren demolérsela en Barcelona"… Colau es la alcaldesa de la ciudad catalana y la CUP un partido de extrema izquierda, la Candidatura de Unidad Popular.

Pérez Reverte recuerda que CFK retiró la estatua de Colón, como quieren hacer en Barcelona. “Nada hay más tranquilizador que la estupidez compartida”, dice.
Pérez Reverte recuerda que CFK retiró la estatua de Colón, como quieren hacer en Barcelona. “Nada hay más tranquilizador que la estupidez compartida”, dice.

"Las habas de la estupidez y la mala fe se cuecen en todas partes -agrega Pérez Reverte, sin el menor asomo de ternura hacia estos justicieros retroactivos-; y si eso no consuela demasiado, al menos lo hace más llevadero. (…) Nada hay más tranquilizador que la estupidez compartida, global, en un mundo donde, ya desde la más remota antigüedad –y ahí seguimos–, juntas a un fanático o un malvado con 1.000 tontos y, matemáticamente, obtienes 1.001 hijos de la gran puta".

Al "pobre Colón" hace tiempo se lo tiene en la mira. En su defensa dice: "Él sólo quería descubrir un mundo nuevo al otro lado del Atlántico, y se jugó el tipo para conseguirlo, gracias al apoyo que le dieron los reyes de España –ese país ahora de pronto inexistente– allá por el año 1492", deslizando de paso con ironía su opinión sobre el secesionismo catalán.

“Él sólo quería descubrir un Nuevo Mundo del otro lado del Atlántico” (Arturo Pérez Reverte)
“Él sólo quería descubrir un Nuevo Mundo del otro lado del Atlántico” (Arturo Pérez Reverte)

Pero su mayor indignación surge del hecho de que Los Ángeles no sólo suprimió el Día de Colón sino que lo sustituyó por el Día de los Indígenas… "Lo cual -dice- estaría muy bien en muchos sitios, sobre todo de México para abajo; pero en Estados Unidos suena a sarcasmo guarro, porque allí precisamente, en la pulcra América anglosajona, y a diferencia de la sucia y grasienta América hispana, los pueblos indígenas fueron sistemáticamente exterminados, y los escasos supervivientes confinados en infames reservas".

La batalla de los colonizadores estadounidenses contra los indígenas
La batalla de los colonizadores estadounidenses contra los indígenas

Como se evocó en Infobae el pasado 12 de octubre, a raíz de estas tendencias iconoclastas contra los conquistadores españoles, recientemente varios académicos se han pronunciado sobre el exterminio de los indígenas californios por el cual, siglos después, hay activistas que se la toman no sólo con Colón sino con los padres franciscanos que colonizaron y evangelizaron la región, fundando el grueso de sus ciudades, Los Ángeles entre ellas, y también San Diego, San Francisco, Santa Bárbara, Sacramento, etcétera. Hay consenso entre los especialistas de que el gran exterminio de los indígenas, que los redujo al dramático número de 30.000 a fines del siglo XIX, tuvo lugar durante la llamada fiebre del oro, cuando ya California estaba bajo dominio de los Estados Unidos de América y no de España ni de México.

Por otra parte, tampoco se trata de tener una mirada ingenua sobre aquel proceso. O contrarrestar al leyenda negra con una rosa. Al respecto, pronto se estrenará una película de Agustín Díaz Yanes, llamada Oro, y basada en un relato del propio Pérez Reverte, que allí cuenta su visión de la conquista: "Una sucesión de episodios fascinantes, terribles, épicos a veces y, desde luego, crueles y poco simpáticos".

“Los indios de la América hispana siguen ahí….”, señala Pérez Reverte.
“Los indios de la América hispana siguen ahí….”, señala Pérez Reverte.

"Pero asumiendo cuanto de terrible haya que asumir de la Historia, del horror y de la vida, que en el caso de la Conquista es mucho, el hecho cierto es que los indios de la América hispana siguen ahí, vivitos y coleando, compartiendo una lengua formidable entre quinientos millones de personas. (…) Así que, por mí, como hispano que soy, como español que asume sin complejos su pasado en lo bueno y lo malo, la municipalidad de Los Ángeles puede irse a hacer puñetas".

No le falta razón a Pérez Reverte cuando dice que "somos monigotes en manos de oportunistas y sinvergüenzas" ya que quienes promueven, sostienen o simplemente habilitan este tipo de campañas, no están hablando del pasado, aunque así lo aparenten. Lo están instrumentando al servicio de causas presentes. Así sucede con el indigenismo actual que, basado en un pretendido respeto a la diversidad, en el fondo acarrea un cuestionamiento a nuestra historia, a nuestra legitimidad como naciones hispanoamericanas y al mestizaje del que somos resultado y del que no deberíamos renegar sino enorgullecernos.

Trailer del film de Agustín Díaz Yanes sobre historia de Pérez Reverte